¿Es seguro realizar actividad física en el embarazo?

¿Es seguro realizar actividad física en el embarazo?

En muchas ocasiones oyes a mujeres embarazadas decir que no saben qué actividad física hacer durante el embarazo o incluso muchos profesionales no saben que indicarles. La demanda creciente, las mujeres embarazadas: “Quiero hacer actividad física estando embarazada, ¿y ahora qué? ¿Es seguro realizar actividad física en el embarazo?. Cuantos mitos existen alrededor de la gestación, ¿sabrías citar algunos?

Antiguamente se pensaba que realizar actividad física durante el embarazo ponía en riesgo la salud del bebé, o que la mamá no aumentaría el suficiente peso como para ser considerado un embarazo saludable o incluso, que realizar actividad física en el embarazo podía ser perjudicial para el momento del parto. ¿ Qué hay de cierto en estos mitos? La respuesta, estos mitos son totalmente falsos. De hecho, el Congreso Americano de Obstetras y Ginecólogos (ACOG) reconoció que el estilo de vida sedentario es un riesgo importante para la salud de las mujeres gestantes y publicó sus primeras pautas para el ejercicio durante el embarazo en 1985, y la última actualización fue publicada en 2015 (1). En un pasado blog te explicamos qué actualizaciones se habían publicado. (Consulta las actualizaciones aquí)

¿Es seguro realizar actividad física en el embarazo?

Quiero presentaros un metaanálisis publicado en el año 2016 en el que se incluyeron a 2059 mujeres embarazadas (2). El grupo de mujeres estudiadas realizó actividad física durante el embarazo entre 3 y/o 4 días a la semana. La intensidad del ejercicio fue moderada (60% 80% de la frecuencia cardiaca máxima ), también se incluyeron ejercicios de fuerza ( ¿Para qué es tan importante entrenar la fuerza durante la gestación?, aquí). Los resultados publicados fueron que no se le asoció a la actividad física un mayor riesgo de parto prematuro (es decir, <37 semanas) o a un bebé de bajo peso al nacer.

                                                               vlcsnap-2017-03-15-19h19m26s916

Me gustaría remarcar que, no sólo es seguro practicar ejercicio durante el embarazo sino que además, es una estrategia principal de tratamientos para mujeres que presentan sobrepeso/obesidad, diabetes gestacional e incluso hipertensión arterial crónica. Según publican Muktabhant B et al., en el 2015, la práctica deportiva aeróbica moderada (caminando, danza, aeróbicos) con o sin dieta se asoció con una reducción relativa significativa en el riesgo de un aumento excesivo del peso gestacional (3). Este punto es clave, ya que, parece que la evidencia demuestra que la ganancia de peso excesiva durante el embarazo ayuda a prevenir: macrosomía fetal en los recién nacidos, diabetes gestacional, preeclampsia, dolor lumbopélvico e incluso, incontinencia urinaria (4).

¿Qué ejercicios? ¿Cuándo? ¿Cómo?

De acuerdo con las últimas pautas de ACOG, 2015 (2), a todas las mujeres embarazadas sin contraindicaciones obstétricas y médicas se las debe animar a que sigan las mismas pautas de ejercicio que las mujeres no embarazadas. ¿Cuándo? La mayoría de los estudios de alto impacto utilizan ejercicios aeróbicos y/o ejercicios de fuerza con intervenciones que comienzan después de la primera visita prenatal (semanas 9-12) y duran hasta cerca del término (semanas 38-39) (5). ¿Cómo? Según ACOG, la mejor manera para medir el esfuerzo es con la escala del habla: “Que se pueda mantener una conversación pero no fluida”. Y es más, se le cuestiona al reposo ser una buena práctica terapéutica. Eso sí, la mujer embarazada debe ser entrenada por profesional cualificado. Recuerda que en nuestra página puedes encontrar un trainer especializado para acompañar a la mujer embarazada y en su postparto. Busca al entrenador más cercano a ti aquí.

