Recuperación de los tejidos en el postparto. El colágeno

Recuperación de los tejidos en el postparto. El colágeno

En todas las etapas de la vida es importante cuidarse. La alimentación, el ejercicios físico, el manejo del estrés, son diferentes pilares que influyen en nuestro estado de salud y sobretodo en cómo recuperamos o regeneramos nuestros tejidos.Y os podríais preguntar,¿qué tiene esto de interesante en la etapa postparto?.

El postparto es una etapa marcada por inflamación, por un desajuste desequilibradamente equilibrado a nivel hormonal, por lesiones tisulares e incluso emocionales, etc. Estos aspectos formen parte del momento postparto y va a ser clave como manejemos los pilares que hemos mencionado al inicio de este escrito para conseguir una recuperación y regeneración óptima de los tejidos. 

Citando a Carlos Pérez nos dice que, “la inflamación es un maravilloso proceso que nos ha acompañado a lo largo de la evolución y que nos sirve para proteger a nuestro cuerpo”. Si escuchamos a nuestro cuerpo nos daremos cuenta como un tejido inflamado también tiene la capacidad de desinflamarse o mejor dicho de resolver su inflamación dando como producto final de esta ecuación un tejido regenerado y/o más sano. Retomo la pregunta, ¿Cómo influye en el postparto la inflamación?

El embarazo y sobretodo el parto habrá dado como consecuencia una serie de cambios a nivel del tejido conjuntivo. Estos cambios habrán permitido que, por ejemplo, las estructuras de colágeno presentes en las articulaciones de la pelvis sean más laxas para permitir que el cuerpo de la mujer gestante vaya evolucionando a la par que el crecimiento de su hijo. O, en el momento del parto, incluso la lesión del periné o del abdomen, si es que se producen, habrá permitido el nacimiento del bebé. Y ¿qué queda en el postparto de estas lesiones tisulares?

El actor principal a nivel molecular va a ser el colágeno. Los músculos, los tendones, las fascias, están compuestos principalmente por colágeno. Y…¿Qué constituye al colágeno?. El principal constituyente del colágeno son los aminoácidos presentes en las proteínas. Y, ¿de donde conseguimos las proteínas? Básicamente de los alimentos que ingerimos.

Entonces, ¿ una buena recuperación postparto pasa por una buena alimentación? Por supuesto, aunque haya muchos factores a tener en cuenta, la respuesta es sí. La alimentación va a hacer que la inflamación fisiológica propia al postparto se resuelva mejor en función de lo que comamos. Dicho de otro modo, la alimentación va a ayudar a que el cuerpo de la mujer regenere mejor si prestamos atención a los productos que utilizamos para nuestra alimentación. Imagináis a un deportista después de un gran esfuerzo alimentándose de cualquier manera? Verdad que no.

Un objetivo que debemos marcarnos en el postparto es crear el ámbiente óptimo para la recuperación consiguiendo no soló cicatrizar las heridas sino hacerlo en un tiempo óptimo evitando complicaciones o retrasos en la cicatrización.

Los factores clave para la recuperación del colágeno son:

1. Hidratación: el tejido conjuntivo está formado en un 70% de agua. Así es lógico pensar que una ingesta correcta de agua deba acompañar a la regeneración y más aún si la mujer está dando pecho.

2. Proteínas: el fibroblasto, es una célula del tejido conjuntivo cuya misión principal es segregar colágeno para la regeneración de las heridas. Esta compuesto por proteínas/péptidos. La alimentación será clave para aportar la materia prima para la síntesis de este tipo de moléculas. Cuando hablo de la materia prima hablo de los aminoácidos; si utilizáramos una metáfora: un a proteína es a un edificio lo que el aminoácido es al ladrillo.Recuperación de los tejidos en el postparto. El colágeno
En cuanto a los aminoácidos cabe decir que hay unos que se consideran esenciales y otros que se consideran no esenciales. Los aminoácidos esenciales deben ser introducidos a través de a la alimentación ya que el cuerpo no tiene la capacidad de sintetizarlos. Estos son: Histidina, Isoleucina, Leucina, Lisina, Metionina, Fenilalanina, Treonina, Triptófano, Valina y Alanina. Pero no se queda ahí la cosa. Hay una serie de aminoácidos no esenciales, es decir, aquellos que el cuerpo sí puede sintezar por si mismo que en procesos de enfermedad, de inflamación o cuando estamos sometido a un estrés significativo, ven dificultada su síntesis endógena. Éstos son la glutamina que estimula la síntesis de colágeno y la Arginina invulucrada en procesos metabólicos, e inmunológicos acelerando la cicatrización de heridas; Otros aminoácidos como la glicina, la prolina y la hidroxiprolina constituyen el 23% de una molécula de colágeno.

Aumentar la biodisponibilidad de los precursores de colágeno es vital para su síntesis. Así que, si queremos reconstruir tejido es necesaria la ingesta de este tipo de sustancias. Gracias al consumo de huevos, de pescado y de carne de calidad aseguraremos su aporte.

3. Grasas: los ácidos grasos poliinsaturados derivados de las grasas omega 3 (EPA, DHA) y de las grasas omega 6(AA), en general conocidos como PUFA, participan de las rutas metabólicas que ayudan a resolver la inflamación. Alimentos como el pescado azul, el marisco, la carne, los huevos de calidad, la grasa presente en el coco, el aguacate, los frutos secos, etc… van a permitir disminuir al máximo la inflamación del tejido. Dicho de otro modo, permitirán que se de una
inflamación óptima en tiempo y también en intensidad facilitando así la reparación del tejido.

4. Vitaminas: las vitaminas A, E y C juegan un papel importante en la síntesis de colágeno. Alimentos como las frutas, las verduras, la yema del huevo, el aceite de oliva, entre otros, pueden ser un gran aliado para el aporte de estas vitaminas.

5. Minerales: numerosas reacciones de síntesis de colágeno están mediadas por minerales como el cobre y el zinc. El cobre actúa como cofactor para la síntesis de colágeno y el zinc juega un papel importante en la proliferación celular y la síntesis de proteínas. La deficiencia de estos minerales, reduce la resistencia de la herida, reduce la síntesis de colágeno, disminuye la tasa de epitelización y disminuye la inmunidad.

6. Bioflavonoides y antioxidantes: los arándanos, las moras, las grosellas negras, la cereza, la cebolla roja, las uvas, la canela… son algunas de las fuentes a partir de las que el cuerpo puede cargarse de bioflavonoides y antioxidantes. Estas sustancias protegeran al cuerpo contra el daño oxidativo y los radicales libres. Algunos bioflavonoides son capaces incluso de fijarse a fibras de colágeno y reforzar así la elasticidad del tejido conjuntivo.