Y ante la pregunta, ¿es seguro realizar actividad física en el embarazo?. Simplemente comentaros algunas precauciones y contraindicaciones. Debemos asegurar que la mujer se sienta cómoda, este hidratada, se eviten las horas de máxima calor o incluso condiciones de máxima calor y humedad. Además os recordamos que hay algunos signos o síntomas por las que sí se debería interrumpir la actividad física en el embarazo: Pérdida de líquido amniótico, sangrado vaginal, contracciones dolorosas y regulares que no ceden con reposo, mareos, dolor de cabeza… Cualquier síntoma que os suene a no óptimo y no saludable, os debe hacer ser prudentes, igualmente aquí podéis consultar más sobre aquellas señales por las que deberéis detener la actividad física en el embarazo aquí. Se desaconsejan ejercicio que superen el 90% de la FCmáx e incluso grandes cargas o aquellos ejercicios que deban realizarse en Valsalva ( en este caso además de por repercutir negativamente en el bebé, también por la posible lesión que puede darse en el suelo pélvico).

Y cuál podría ser la conclusión de este blog… os dejo a vosotros la interpretación. Mi intención, presentaros un pequeño resumen de lo que dice la ciencia en revistas indexadas y publicadas en el 2015, 2016, 2017… actualidad en estado puro.

Ahora te toca a ti divulgar, comparte este blog, haz saber que la actividad física en el embarazo es una herramienta segura y muy beneficios para la mujer. ¡¡¡Adelante!!!.

Referencias:

  1. ACOG committee opinion no. 650: physical activity and exercise during pregnancy and the postpartum period. Obstet Gynecol. 2015;126(6): e135-e142.
  2. Di Mascio D, Magro-Malosso ER, Saccone G, et al. Exercise during pregnancy in normal-weight women and risk of preterm birth. Am J Obstet Gynecol. 2016;215(5):561-571.
  3. Muktabhant B, Lawrie TA, Lumbiganon P, Laopaiboon M. Diet or exercise, or both, for preventing excessive weight gain in pregnancy. Cochrane Database Syst Rev. 2015;(6):CD007145.
  4. Artal R. Exercise during pregnancy and the postpartum period. http://www.uptodate.com /contents/exercise-during-pregnancy-and-the -postpartum-period. Accessed February 2, 2017.
  5. Perales M., Artral R., Alejandro L. Exercise During Pregnancy. JAMA 2017; 317(11): 1113- 1114

Autora
Irene Fernández Centellas
Fisioterapeuta y Psiconeuroinmunóloga
Co-directora y co-fundadora de FisioFit Woman
Especializada en Uroginecologia, Obstetricia y Fisiosexologia
Máster Oficial en Nutrición Humana y Salud
Profesora colaboradora en diferentes formaciones de postgrado

Más información en :

www.fisiofitwoman.com

info@fisiofitwoman.com

¡Suscríbete a nuestra Newsletter para estar al día de nuestras novedades y recibe un guión de buenas prácticas para el último mes de embarazo!

Claves para gozar de un buen embarazo

Claves para gozar de un buen embarazo

El embarazo es una época de muchos cambios en el cuerpo de la mujer. Las hormonas propias de la gestación dan una serie de modificaciones fisiológicas en los diferentes sistemas corporales. Los cambios endocrinos, metabólicos, cardiovasculares, etc, aseguran el crecimiento del futuro bebé y la adaptación del cuerpo de la madre a este maravilloso proceso, el embarazo.

Hoy, de manera clara y sencilla queremos dar a conocer qué aspectos debemos tener presentes para que el embarazo sea mucho más saludable.

Hidratación y selección de alimentos. Gracias a la alimentación se obtienen aquellos nutrientes necesarios para que la mamá y el bebé tengan un buen estado de salud. No se trata de comer por dos, se trata de alimentarse de forma correcta asegurando que haya ciertos nutrientes que no falten. Por ejemplo, es clave el consumo de frutas y verduras para aportar vitaminas, antioxidantes y minerales. El consumo de carne, pescado y huevos aporta la materia prima para formar al futuro bebé. El agua, clave para una correcta hidratación los tejidos, etc. Es importante remarcar como una buena alimentación ayuda a mantener un peso óptimo durante la gestación evitando la aparición de posibles disfunciones gestacionales. Recuerda como en un pasado blog hablamos de la importancia del sobrepeso para evitar la aparición de, entre otras complicaciones, diabetes gestacional, pre-eclampsia ( recuérdalo aquí).

Practicar ejercicio físico

En todas las etapas de la vida la actividad física es clave para mantener un estado óptimo de salud. Ahora, durante la gestación, la práctica regular de actividad física además de favorecer el tránsito intestinal, previene de dolores musculares, mejora la gestión del estrés, evita la aparición de diabetes gestacional o incluso ayuda a descansar mejor. Los beneficios de la actividad física son tantos que favorecen tanto a la mamá como al bebé. La ciencia avala la práctica de actividad física durante la gestación. ¡No lo olvides! Si además quieres conocer algunos beneficios específicos lee el siguiente artículo (aquí).

Descanso y descanso

Programar siestas, ratos de descanso, paseos al aire libre…, favorecen lagestión del estrés. En un artículo del 2008, E.Merlot et al. apuntan como la presencia de glucocorticoides de manera excesiva durante la gestación, pueden modificar trofismo de la placenta, desregular el eje de estrés del futuro bebé de manera no deseable ( eje Hipofisis-Pituitario-Adrenal (HPA)), alteraciones en la conducta. No debemos olvidar que el descanso le dará la posibilidad al cuerpo de la mamá a hacer más llevadera la gestación.

El trabajo a partir de la respiración

En todos los trimestres del embarazo, el trabajo a partir de la respiración es una ayuda. Hacer consciente la respiración aumenta la oxigenación de los tejidos, consigue mantener activa la faja abdominal e incluso permite a la mujer concentrase. En el momento del parto, la respiración ayuda a hacer más soportables las contracciones del parto. El abordaje del dolor suele ser uno de los temas más demandados en las clases prenatales, conoce más sobre dolor y parto aquí .

vlcsnap-2017-04-21-03h17m59s681

El suelo pélvico y el embarazo

Con el paso de los meses el peso del bebé va en aumento. Esto hace que cada vez el suelo pélvico reciba más presión. Incluir ejercicios que trabajen esta zona ayuda a la vascularización de la zona y también a tener un mejor control. El trabajo del suelo pélvico es fácil pero nosotros como profesionales debemos saber cuando se está produciendo una contracción no deseada. Hay algunos músculo que pueden compensar la debilidad de la musculatura perineal: aductores, glúteos…

Además, entrenar a la mujer en la práctica del masaje perineal es una técnica de autoconocimiento y puede ayudar a flexibilizar los tejidos para el momento del parto. Recuerda más sobre el masaje perineal aquí.

Como veis, cinco claves claras y sencillas para conseguir gozar de un buen embarazo:

  1. Hidratación y selección de alimentos.
  2. Practicar ejercicio físico.
  3. Descanso y descanso.
  4. El trabajo a partir de la respiración.
  5. El suelo pélvico y el embarazo.

Como profesionales perinatal es nuestro deber estar informados para poder acompañar de la mejor manera posible la gestación de la mujer. FisioFit Woman apuesta por la formación de profesionales de la salud y del ejercicio físico en este acompañamiento. Consulta las formaciones que hemos diseñado para ti.

Si te ha gustado el blog compártelo y da a conocer ¡cinco claves para gozar de un buen embarazo!

Autora
Irene Fernández Centellas
Fisioterapeuta y Psiconeuroinmunóloga
Co-directora y co-fundadora de FisioFit Woman
Especializada en Uroginecologia, Obstetricia y Fisiosexologia
Máster Oficial en Nutrición Humana y Salud
Profesora colaboradora en diferentes formaciones de postgrado

Más información en :

www.fisiofitwoman.com

info@fisiofitwoman.com

¡Suscríbete a nuestra Newsletter para estar al día de nuestras novedades y recibe un guión de buenas prácticas para el último mes de embarazo!

Complicaciones propias de la gestación: la preeclampsia.

Complicaciones propias de la gestación: la preeclampsia.¿La actividad física reduce el riesgo de desarrollar preeclampsia?

A lo largo del embarazo pueden darse una serie de complicaciones o disfunciones propias a esta etapa, la gestación. Podemos encontrar trastornos relacionados con el sangrado, trastornos relacionados con el metabolismo y el sistema endocrino como la Diabetes mellitus gestacional (más información sobre Diabetes gestacional aquí) y/o trastornos relacionados con la presión arterial: preeclampsia, síndrome Hell, eclampsia, hipertensión crónica.

Hoy queremos abordar una de las complicaciones propias de la gestación causantes de entre el 2%-8% de la mortalidad y la morbilidad perinatal en el mundo: la preeclampsia.

Primero de todo, ¿Qué es la preeclampsia?

La preeclampsia se define por una aumento de la presión arterial (PA) 140/90mmHg acompañado de proteinuria ( proteína en orina) que aparece por primera después de la semana 20 de gestación. La preeclampsia puede ser clasificada como leve o grave en función de los valores de PA que presente la mujer y en función de los mg o gr presentes en los test de orina.