Como podéis ver la alimentación debe ser un gran aliado para la recuperación postparto pero no solo a base de comer bien regeneraremos el cuerpo. El momento en el que se introduzca la actividad física, la carga y/o la tensión que se le aplique al tejido, el descanso, la exposición solar, el amor, la tribu, la exposición a tóxicos, etc… son algunos factores que pueden influir en la recuperación postparto. Recuerda que un pasado blog te explicamos cuales eran los 5 errores que debíamos evitar en el postparto, recuérdalo aquí.

Aprende cómo y cuando programar y progresar la actividad física en la mujer en su etapa post parto, como optimizar su recuperación con la formación que hemos preparado. Descubre más sobre el curso Actividad Física y Salud en el Postparto aquí.

Y recuerda que si lo prefieres puedes formarte a tu ritmo y desde casa gracias a la formación on-line que te ofrecemos ya es posible: Curso superior universitario en Actividad física y salud perinatal On-line, infórmate aquí

Autora
Irene Fernández Centellas
Fisioterapeuta y Psiconeuroinmunóloga
Co-directora y co-fundadora de FisioFit Woman
Especializada en Uroginecologia, Obstetricia y Fisiosexologia
Máster Oficial en Nutrición Humana y Salud
Profesora colaboradora en diferentes formaciones de postgrado

Más información en :

www.fisiofitwoman.com

info@fisiofitwoman.com

¡Suscríbete a nuestra Newsletter para estar al día de nuestras novedades y recibe un guión de buenas prácticas para el último mes de embarazo!

10 ERRORES QUE INIHIBEN UN EMBARAZO ÓPTIMO Y UN PARTO FÁCIL

10 ERRORES QUE INIHIBEN UN EMBARAZO ÓPTIMO Y UN PARTO FÁCIL

El embarazo es un estado de muchos cambios en el cuerpo de la mujer, un estado que vamos ha intentar optimizar lo máximo posible. Hoy en este post queremos comentarte cuáles son los errores que pueden inhibir un embarazo óptimo y un parto fácil.  ¡Toma nota!

  1. Ganar demasiado peso:

    Puede causar complicaciones durante el embarazo y una mayor dificultad en la recuperación post parto.

            BENEFICIOS EJERCICIO PRENATAL Recuerdálo aquí

  1. Estar en baja forma; con un tono y una fuerza muscular pobre:

    Puede causar complicaciones en el embarazo, dolor de espalda, dificultades durante el parto y una recuperación post parto más difícil.

             DOLOR DE ESPALDA . Si quieres mas información  aquí   d. lumbar1

  1. Conducir mucho o pasar demasiado tiempo sentada (en el sofá) en retroversión:

    Facilita que el feto se coloque de manera posterior o de nalgas (puede provocar partos más difíciles o cesáreas). Puede causar ciática.

  1. Estiramientos de aductores (como la postura “guerrero” o “mariposa” del yoga):

    Los aductores son un grupo muscular vulnerable durante el pre y post parto por los cambios hormonales y estructurales de la pelvis. Los aductores necesitan unos ejercicios concretos. Ejercicios o estiramientos incorrectos pueden causar dolor púbico, problemas con la pelvis o inestabilidad pélvica y dificultar la recuperación postparto.PrenatalWeOwnRights

COMO MEJORAR LAS SESIONES DE IOGA PRENATAL .Consulta aquí

 

  1. Nadar de espalda, braza o hacer ejercicios abdominales incorrectos en la piscina:

    Aumentan el riesgo de diástasis recti (separación abdominal) que causa dolor de espalda y muchas dificultades de recuperar la barriga plana y el funcionamiento correcto de la faja abdominal post parto .

            DIASTASIS Leer post aquí      ABDOMEN

  1. No hacer ejercicios de movilidad pélvica:

    Una pelvis libre es clave en un parto fácil. Puedes bajar la app Mamás en Forma (https://itunes.apple.com/es/app/in-shape-moms/id463411926?mt=8) y seguir la rutina de movilidad pélvica en tu casa.

  2. No beber suficiente agua:

    Nuestros tejidos estirarán mucho mejor si están bien hidratados. Esto incluye la pared abdominal para evitar diastasis , estrías y el perineum durante el parto para evitar desgarros.

  3. Comer productos “light:

    Estos productos normalmente incluyen químicos no deseables durante el embarazo.

    BAJAR CARGA TOXICA. leer aquídig

  4. No comer suficiente ni el correcto tipo de grasa:

    Comer grasa saludable (aguacate, frutos secos, pescado, aceite de oliva, productos de coco, etc.) son fundamentales para el una dieta saludable y un desarrollo óptimo de tu bebe.

  5. Dejar que la otra gente te cuente partes complicados :

    Durante la gestación somos muy vulnerables a historias de partos. Ya que en nuestra cultura la gran mayoría de las mujeres no suelen confiar en su habilidad innata de parir a su bebe y tienen miedo al parto, lo que necesitamos es escuchar historias de partos preciosos y fáciles para cambiar el dialogo interior y poder tener un perfil hormonal mejor durante el parto.

Responsabilízate de tu salud durante el embarazo para optimizar la salud de tu bebé y para tener un parto más fácil. Nosotros como profesionales de la salud y del ejercicio físico tenemos mucho que decir. Recuerda que desde FisioFit Woman hemos creado una formación específica para el acompañamiento de las mujeres en la la etapa del embarazo y en la etapa postparto. Consulta nuestra formación en TRATAMIENTO SALUDABLE Y ACTIVIDAD FÍSICA EN EL EMBARAZO

Más información en :

www.fisiofitwoman.com

info@fisiofitwoman.com

Autora:
Kaisa Tuominen
Licenciada en Ciencias del ejercicio físico
Coach Perinatal
Máster en Educación y Prevención de Salud
Directora de Mamás en Forma – Mare radiant

¡Suscríbete a nuestra Newsletter para estar al día de nuestras novedades y recibe un guión de buenas prácticas para el último mes de embarazo!

LA CISTITIS EN VERANO

LA CISTITIS EN VERANO

¿Qué és la cistitis?

La cistitis es una infección de la vejiga o de las vías urinarias inferiores. Esta infección normalmente es provocada por microorganismos, generalmente bacterias, que pasan por la uretra hasta llegar a la vejiga. Una vez llegados a la vejiga es donde pueden causar infección.

La cistitis en verano

El verano es época de descanso, de sol, de playa de piscina, y como dice una amiga mía “de estar en remojo”. La humedad de los bañadores o el agua fría pueden favorecer la aparición de la cistitis o infección. Además, con el descanso, quizá también se ve facilitada la práctica de relaciones sexuales.

Sabias qué….

“El 80% de las infecciones urinarias se producen por las relaciones sexuales”. La bacteria que con mayor frecuencia puede causar la cistitis es la E.Coli. Esta bacteria, al encontrarse en las heces, puede colonizar la zona perineal (zona entre la vejiga y el ano). Durante las relaciones sexuales es fácil que este germen se arrastre y pueda llegar a la uretra y la vejiga, donde se produce la infección. Las mujeres al tener una uretra más pequeña y cercana al ano, son más propensas a sufrir este tipo de infección.