Algunos de los factores de riesgo para desarrollar preeclampsia son: obesidad o ganancia de peso excesiva durante la gestación, diabetes mellitus, disfunción renal, edad materna mayor a 40 años, existencia de preeclampsia en gestaciones previas, etc. A mi me gustaría añadir que la falta de actividad física también es un posible factor de riesgo. De hecho, algunos autores señalan que las mujeres que practican actividad física de alta intensidad presentan una prevalencia menor en preeclampsia. Por supuesto, esta afirmación es una asociación donde las mujeres que practican actividad física de alta intensidad presentan tasas más de obesidad e incluso la edad materna es menor. Dicho de otro modo, la actividad física elimina factores de riesgo.

¿La actividad física reduce el riesgo de desarrollar preeclampsia?

Se se sabe que la practica regular de actividad física puede:

1. Aumentar la viabilidad de la placenta

2. Prevenir o reducir el estrés oxidativo

3. Reducir la inflamación

4. Corregir posibles disfunciones endoteliales

¿Viabilidad de la placenta, inflamación, estrés oxidativo…? Ahora quiero que analicemos punto a punto los beneficios anteriormente descritos para que todo quede más claro.

Nos podríamos preguntar porqué es importante mejorar la viabilidad de la placenta. Pues utilizando una frase de Jansson y Powell en 2007 : “The placenta is considered as a sensor between maternal nutritional, metabolic, endocrine and vascular conditions and fetal requirements“, es decir, la placenta es considera como un sensor entre las condiciones maternas tanto a nivel nutritivo, como endocrino, como metabólico, como vascular y los requerimientos fetales. Por tanto, una buena salud a nivel placentario nos asegura un buen desarrollo del bebé.

Recordemos que al estrés oxidativo es uno de los factores de riesgo para desarrollar preeclampsia. El ejercicio físico al aumentar el número de mitocondrias hace que el cuerpo tenga más capacidad para reducir la oxidación y por tanto el estrés oxidativo.Complicaciones propias de la gestación: la preeclampsia.

Hay muchos autores que ya han demostrado los beneficios de la actividad física en relación a las disfunciones endoteliales. Una pared endotelial dañada o alterada, a nivel de la placenta, puede segregar una serie de substancias como por ejemplo la liberación del factor de necrosis tumoral α que provoca vasoconstricción. Ya en 1999 el grupo de trabajo del Dr Higashi publicó en la revista Circulation que, “después de la práctica de actividad física se observa una mejor función endotelial que podría contribuir a la reducción de la presión arterial observada post entrenamiento y, por lo tanto, puede contribuir a la prevención de la preeclampsia”.

Y aunque sean necesarios más estudios para determinar exactamente cuál es la dosis de intensidad necesaria, cuál es la frecuencia idónea de práctica, etc… si que hay un consenso universal en el que podemos decir que dada la heterogeneidad en la patogénesis de la preeclampsia, la actividad física durante el embarazo puede proporcionar prevención y protección en el desarrollo de esta complicación propia a la gestación.

Es más, los diferentes autores consultados apuntan que la actividad física debe ser realizada desde el inicio de la gestación y que, los beneficios anteriormente mencionados son mayores si las mujeres practican actividad física incluso antes del embarazo.

Así que ya lo sabéis para mantener una buena salud durante el proceso de gestación: Ejercicio físico en el embarazo, ¡No lo olvides!

Desde FisioFit Woman apostamos por la práctica de la actividad física durante la gestación y por profesionales altamente cualificados. Consulta las formaciones que te ofrecemos tanto a nivel presencial como a nivel on-line ( aquí ).

Y si te ha gustado este post, por favor compártelo.

Autora
Irene Fernández Centellas
Fisioterapeuta y Psiconeuroinmunóloga
Co-directora y co-fundadora de FisioFit Woman
Especializada en Uroginecologia, Obstetricia y Fisiosexologia
Máster Oficial en Nutrición Humana y Salud
Profesora colaboradora en diferentes formaciones de postgrado

Referencias
Bø K, et al. Br J Sports Med 2016;50:571–589.
Genest et al. Impact of Exercise training on preeclampsia. Potential preventive mechanisms. Hypertension. 2012;60:1104-1109.
Steegers, E.A., von Dadelszen, P., Duvekot, J.J., Pijnenborg, R. Pre-eclampsia. Lancet 2010, 376, 631–644.
Weissgerber TL, Wolfe LA, Davies GA, et al. Exercise in the prevention and treatment of maternal-fetal disease: a review of the literature. Appl Physiol Nutr Metab 2006;31:661–74.