¿Qué síntomas puede dar?La cistitis en verano

Los síntomas de una infección vesical pueden ser:

  • Orina turbia y con sangre.
  • Orina con olor fuerte.
  • Febrícula.
  • Dolor o ardor al orinar.
  • Presión o calambres en la parte baja del abdomen o en la espalda.
  • Necesidad de orinar con frecuencia e incluso justo después de haber vaciado la vejiga recientemente.

¿ Qué hacer para evitar este tipo de infección?

Para evitar que este tipo de infección no nos amargue las vacaciones os aconsejamos:

  • Beber mucho líquido.
  • Cambiar el bañador mojado por uno seco.
  • Evitar el estreñimiento, y limpiarse siempre de delante hacia atrás.
  • Un higiene óptima y evitar  lavados excesivos, jabones que alteren el pH vaginal y las toallitas húmedas.
  • Orinar después de haber mantenido una relación sexual y así arrastrar posibles bacterias.

El poder del arándano rojo

Una buena ayuda ante las infecciones de orina es el arándano rojo. Su contenido proantocianidina tipo A, hace que se elimine É.Coli a nivel intestinal e impide que el germen se enganche en la pared de la vejiga.

¡ Disfruta del verano!

Autora

Irene Fernández Centellas

Fisioterapeuta y Psiconeuroinmunóloga

Especializada en Uroginecología, Obstetricia y Fisiosexología

Máster Oficial en Nutrición Humana y Salud

Profesora colaboradora Universitat Central de Catalunya, UManresa

Co-directora y co-fundadora de FisioFit Woman

Más información en :

www.fisiofitwoman.com

info@fisiofitwoman.com

¡Suscríbete a nuestra Newsletter para estar al día de nuestras novedades y recibe un guión de buenas prácticas para el último mes de embarazo!

 

 

 

 

 

Lactancia materna. ¿Qué conocimientos mínimos debemos de tener los profesionales que trabajamos con mujeres embarazadas y post-parto?

Lactancia materna. ¿Qué conocimientos mínimos debemos de tener los profesionales que trabajamos con mujeres embarazadas y post-parto?

El inicio de la maternidad es uno de los periodos mas vulnerables de la vida de una mujer, en el que se enfrentan a dudas e inseguridades, especialmente acerca de la alimentación del bebé. La lactancia es sin duda el aspecto que más dudas genera. Por ello muchas madres sufren la incertidumbre de no saber si su bebé se alimenta correctamente. Además con mucha frecuencia reciben de profesionales sanitarios y conocido consejos erróneos, derivando en un destete precoz no deseado por la diada madre-hijo.

Todos los profesionales que estamos en contacto con madres o niños durante su periodo de lactancia tenemos una gran influencia, ya que nuestros consejos como sanitarios son un referente para ellas. Es por esto que debemos tener una base de conocimientos para poder ayudarlas. La lactancia materna es una recomendación de salud pública mundial, que aporta numerosos beneficios tanto a la madre como al niño, o mas bien, la no lactancia conlleva riesgos. La iniciativa de Unicef IHAN (Iniciativa para la Humanización de la Asistencia al Nacimiento y la lactancia) dice que:

“Los profesionales sanitarios recomendarán a todas las madres ofrecer lactancia materna exclusiva en los primeros seis meses y seguir dando el pecho durante al menos los dos primeros años de vida del bebé. Toda información respecto al destete deberá ser coherente con este ideal.”

Según la antropóloga Kathy Dettwyler y sus estudios sobre la lactancia y mamíferos “La lactancia materna abarcaba desde 2,5 años de lactancia como mínimo en los humanos, hasta 7 años como máximo.”

Como fisioterapeutas podemos tener dos focos principales de atención, el primero son las madres que acuden a su fisioterapeuta por cualquier motivo y/o dolencia que puede ser influyente o no de su lactancia, como problemas uroginecológicos frecuentes en el postparto, o por ejemplo una cervicalgia derivada de la tensión muscular en las tomas a causa de una postura forzada.

El segundo foco sería cualquier bebé que acude al fisioterapeuta por una patología susceptible de la misma (cólicos, fisioterapia respiratoria, torticolis congénita..). Es especialmente interesante en el caso de bebés que presentan hipotonía, hipertonía o cualquier problema del desarrollo, ya que estos podrían beneficiarse aún mas de la lactancia por su influencia en la musculatura, especialmente orofacial, y sus beneficios neurológicos.

Sin adentrarnos en los múltiples beneficios de la lactancia ni en todas las patologías a tratar, hay una base mínima que deberíamos conocer:

  • La lactancia materna es a demanda, por lo que nunca podremos decirle a una madre que su bebe hace tomas demasiado frecuentes o largas.
  • Hay una multitud de posturas para dar el pecho, si una madre sufre dolor de espalda en referente a su postura, podemos asesorarla para que pruebe con otras distintas.Lactancia materna. ¿Qué conocimientos mínimos debemos de tener los profesionales que trabajamos con mujeres embarazadas y post-parto?
  • Si la técnica es correcta la lactancia NO duele. Si la madre presenta dolor en el pecho o grietas en el pezón es probable su bebé esté enganchándose en una postura incorrecta, tenga algún problema de succión o pueda presentar frenillo sublingual corto. Nunca digamos a una madre que el dolor es ‘normal’, salvo escasas excepciones. En algunas ocasiones, hay mujeres que tienen una sensibilidad en el pezón que pueda causar molestias que van disminuyendo con el tiempo sin ninguna corrección, ésta es una de ellas.

  • Existen muy pocos medicamentos que realmente contraindiquen la lactancia materna, antes de indicar un destete a causa de un medicamento derivar siempre a la web http://www.e-lactancia.org que valora la compatibilidad de los medicamentos basado en evidencia científica.
  • No recomendar nunca bajo ningún concepto cualquier tipo de infusión o técnica para aumentar la producción de leche, a no ser que tengamos conocimientos avanzados. Si la mamá está desanimada mientras busca ayuda puede aumentar el tiempo de piel con piel con el bebé e intentar relajarse.
  • Si tenemos sospecha de que una madre pueda presentar mastitis (aguda, subaguda o subclínica) derivar siempre a laboratorio para que realicen un cultivo de leche de forma urgente. Algunos de los síntomas de la mastitis son fiebre, malestar general e inflamación en caso de la aguda, pinchazos durante las tomas en la subaguda y sensación de reflejo de eyección escaso en subaguda y subclínica. Mientras esperamos el cultivo puede comenzar a tomarse probióticos para disminuir o eliminar los síntomas.
  • No recomendar el uso de chupete por debajo de las 6 semanas del bebé.
  • Si no tenemos la información necesaria o no estamos seguros de lo que puede ocurrir siempre DERIVAR a la madre a una consultora de lactancia, un grupo de apoyo de lactancia (se pueden consultar todos en la web https://www.ihan.es/grupos-apoyo/ ¡Hay 498 en España!) o a su matrona de referencia.