Más información en :

www.fisiofitwoman.com

info@fisiofitwoman.com

¡Suscríbete a nuestra Newsletter para estar al día de nuestras novedades y recibe un guión de buenas prácticas para el último mes de embarazo!

 

La Tiroides en el embarazo

La Tiroides en el embarazo

La Tiroides es una glándula situada en la región anterior del cuello. Como la toda glándula, la Tiroides segrega hormonas conocidas como hormona tiroidea. Es importante remarcar que todas las células del cuerpo humano presentan receptores para las hormonas tiroideas. De ahí que podamos imaginar lo importante que es conocer la Tiroides en el embarazo.

La función principal de la glándula Tiroides: es la producción de la hormona tiroidea. Esta hormona participa en procesos de producción energía por parte de las mitocondrias, participa en procesos de termoregulación, y en el crecimiento o desarrollo de las todas las células corporales ( crecimiento y desarrollo neurológico en el feto e incluso participa en el turn-over de pelos, uñas y piel). En definitiva, en todos aquellos procesos celulares que requieren energía producida por la mitocondria donde la Tiroxina es fundamental.

Durante la gestación, a partir de día 22 de embarazo, la tiroides ya empieza a funcionar y, a partir del tercer mes ya funciona por si sola. Eso no significa que el bebé no necesite de la tiroides de la mamá. La salud de la Tiroides en el embarazo es clave para el correcto desarrollo de la gestación.

Para que la tiroides funcione correctamente necesita de unos niveles de Yodo y de Selenio óptimos. La OMS recomienda que la mujer embarazada ingiera unos 200 microgramos de yodo al día durante el embarazo. Estos micronutrientes ( yodo y selenio) son esenciales para que los procesos metabólicos de activación y desactivación de las hormonas tiroideas se den correctamente.

Hipotiroidismo y embarazo

Probablemente si se da hipotiroidismo en el embarazo es porque ya existía previamente. En la madre, un hipotiroidismo puede causar una anemia severa, pre-eclampsia, alteraciones en la placenta, déficit de desarrollo neurológico del bebé.

Si antes del embarazo la mamá sufría de disfunción tiroidea, se hará un seguimiento más exhaustivo por parte de la medicina. Y el análisis de sangre confirmará la necesidad o no de modificar la dosis de medicación.

Según la sociedad Americana de enfermedad tiroidea, “no hay un acuerdo de opinión general acerca de la necesidad de hacer un examen para la detección de hipotiroidismo en todas las mujeres embarazadas. Sin embargo, algunos grupos de médicos recomiendan medir los niveles de TSH, o bien antes de quedar embarazada (consejo pre-embarazo), o tan pronto como se confirme el embarazo. Esto es particularmente cierto en mujeres con alto riesgo de enfermedad tiroidea, como son aquellas que han sido previamente tratadas por hipertiroidismo, con una historia familiar positiva de enfermedad tiroidea y aquellas mujeres con bocio”.

Hipertiroidismo y embarazo

El hipertiroidismo en el embarazo suele darse por una enfermedad autoinmune existente previamente conocida como enfermedad de Graves.

El riesgo que presentan las mujeres diagnosticadas de Graves es posibilidad de desarrollar pre-eclampsia y la repercusión en el bebé suele ser taquicardia fetal, bebés de bajo peso al nacer, etc.

Tiroides-y-mujer-embarazada

Y, ¿Cómo aseguramos la ingesta de micronutrientes como el Yodo y el Selenio en el embarazo?

Yodo. Prácticamente el pescado y marisco son las únicas fuentes alimentarias de yodo. Además, podemos encontrarlo en la sal yodada, algunas variedades de algas, frutas, verduras.

Hay que decir que algunas verduras dificultan la absorción del yodo, sobretodo si se toman crudas por ejemplo col, coliflor, las coles de Bruselas. Este tipo de verduras es conveniente no consumirlo más de dos o tres veces a la semana en la dieta.

Selenio. Entre 50-70 µg/ día se considera una dosis saludable. Alimentos con alto contenido en Selenio son el pescado, el marisco y la carne. Las nueces de brasil también contienen selenio. Se cree que con dos nueces de brasil al día sería suficiente como para aumentar los niveles de selenio en el organismo.