Como conclusión hemos de apoyar y animar a las mujeres a dar el pecho. Debemos intentar ayudarles a resolver los problemas que puedan surgir, y si no tenemos claro como hacerlo, enviarlas al profesional adecuado y no dar consejos erróneos. Los fisioterapeutas podemos participar si así lo deseamos en cursos de formación en lactancia, y es muy recomendable si trabajamos de forma frecuente en alguno de los campos de referencia.

Autora:

Isabel Haya Carballo

Fisioterapeuta pediátrica

Máster en Manejo Avanzado de la Lactancia Materna, Universidad Rey Juan Carlos, Madrid

Referencias:

Hernández Aguilar MT, Aguayo Maldonado J. La lactancia materna. Cómo promover y apoyar la lactancia materna en la práctica pediátrica. Recomendaciones del comité de lactancia de la AEP. An Pediatr (Barc) 2005;63(4):340-56

Jennifer T, Kathleen A, Margaret H. ABM Clinical Protocol 16: Breastfeeding the Hypotonic infant. Breastfeeding Medicine 2007;2(2)

Algunos links de interés

http://www.laligadelaleche.es

http:// www.ihan.es

http://www.e-lactancia.org/

Más información en :

www.fisiofitwoman.com

info@fisiofitwoman.com

¡Suscríbete a nuestra Newsletter para estar al día de nuestras novedades y recibe un guión de buenas prácticas para el último mes de embarazo!

La Tiroides en el embarazo

La Tiroides en el embarazo

La Tiroides es una glándula situada en la región anterior del cuello. Como la toda glándula, la Tiroides segrega hormonas conocidas como hormona tiroidea. Es importante remarcar que todas las células del cuerpo humano presentan receptores para las hormonas tiroideas. De ahí que podamos imaginar lo importante que es conocer la Tiroides en el embarazo.

La función principal de la glándula Tiroides: es la producción de la hormona tiroidea. Esta hormona participa en procesos de producción energía por parte de las mitocondrias, participa en procesos de termoregulación, y en el crecimiento o desarrollo de las todas las células corporales ( crecimiento y desarrollo neurológico en el feto e incluso participa en el turn-over de pelos, uñas y piel). En definitiva, en todos aquellos procesos celulares que requieren energía producida por la mitocondria donde la Tiroxina es fundamental.

Durante la gestación, a partir de día 22 de embarazo, la tiroides ya empieza a funcionar y, a partir del tercer mes ya funciona por si sola. Eso no significa que el bebé no necesite de la tiroides de la mamá. La salud de la Tiroides en el embarazo es clave para el correcto desarrollo de la gestación.

Para que la tiroides funcione correctamente necesita de unos niveles de Yodo y de Selenio óptimos. La OMS recomienda que la mujer embarazada ingiera unos 200 microgramos de yodo al día durante el embarazo. Estos micronutrientes ( yodo y selenio) son esenciales para que los procesos metabólicos de activación y desactivación de las hormonas tiroideas se den correctamente.

Hipotiroidismo y embarazo

Probablemente si se da hipotiroidismo en el embarazo es porque ya existía previamente. En la madre, un hipotiroidismo puede causar una anemia severa, pre-eclampsia, alteraciones en la placenta, déficit de desarrollo neurológico del bebé.

Si antes del embarazo la mamá sufría de disfunción tiroidea, se hará un seguimiento más exhaustivo por parte de la medicina. Y el análisis de sangre confirmará la necesidad o no de modificar la dosis de medicación.

Según la sociedad Americana de enfermedad tiroidea, “no hay un acuerdo de opinión general acerca de la necesidad de hacer un examen para la detección de hipotiroidismo en todas las mujeres embarazadas. Sin embargo, algunos grupos de médicos recomiendan medir los niveles de TSH, o bien antes de quedar embarazada (consejo pre-embarazo), o tan pronto como se confirme el embarazo. Esto es particularmente cierto en mujeres con alto riesgo de enfermedad tiroidea, como son aquellas que han sido previamente tratadas por hipertiroidismo, con una historia familiar positiva de enfermedad tiroidea y aquellas mujeres con bocio”.

Hipertiroidismo y embarazo

El hipertiroidismo en el embarazo suele darse por una enfermedad autoinmune existente previamente conocida como enfermedad de Graves.

El riesgo que presentan las mujeres diagnosticadas de Graves es posibilidad de desarrollar pre-eclampsia y la repercusión en el bebé suele ser taquicardia fetal, bebés de bajo peso al nacer, etc.

Tiroides-y-mujer-embarazada

Y, ¿Cómo aseguramos la ingesta de micronutrientes como el Yodo y el Selenio en el embarazo?

Yodo. Prácticamente el pescado y marisco son las únicas fuentes alimentarias de yodo. Además, podemos encontrarlo en la sal yodada, algunas variedades de algas, frutas, verduras.

Hay que decir que algunas verduras dificultan la absorción del yodo, sobretodo si se toman crudas por ejemplo col, coliflor, las coles de Bruselas. Este tipo de verduras es conveniente no consumirlo más de dos o tres veces a la semana en la dieta.

Selenio. Entre 50-70 µg/ día se considera una dosis saludable. Alimentos con alto contenido en Selenio son el pescado, el marisco y la carne. Las nueces de brasil también contienen selenio. Se cree que con dos nueces de brasil al día sería suficiente como para aumentar los niveles de selenio en el organismo.

El embarazo es un momento sumamente especial en la vida de la mujer. En un tiempo récord se dan muchos cambios a nivel físico. La alimentación, el ejercicio físico y la salud mental son grandes herramientas para ayudar al cuerpo a asumir dichos cambios de manera satisfactoria. Consulta nuestra formación y conviértete en un experto perinatal aquí

¡Si te ha gustado este post, no dudes en compartir!

Autora

Irene Fernández Centellas

Fisioterapeuta y Psiconeuroinmunóloga

Especializada en Uroginecologia, Obstetricia y Fisiosexologia

Máster Oficial en Nutrición Humana y Salud

Profesora colaboradora Universitat Central de Catalunya, UManresa

Co-directora y co-fundadora de FisioFit Woman

Referencias:

  1. Guyton y Hal. Tratado de fisiologia médica. Ed.: Elsevier, 2012
  2. American Thyroid Assotiation. Disponible en http://www.thyroid.org/
  3. Oller P. Psiconeuroinmunología clínica y evidencia científica. Disponible en: http://www.regenera.cat/es/
  4. Smallridge RC, Glinoer D, Hollowell JG, Brent G. Thyroid function inside and outside of pregnancy: what do we know and what don’t we know? Thyroid 2005; 15: 54-59
  5. Tortosa F. Subclinical thyroid dysfunction in pregnancy. Endocrinología y Nutrición 2011;58: 255-257.
  6. Hidalgo S. Thyroid disorders in pregnancy. Rev Med Clin Condes 2013; 24(5) 761-767]

Más información en :

www.fisiofitwoman.com

info@fisiofitwoman.com

¡Suscríbete a nuestra Newsletter para estar al día de nuestras novedades y recibe un guión de buenas prácticas para el último mes de embarazo!

Toxicidad uterina

Toxicidad uterina

Y la salud ambiental, ¿La tienes en cuenta preparando el parto? ¿Está tóxico tu útero?

Una estrategia clave para optimizar la salud durante el embarazo es prestar atención a nuestro ambiente y reducir la carga toxica de los bebés mientras se desarrollan en el vientre materno.

Vivimos en un mundo contaminado y es imposible proteger a nuestros bebés al 100% de las toxinas de nuestro entorno. No podemos controlar completamente la calidad del aire que respiramos, por ejemplo, pero sí que hay muchas cosas que podemos hacer para reducir de manera importante el nivel de toxinas que llegan al útero.

Todo lo que respiramos, lo que nos ponemos en la piel, lo que comemos o bebemos se absorbe por el cuerpo y una gran cantidad llega a los bebés en el nuestro vientre.

Este tema es tan importante que es la primera tarea que hacen las alumnas de Mamás en Forma. Analizamos las vías de entrada de las toxinas y planificamos estrategias para poder bajar esta carga tóxica y optimizar la salud de sus bebés.

Todas las mamás quieren ofrecer un vientre materno lo más sano para sus bebés. Si trabajas con embarazadas tienes la oportunidad de educar a las mujeres en este tema tan desconocido y realmente poder influir en la salud de la futura generación de manera muy importante. En nuestros cursos de FisioFit Woman te enseñamos como añadir coaching a nivel de salud ambiental para poder ofrecer un servicio más completo y holístico. Consulta nuestro curso en Tratamiento Saludable y Actividad Física en el embarazo, aquí

Para dar una idea de lo contaminado que está el mundo y lo fácil que es intoxicar el útero, un estudio sobre toxinas medioambientales encontró 287 contaminantes en la sangre del cordón umbilical de los recién nacidos (noticia). De estas sustancias, 180 pueden causar cáncer en humanos y en animales, 217 se conocen como peligrosas para el sistema nervioso y el cerebro y 208 pueden causar malformaciones en animales. ¡Este dato da miedo!

Pues debemos priorizar en bajar la carga tóxica de nuestros bebés. Aquí os presentamos algunas  ideas de cómo hacerlo:

Comer/Beber:

  • Elegir productos ecológicos.
  • Lavar las verduras y las frutas.
  • Quitar la grasa de carne no ecológica.
  • Evitar alimentos procesados, elaborados con aditivos, conservantes, etc. (yo utilizo un app que se llama “E Numbers” para evitar los nocivos).
  • No utilizar plástico para guardar o calentar los alimentos.
  • No utilizar recipientes tóxicos, como teflón, para cocinar.
  • Beber agua de calidad.

En casa:

  • No dejar que nadie fume en casa y estar lejos de fumadores. No dejar que fumadores cojan al bebé sin haberse cambiado la ropa y/o duchado. Los tóxicos de la combustión del tabaco son realmente nocivos para la salud y una de las substancias más difíciles de desintoxicar por el organismo.
  • Retirar productos de limpieza tóxicos y cambiarlos por otros ecológicos o elaborar recetas caseras.
  • Tener cuidado con las reformas en casa. Los productos de construcción son muy tóxicos. Elegir pintura ecológica (¡las embarazadas no pueden pintar!) y ventilar mucho.
  • Comprar muebles de segunda mano o como mínimo dejar los muebles nuevos ventilándose antes de entrarlos en casa (en el garaje, el balcón, etc.). Nunca dejes tu bebé recién nacido dormir sobre un colchón nuevo que ha estado envuelto en plástico. Los colchones tienes muchos productos químicos. Lo mejor es que duerman contigo o sobre de un colchón ecológico o como mínimo que el colchón nuevo se haya aireado un par de semanas.
  • Instalar un filtro de agua en la ducha para evitar respirar los vapores de cloro.
  • No entrar con zapatos de la calle dentro de casa. Si se cambian los zapatos en la entrada se evitan entrar una cantidad importante de metales pesados. Esto es especialmente importante cuando los bebés van por el suelo y se ponen todo en la boca. Compra zapatillas y pide que tus invitados también se descalcen.
  • No utilizar ambientadores (se puede utilizar aceites esenciales diluidos pero también asesórate en su uso porque son muy potentes y algunos no son aptos para embarazo ni bebés).
  • Cambiar a productos ecológicos para lavar la ropa y no utilizar suavizante.

Belleza:

  • Reducir los productos de cosmética y cambiar a ecológicos lo máximo posible. Los peores productos son: laca, perfume, cremas (de cara y cuerpo), jabón (gel) de manos, desodorante, pasta de dientes y pinta uñas. Y por supuesto, ¡no pongas perfume al bebé! Es muy muy tóxico y además le perturba su olfato para descubrir el mundo y sentirse seguro oliendo a la mamá. (yo utilizo un app que se llama “ChemicalMaze” para saber si los ingredientes son nocivos.)
  • Si quieres tintar tu pelo elige una peluquería con opciones de tintes naturales y con buena ventilación.

Como veis, hay muchas manera muy efectivas de bajar la carga tóxica. A parte de bajar la entrada de toxinas, también es útil facilitar la eliminación de las toxinas y fortalecer las vías que tiene el cuerpo de gestionar la carga tóxica. De esto hablaremos en un futuro blog. Si empezamos bajando el nivel de toxinas entrante y apoyamos el cuerpo con alimentación denso en nutrientes, actividad física, contacto con la naturaleza, descanso y mentalidad positiva, estamos ofreciendo un vientre materno óptimo y sano para los bebés. Ellos lo merecen.

Si quieres conocer más, consulta la formación que hemos creado para ti, aquí

¡Si te ha gustado el artículo no dudes en compartir!

Más información en :

www.fisiofitwoman.com

info@fisiofitwoman.com

Autora:
Kaisa Tuominen
Licenciada en Ciencias del ejercicio físico
Coach Perinatal
Máster en Educación y Prevención de Salud
Directora de Mamás en Forma – Mare radiant

¡Suscríbete a nuestra Newsletter para estar al día de nuestras novedades y recibe un guión de buenas prácticas para el último mes de embarazo!

¿Hipogalactia? Mitos sobre lactancia materna (I)

¿HIPOGALACTIA? MITOS SOBRE LACTANCIA MATERNA (I)

¿Qué es la Hipogalactia?

Siguiendo la definición que proporciona la Asociación alba Lactancia Materna, se entiende por Hipogalactia a la escasa producción de leche materna, que no permite obtener un suministro de leche adecuado para satisfacer en exclusiva las necesidades nutricionales del bebé.