El embarazo es un momento sumamente especial en la vida de la mujer. En un tiempo récord se dan muchos cambios a nivel físico. La alimentación, el ejercicio físico y la salud mental son grandes herramientas para ayudar al cuerpo a asumir dichos cambios de manera satisfactoria. Consulta nuestra formación y conviértete en un experto perinatal aquí

¡Si te ha gustado este post, no dudes en compartir!

Autora

Irene Fernández Centellas

Fisioterapeuta y Psiconeuroinmunóloga

Especializada en Uroginecologia, Obstetricia y Fisiosexologia

Máster Oficial en Nutrición Humana y Salud

Profesora colaboradora Universitat Central de Catalunya, UManresa

Co-directora y co-fundadora de FisioFit Woman

Referencias:

  1. Guyton y Hal. Tratado de fisiologia médica. Ed.: Elsevier, 2012
  2. American Thyroid Assotiation. Disponible en http://www.thyroid.org/
  3. Oller P. Psiconeuroinmunología clínica y evidencia científica. Disponible en: http://www.regenera.cat/es/
  4. Smallridge RC, Glinoer D, Hollowell JG, Brent G. Thyroid function inside and outside of pregnancy: what do we know and what don’t we know? Thyroid 2005; 15: 54-59
  5. Tortosa F. Subclinical thyroid dysfunction in pregnancy. Endocrinología y Nutrición 2011;58: 255-257.
  6. Hidalgo S. Thyroid disorders in pregnancy. Rev Med Clin Condes 2013; 24(5) 761-767]

Más información en :

www.fisiofitwoman.com

info@fisiofitwoman.com

¡Suscríbete a nuestra Newsletter para estar al día de nuestras novedades y recibe un guión de buenas prácticas para el último mes de embarazo!

Ejercicio físico en el embarazo, ¡No lo olvides!

EJERCICIO FÍSICO EN EL EMBARAZO, ¡ NO LO OLVIDES !

A estas alturas del blog, tenemos muy claro los beneficios que el ejercicio físico en el embarazo aporta a la mujer. Hoy queremos hacer una pequeña revisión de algunos de los temas que nos parecen claves para mantener una buena salud durante el proceso de gestación.

La gestación puede ser un momento en que fácilmente la mujer modifique el estilo de vida, dejan de fumar, si es el caso, se adopta una alimentación saludable, se inicia la práctica de ejercicio físico regular en el embarazo. Además cada día son más los estudios que evidencian la necesidad de la práctica regular de ejercicio físico durante el embarazo, consulta las evidencias aquí .

¿Qué efectos tiene en la salud maternal y fetal el ejercicio físico en el embarazo?

Diabetes Gestacional

Al igual que para la Diabetes de tipo 2 los estudios parecen demostrar que el ejercicio físico durante el embarazo disminuye el riesgo de desarrollar Diabetes Gestacional. Hay que decir que, aunque la práctica de ejercicio físico no puede Ejercicio físico en el embarazo, ¡No lo olvides!hacer que desaparezca el riesgo al 100%, varios estudios han demostrado que en la prueba de tolerancia oral a la glucosa, los niveles de glucosa en sangre son significativamente más bajos en mujeres que han realizado actividad física durante el embarazo. Además, el ejercicio modula la ganancia de peso materno durante el embarazo y reduce el riesgo de recién nacidos más grandes de lo que les correspondería por edad gestacional.

Hipertensión arterial y preeclampsia

Aunque se sabe que la práctica de actividad física durante la gestación puede ser útil en la prevención de enfermedades cardiovasculares, no hay una evidencia clara entre la actividad física durante el embarazo y la hipertensión o preeclampsia. Sin embargo los datos analizados por el Sistema de Evaluación del Riesgo en el Embarazo de Carolina del Norte indican que las complicaciones de hipertensión gestacional son menos probables en mujeres físicamente activas antes y durante el embarazo.

Circulación materno-fetal

Si bien es cierto que existe una disminución de hasta un 25% del flujo de sangre durante la práctica de ejercicio físico durante la gestación, la totalidad de esa disminución se produce en la zona uterina y se mantiene el flujo útero placentario. Este es un mecanismo de protección para que el bebé no presente situaciones ni de carencia de sangre oxigenada, ni de aporte de nutrientes.

Trabajo de parto y nacimiento

El ejercicio regular parece reducir la duración del trabajo de parto y el riesgo de cesárea. En varios estudios se demuestra que mujeres que practicaron ejercicio físico durante toda la gestación presentan partos más fisiológicos, es decir menor número de cesáreas y de partos vaginales instrumentados.

Depresión postparto

La literatura científica en este campo parece demostrar que aquellas mujeres que realizaron ejercicio físico durante el embarazo presentan una mejor percepción de calidad de vida y bajos índices de depresión en comparación a aquellas mujeres que no había realizado ejercicio físico durante la gestación. Haz click para conocer más a cerca de los beneficios de la actividad física en la salud mental aquí.

En FisioFit Woman www.fisiofitwoman.com queremos motivar tanto a las mujeres embarazadas como a los profesionales que están en contacto con ellas a promover la práctica ejercicio físico durante la gestación. ¡¡¡Razones creo que sobran!!!

Y recuerda, es igual de importante la prescripción de ejercicio físico durante el embarazo cómo el conocer las señales de alarma para detenerlo. Consulta cuáles son las señales de alarma en el siguiente blog, Alguna señal de alarma para detener la actividad física en la mujer embarazada

Autora

Irene Fernández Centellas

Fisioterapeuta y Psiconeuroinmunóloga

Especializada en Uroginecologia, Obstetricia y Fisiosexologia

Máster Oficial en Nutrición Humana y Salud

Profesora colaboradora Fundación Universitaria del Bages, FUB Manresa

Co-directora y co-fundadora de FisioFit Woman

Referencias

Barakat R, Cordero Y, Coteron J, Luaces M, Montejo R. Exercise during pregnancy improves maternal glucose screen at 24-28 weeks: a randomized controlled trial. Br J Sports Med. 2012;46:656-661.

De Barros MC, Lopes MA, Francisco RP, Sapienza AD, Zugaib M. Resistance exercise and glycemic control in women with gestation diabetes mellitus. Am J Obstet Gynecol. 2010;203:556.e1-e6.

Haakstad LA, Bo K. Exercise in pregnant women and birth weight: a randomized controlled trial. BMC Pregnancy Childbirth. 2011;11:66.

Martin CL, Brunner Huber LR. Physical activity and hypertensive complications during pregnancy: findings from 2004 to 2006 North Carolina Pregnancy Risk Assessment Monitoring System. Birth. 2010;37:202-210.

Barakat R, Ruiz JR, Rodríguez-Romo G, Montejo-Rodríguez R, Lucia A. Does exercise training during pregnancy influence fetal cardiovascular responses to an exercise stimulus? Insights from a randomized, controlled trial. Br J Sports Med. 2010;44:762-764.

Kardel KR, Johanse B, Voldner N, Iversen PO, Henriksen T. Association between aerobic fitness in late pregnancy and duration of labor in nulliparous women. Acta Obstet Gynecol Scand. 2009;88:948-952.

Barakat R, Pelaez M, Lopez C, Montejo R, Coteron J. Exercise during pregnancy reduces the rate of cesarean and instrumental deliveries: results of a randomized controlled trial. J Matern Fetal Neonatal Med. 2012;25:2372-2376.

Demissie Z, Siega-Riz AM, Evenson KR, Herring AH, Dole N, Gaynes BN. Physical activity and depressive symptoms among pregnant women: the PIN3 study. Arch Womens Ment Health. 2011;14:145-157.

Más información en :

www.fisiofitwoman.com

info@fisiofitwoman.com

¡Suscríbete a nuestra Newsletter para estar al día de nuestras novedades y recibe un guión de buenas prácticas para el último mes de embarazo!

EL TRABAJO DE FUERZA DURANTE LA GESTACIÓN

El trabajo de fuerza durante la gestación

Cada vez hay más mujeres que deciden no interrumpir la práctica del ejercicio físico durante el proceso de gestación o incluso iniciarse con la idea de mejorar la salud y la condición física durante el embarazo. En la actualidad se estima que un 66% de las mujeres embarazadas practican actividad física de manera regular(1).

Algunos de los beneficios descritos por American College of Obstetricians and Gynecologists (ACOG, 2003) nos dicen que la práctica regular de ejercicio físico mejora el estreñimiento, regula el sueño, disminuye los dolores musculoesqueléticos e incluso controla de la ganancia de peso durante el embarazo.

Las recomendaciones más comunes son actividades aeróbicas moderadas como caminar, nadar, elíptica o bicicleta estática siendo el caminar la que tiene una prevalencia más alta con un 83%(3).