A nadie le sorprende si decimos que la lactancia materna tiene enormes beneficios tanto para el bebé como la mamá, siendo su alimento por excelencia. Si los niños recibiesen al menos 4 meses de leche materna se reducirían el 56% de las hospitalizaciones de los niños menores de un año y 5.400 visitas a atención primaria anuales en España; Y es por ello que el sistema sanitario cada vez se esfuerza mas por elevar las tasas de lactancia teniendo que lidiar con algunos mitos como este, la Hipogalactia.

Hipogalactia, ¿mito o realidad?

Hoy quiero analizar algunos de los mitos sobre lactancia materna que circulan y que me encuentro diariamente en consulta.

No tengo suficiente leche’

El mito por excelencia. Tenemos integrado que ‘no todas las mujeres tienen leche suficiente’. Esta es una de las mayores preocupaciones de los padres, y para prueba de ello, el mayor porcentaje (14%) de las preguntas recibidas en el foro de la AEPED se refieren a la cantidad y calidad de la leche y a la ganancia de peso del bebé.

La inseguridad, especialmente cuando es la primera lactancia de la madre, aumenta con la demanda intensa de un bebé recién nacido y su llanto persistente, pudiendo dar una falsa percepción de hipogalactia. Es importante entender que el pecho funciona bajo la ley de la oferta y la demanda, es decir, cuanto más mama el niño más leche hay. Algunas pautas que empezaron a difundirse hace más de 70 años y por desgracia hoy en día algunos profesionales siguen utilizando, son totalmente erróneas, como por ejemplo: la lactancia es cada 3 horas, 10 minutos en cada pecho.

‘Lactancia cada 3 horas’

¿Qué es lo más erróneo de la afirmación? La lactancia materna debe ser a demanda(*). Si nosotros no esperamos para almorzar a una hora determinada porque ‘no han pasado 3 horas’, un bebé que acaba de salir del útero de su madre, donde recibía alimento de forma constante, menos ¿verdad?.

(*) En casos especiales en los que la ganancia de peso es escasa y el bebé es dormilón, hipotónico o prematuro la lactancia pasará de demanda a oferta, es decir ,serán las madres las que ofrezcan el pecho sin esperar la demanda.

‘Cambiar al bebé de pecho tras 10 minutos’

Los profesionales de lactancia decimos que hay ‘dos leches’ la del principio y la del final. No es algo estricto, no estás dando de mamar y de repente tu leche cambia, pero sí es al final de la toma cuando el niño recibe el mayor contenido graso. Si lo cambiamos después de 10 minutos, esta recibiendo la leche menos grasa de ambos. La recomendación siempre es que el bebé suelte el pecho él solo, después podemos probar a ofrecerle el otro, del que puede que tome o puede que no. Puede que un día tenga más hambre, y otro menos. Y todo esto es normal, ¡Olvidémonos del reloj!

¿Hipogalactia? Mitos sobre lactancia materna (I)

¿Existe entonces la Hipogalactia?

Distinguimos dos tipos de hipogalactia: primaria y secundaria.

La Hipogalactia primaria es un fenómeno extraño que afecta a una minoría de madres, y puede deberse a distintas causas: hipoplasia mamaria (primaria o secundaria); problemas hormonales por retención placentaria, algunos medicamentos o enfermedades hormonales, entre otras.

La Hipogalactia secundaria se debe principalmente a la mala información y aplicaciones de pautas erróneas a la hora de alimentar al bebé, aunque podemos dividirlas en la disminución o ausencia de la estimulación y la mala estimulación o estimulación dolorosa a causa de un mal enganche.

Y lo más importante, ¡En TODAS las hipogalactias, se puede conseguir mejorar la producción láctea!

Si realmente crees que tu bebé no gana peso, su agarre no es adecuado y quieres mantener tu lactancia, por favor ¡Busca ayuda y disfruta de tu lactancia!

Autora:

Isabel Haya Carballo

Fisioterapeuta pediátrica

Máster en Manejo Avanzado de la Lactancia Materna, Universidad Rey Juan Carlos, Madrid

Referencias:

Alison V. Holmes. Establishing Successful Breastfeeding in the Newborn Period. Pediatr Clin N Am 60 (2013) 147–168.

Philip O. Anderson
. The Galactogogue Bandwagon. J Hum Lact (2013) 29: 7

Renate L. Bergmann, Karl E. Bergmann, Katharina von Weizsäcker, Monika Berns, Wolfgang Henrich and Joachim W. Dudenhausen. Breastfeeding is natural but not always easy: intervention for common medical problems of breastfeeding mothers – a review of the scientific evidence. J. Perinat. Med. (2014) 42(1): 9–18

Algunos links de interés

http://albalactanciamaterna.org/

http://www.lactapp.es/

http://www.e-lactancia.org/

¡Suscríbete a nuestra Newsletter para estar al día de nuestras novedades y recibe un guión de buenas prácticas para el último mes de embarazo!

 

HEMORROIDES EN EL EMBARAZO Y EN LA LACTANCIA

HEMORROIDES EN EL EMBARAZO Y EN LA LACTANCIA

El embarazo y el parto vaginal son factores predisponentes para que las mujeres desarrollen hemorroides. Se estima que entre un 25-35% de las mujeres embarazadas se verán afectadas alcanzando cifras, en algunas poblaciones, de hasta un 85% en el último trimestre (1).

¿Qué son las hemorroides?

Las hemorroides son almohadillas vasculares dentro del canal anal. Estas almohadillas vasculares participan, en parte, en el drenaje venoso del canal anal. Se sugiere que su presencia es esencial para la continencia contribuyendo aproximadamente al 15-20% de la presión anal en reposo (2). De esta manera intensifican la acción mecánica del esfínter anal externo. Estos cojines vasculares se congestionan durante la maniobra de Valsalva o cuando aumenta la presión intraabdominal, lo que permite que el canal anal permanezca cerrado (3).

Cuando estas venas y plexo vascular se dilatan excesivamente da paso a lo que nosotros conocemos como hemorroides o almorranas (2).

La hemorroides pueden ser internas, externas o una combinación de ambas. Las hemorroides internas aunque pueden sangrar generalmente cursan sin dolor. Y si, una parte de esta mucosa anal prolapsa hacia el exterior, puede convertirse en una hemorroide externa y cursar con picor, quemazón, sangrado y dolor al defecar (4).

¿Por qué ocurren las hemorroides durante el embarazo?

Las hemorroides se producen con más frecuencia en edad reproductiva, el embarazo y son más comunes durante el segundo y tercer trimestre del embarazo. La acción de la progesterona a nivel del tubo digestivo, la presión que ejerce el útero a medida que va creciendo, los cambios en el flujo sanguíneo y el estreñimiento son algunas de las causas de su aparición (4)

Algunas mujeres pueden tener hemorroides internas previas al embarazo sin que den síntomas y que el embarazo sea el mecanismo que las manifieste. Las hemorroides que se producen por primera vez durante el embarazo pueden ser controladas con medidas sencillas, la mayoría desaparecerán una vez haya nacido el bebé (2).

¿Qué hay que tener en cuenta?

El diagnóstico de las hemorroides se basa en la historia y el examen. Los síntomas incluyen sangrado, moco o suciedad fecal, picazón, y ocasionalmente dolor. El diagnóstico de las hemorroides se confirmado por el examen rectal, y por la inspección de la zona perianal. Las hemorroides no son la única causa de sangrado rectal así que es importante excluir otras posibles causas más graves (2)(5).

Tratamiento de las hemorroides

El mejor tratamiento es la prevención. Una dieta saludable y  un estilo de vida que permita unos hábitos intestinales regulares, es el factor más importante en la prevención de hemorroides. El tratamiento durante el embarazo está dirigido principalmente al alivio de los síntomas, especialmente el control del dolor. Pomadas, laxantes, supositorios, analgésicos, etc… son algunos de los fármacos que se utilizan en el tratamiento (2). Recuerda que nunca es bueno automedicarse y mucho menos durante el embarazo.

¿Qué proponemos en FisioFit Woman?

Dieta y estilo de vida

El agua. La parte final del tubo digestivo tiene como función, entre otras, la absorción de agua. Ingerir líquido es muy importante y necesario en el tratamiento de las hemorroides, evitando posibles episodios de estreñimiento.

La fibra. Es importante ingerir fibra SOLUBLE (frutas y verduras) y dejar de lado la fibra insoluble.

El Movimiento. Evitar estar de pie largos períodos de tiempo, hacer ejercicio regular y adoptar posturas que descongestionen la pelvis menor durante el embarazo.

La defecación. Ir al baño cuando se sienta la necesidad. De esta manera evitamos que se continue con la absorción de agua. Controlar la postura defecatoria para así realizar el mínimo esfuerzo durante la defecación, puede ayudar a disminuir las molestias de las hemorroides.

La higiene. Evitar el papel higiénico y optar por agua o una toallita húmeda. El papel higiénico puede ser irritante.

El dolor. Un baño caliente  relaja y alivia el dolor. Las compresas de hielo aplicadas sobre una hemorroide externa pueden reducir el dolor y la hinchazón.

Hemorroides después del nacimiento

Como ya hemos comentado, en la mayoría de los casos las hemorroides desaparecerán poco después del nacimiento sin embargo, de vez en cuando las hemorroides pueden aparecer por primera vez después de un parto vaginal. El tratamiento durante la lactancia materna es exactamente el mismo que durante el embarazo, aunque todavía es más importante beber abundante agua para prevenir el estreñimiento.

Es importante que preguntes a las mamas si presentan o no hemorroides ya  como profesional tendrás que adaptar ciertos ejercicios de tu planificación de actividad física.

Si deseas más información consulta nuestra página web

www.fisiofitwoman.com

info@fisiofitwoman.com

Autora

Irene Fernández Centellas
Fisioterapeuta y Psiconeuroinmunóloga
Especializada en Uroginecologia, Obstetricia y Fisiosexologia
Máster Oficial en Nutrición Humana y Salud
Profesora colaboradora Fundación Universitaria del Bages, FUB Manresa
Co-directora y co-fundadora de FisioFit Woman

Referencias

  1. Gojnic M, Dugalic V, Papic M, Vidakovic S, Milicevic S, Pervulov M. The significance of detailed examination of hemorrhoids during pregnancy. Clin Exp Obstet Gynecol 2005;32(2):183-4.
  1. Kaidar-Person et al. Hemorrhoidal Disease: A Comprehensive Review. J Am Coll Surg.  2007;204(1): 102-117.
  1. Wexner SD, Baig K. The evaluation and physiologic assess- ment of hemorrhoidal disease: a review. Tech Coloproctol 2001;5:165–168.
  1. Avsar A, Keskin H. Haemorrhoids during pregnancy. J Obstet Gynaecol 2010;30(3):231-237.

     5. Abramowitz L., Sobhani I. Complications anales  de la grossesse et de l’accouchement. Gastroenterol Clin Biol                  2003;27:277-283.

¡Suscríbete a nuestra Newsletter para estar al día de nuestras novedades y recibe un guión de buenas prácticas para el último mes de embarazo!

¿(RE)Programamos la salud de los pequeños?

¿(RE)Programamos la salud de los pequeños?

La Psiconeuroinmunología Clínica es la ciencia que estudia y relaciona la fisiología de los diferentes sistemas que componen el cuerpo humano con una gran evidencia científica y utiliza como herramientas claves la nutrición desde un punto de vista evolutivo, el ejercicio físico funcional, la terapia emocional y la comprensión de la fisiopatología de los trastornos de salud.

Hoy día, el concepto “programación” está en auge en la comunidad científica. Y es que cada vez hay más evidencia de que nuestra salud física y emocional empieza en el útero de mamá. Durante la gestación, literalmente, se programa la función de los ejes más importantes del ser humano que nos predispondrán o no a sufrir enfermedad. Des de la capacidad endocrina del páncreas para segregar insulina hasta la capacidad de nuestro cerebro a tolerar las hormonas del estrés.

¡Sí! Un bebé puede nacer “estresado” o con menos tolerancia al estrés.

Actualmente, están saliendo nuevas publicaciones científicas en revistas de alto impacto en ciencia, donde hablan de un factor clave en dicha programación: el papel de las bacterias intestinales o microbiota intestinal.

Ya sabemos que el ser humano está compuesto por 10 veces más bacterias que células humanas y que el papel de la microbiota va desde la absorción de nutrientes hasta la señalización al cerebro y… ¿qué significa esto de la “señalización al cerebro”? Investigadores como Charles Raison y Andrew Miller del Departamento de Psiquiatría de la Universidad de Arizona ya han evidenciado como los productos de ciertas bacterias intestinales pueden perturbar el equilibrio de nuestros neurotransmisores en el cerebro como la dopamina y la serotonina, hormonas que nos producen bienestar, tranquilidad e incluso motivación para generar retos. Esto se une a los trabajos que ya desde el año 2000 relacionan la función del cerebro y del intestino, lo que se conoce como el “eje intestino-cerebro” o en inglés “the brain-gut axis”.

¿Cuándo se programa la función de nuestro intestino?

En el último mes de embarazo y en los primeros años de vida es cuando se realizará la colonización bacteriana y se generará la integridad del intestino del bebé, marcando así, sus funciones. Y dependiendo de cómo haya sido el parto, si ha habido lactancia materna o no, qué tipo de nutrientes sólidos se han introducido, presencia de medicamentos, etc… las colonias bacterianas serán de un tipo o de otro y la función del intestino, por tanto, la señalización al cerebro será una u otra. En una de las revistas de más impacto en pediatría, “Acta Pediatrica”, se publicó una revisión donde se demostró que el 90% de las alteraciones de la salud en los niños: dermatitis atópica, alergias, otitis, cólicos del bebé, bronquitis recidivantes, asma, etc… su base reside en la función del intestino y de su microbiota. Y evidentemente, estas alteraciones de la salud del niño implicarán estos cambios en la función del cerebro produciendo por ejemplo irritabilidad, miedo, ansiedad, exigencia, carácter rígido, etc…

La Psiconeuroinmunología Clínica estudia estas relaciones y da herramientas para poder arreglar estas disfunciones

¿Y si el embarazo no han sido los maravillosos 9 meses que se había imaginado la embarazada? ¿Y si por motivos personales o no personales no pudo decidir el tipo de parto, o el tipo de lactancia? De la programación surge la RE-programación y aquí juega un papel importante el tipo de nutrición que se le aplica al bebé o niña/o y el tipo de educación emocional que recibe. Un concepto no puede separarse del otro. Y es que incluso, las bases neurofisiológicas del contacto físico “piel-piel” o también llamado el “cuidado del canguro” (“Skin to skin contact” o “Kangaroo care”), ya están descritas desde el 2007 y explican la “Re-programación” de la tolerancia al estrés en el pequeño/a.

Ya lo decía Gary Chapman: “Protejamos a nuestros hijos no sólo físicamente sino también emocionalmente”.

Autor

Xavi Cañellas

Máster en Psiconeuroinmunología Clínica

Co-director de Regeneralogo regenera

Co-director de Batega. Laboratori Emocional

Co-creador y co-autor del libro PaleoTraining

¡Suscríbete a nuestra Newsletter para estar al día de nuestras novedades y recibe un guión de buenas prácticas para el último mes de embarazo!

EL TRABAJO DE FUERZA DURANTE LA GESTACIÓN

El trabajo de fuerza durante la gestación

Cada vez hay más mujeres que deciden no interrumpir la práctica del ejercicio físico durante el proceso de gestación o incluso iniciarse con la idea de mejorar la salud y la condición física durante el embarazo. En la actualidad se estima que un 66% de las mujeres embarazadas practican actividad física de manera regular(1).

Algunos de los beneficios descritos por American College of Obstetricians and Gynecologists (ACOG, 2003) nos dicen que la práctica regular de ejercicio físico mejora el estreñimiento, regula el sueño, disminuye los dolores musculoesqueléticos e incluso controla de la ganancia de peso durante el embarazo.

Las recomendaciones más comunes son actividades aeróbicas moderadas como caminar, nadar, elíptica o bicicleta estática siendo el caminar la que tiene una prevalencia más alta con un 83%(3).

Y desde FisioFit Woman nos preguntamos, ¿ Y qué pasa con el trabajo de fuerza durante el embarazo?

El trabajo de fuerza durante la gestaciónPues bien, sólo un 10% de las mujeres practican este tipo de actividad(1). Los riesgos potenciales que presentan los ejercicios de fuerza quizás es una de las razones por la que los expertos no recomiendan dicha actividad. Clapp JF, 1994 y  Shangold MM, 1989 citaros riesgos como la hipertermia y una redistribución del flujo sanguíneo que puede privar de oxigeno y nutrientes  al feto. Destacar que son publicaciones muy antiguas  y que  en la actualidad autores como Barakat et al. 2010, concluyen que no se dan cambios importante en la redistribución de sangre, ni en la arteria umbilical ni arteria cerebral media fetal. Por tanto aparentemente no compromete el aporte de oxigeno ni de nutrientes al feto.

Y entonces, si no hay riesgo , ¿qué beneficios aporta el trabajo de fuerza?

El pasado mes noviembre del 2014 en la revista Journal of Physical Activity and Health, Erin White, Jim Pivarnik, and Karin Pfeiffer publicaron una estudio de intervención en la que se examinaron las asociaciones entre el entrenamiento de fuerza y los posibles efectos negativos que pudiera ocasionar.

El estudio consistió en dividir a una muestra de 284 mujeres en 3 grupos: 1) mujeres que combinaron el entrenamiento aeróbico con el entrenamiento de fuerza, 2) mujeres que realizaron sólo ejercicio aeróbico durante el embarazo, y 3) mujeres que no realizaron ninguna actividad física.

Las variables que tuvieron en cuenta fueron:

– diabetes mellitus gestacional

– preeclampsia / hipertensión gestacional

– peso de la madre al término del embarazo

– semanas de gestación/ parto prematuro

– tipo de parto.

Los resultados fueron:

El grupo de mujeres que sí practico ejercicio de fuerza presentó una prevalencia significativamente menor en Diabetes gestacional y en trastornos hipertensivos, en comparación a los otros dos grupos. Así como una menor ganancia de peso de la madre al término del embarazo probablemente por la translocación de GLUT-4  y la reducción de una posible resistencia a la insulina(7-8). No hubo diferencias significativas en el riesgo de parto prematuro, el tipo de parto, o las semanas de gestación.

Así pues, y basándonos en los diferentes artículos consultados desde FisioFit Woman consideramos que el ejercicio de fuerza debe incluirse dentro de un programa de actividad física para la mujer embarazada.

Si deseas más información no dudes en consultar la formación que desde FisioFit Woman ofrecemos.

www.fisiofitwoman.com

info@fisiofitwoman.com

Autora:

Irene Fernández

Fisioterapeuta y Psiconeuroinmunóloga

Especializada en Uroginecologia, Obstetricia y Fisiosexologia

Máster en Nutrición Humana y Salud

Profesora colaboradora Fundación Universitaria del Bages, FUB Manresa

Co-directora y co-fundadora de FisioFit Woman

Bibliografia

1. Evenson KR, Savitz DA, Huston SL. Leisure-time physical activity among pregnant women in the US. Paediatr Perinat Epidemiol. 2004;18(6):400–407

2. American College of Obstetricians and Gynecologists. Exercise During Pregnancy [Brochure], American College of Obstetricians and Gynecologists, Ed. 2003: Washington D.C.

3. White E, Pivarnik J, and Pfeiffer K. Resistance Training During Pregnancy and Perinatal Outcomes. Journal of Physical Activity and Health. 2014; 11, 1141-1148

4. Clapp JF, 3rd. A clinical approach to exercise during pregnancy. Clin Sports Med. 1994;13(2):443–458.

5. Shangold MM. Exercise during pregnancy: current state of the art. Can Fam Physician. 1989;35:1675–1680.

6. Barakat et al. Influencia del ejercicio físico en el tercer trimestre de embarazo sobre el comportamiento cardiocirculatorio de la unidad materno-fetal. Rev Andal Med Deporte. 2010; 3(2):47-51

7. Tobias DK, Zhang C, van Dam RM, Bowers K, Hu FB. Physical activity before and during pregnancy and risk of gestational diabetes mellitus: a meta-analysis. Diabetes Care. 2011;34(1):223–229.

8. Dye TD, Knox KL, Artal R, Aubry RH, Wojtowycz MA. Physical activity, obesity, and diabetes in pregnancy. Am J Epidemiol. 1997;146(11):961– 965.

www.fisiofitwoman.com

¡Suscríbete a nuestra Newsletter para estar al día de nuestras novedades y recibe un guión de buenas prácticas para el último mes de embarazo!