Y desde FisioFit Woman nos preguntamos, ¿ Y qué pasa con el trabajo de fuerza durante el embarazo?

El trabajo de fuerza durante la gestaciónPues bien, sólo un 10% de las mujeres practican este tipo de actividad(1). Los riesgos potenciales que presentan los ejercicios de fuerza quizás es una de las razones por la que los expertos no recomiendan dicha actividad. Clapp JF, 1994 y  Shangold MM, 1989 citaros riesgos como la hipertermia y una redistribución del flujo sanguíneo que puede privar de oxigeno y nutrientes  al feto. Destacar que son publicaciones muy antiguas  y que  en la actualidad autores como Barakat et al. 2010, concluyen que no se dan cambios importante en la redistribución de sangre, ni en la arteria umbilical ni arteria cerebral media fetal. Por tanto aparentemente no compromete el aporte de oxigeno ni de nutrientes al feto.

Y entonces, si no hay riesgo , ¿qué beneficios aporta el trabajo de fuerza?

El pasado mes noviembre del 2014 en la revista Journal of Physical Activity and Health, Erin White, Jim Pivarnik, and Karin Pfeiffer publicaron una estudio de intervención en la que se examinaron las asociaciones entre el entrenamiento de fuerza y los posibles efectos negativos que pudiera ocasionar.

El estudio consistió en dividir a una muestra de 284 mujeres en 3 grupos: 1) mujeres que combinaron el entrenamiento aeróbico con el entrenamiento de fuerza, 2) mujeres que realizaron sólo ejercicio aeróbico durante el embarazo, y 3) mujeres que no realizaron ninguna actividad física.

Las variables que tuvieron en cuenta fueron:

– diabetes mellitus gestacional

– preeclampsia / hipertensión gestacional

– peso de la madre al término del embarazo

– semanas de gestación/ parto prematuro

– tipo de parto.

Los resultados fueron:

El grupo de mujeres que sí practico ejercicio de fuerza presentó una prevalencia significativamente menor en Diabetes gestacional y en trastornos hipertensivos, en comparación a los otros dos grupos. Así como una menor ganancia de peso de la madre al término del embarazo probablemente por la translocación de GLUT-4  y la reducción de una posible resistencia a la insulina(7-8). No hubo diferencias significativas en el riesgo de parto prematuro, el tipo de parto, o las semanas de gestación.

Así pues, y basándonos en los diferentes artículos consultados desde FisioFit Woman consideramos que el ejercicio de fuerza debe incluirse dentro de un programa de actividad física para la mujer embarazada.

Si deseas más información no dudes en consultar la formación que desde FisioFit Woman ofrecemos.

www.fisiofitwoman.com

info@fisiofitwoman.com

Autora:

Irene Fernández

Fisioterapeuta y Psiconeuroinmunóloga

Especializada en Uroginecologia, Obstetricia y Fisiosexologia

Máster en Nutrición Humana y Salud

Profesora colaboradora Fundación Universitaria del Bages, FUB Manresa

Co-directora y co-fundadora de FisioFit Woman

Bibliografia

1. Evenson KR, Savitz DA, Huston SL. Leisure-time physical activity among pregnant women in the US. Paediatr Perinat Epidemiol. 2004;18(6):400–407

2. American College of Obstetricians and Gynecologists. Exercise During Pregnancy [Brochure], American College of Obstetricians and Gynecologists, Ed. 2003: Washington D.C.

3. White E, Pivarnik J, and Pfeiffer K. Resistance Training During Pregnancy and Perinatal Outcomes. Journal of Physical Activity and Health. 2014; 11, 1141-1148

4. Clapp JF, 3rd. A clinical approach to exercise during pregnancy. Clin Sports Med. 1994;13(2):443–458.

5. Shangold MM. Exercise during pregnancy: current state of the art. Can Fam Physician. 1989;35:1675–1680.

6. Barakat et al. Influencia del ejercicio físico en el tercer trimestre de embarazo sobre el comportamiento cardiocirculatorio de la unidad materno-fetal. Rev Andal Med Deporte. 2010; 3(2):47-51

7. Tobias DK, Zhang C, van Dam RM, Bowers K, Hu FB. Physical activity before and during pregnancy and risk of gestational diabetes mellitus: a meta-analysis. Diabetes Care. 2011;34(1):223–229.

8. Dye TD, Knox KL, Artal R, Aubry RH, Wojtowycz MA. Physical activity, obesity, and diabetes in pregnancy. Am J Epidemiol. 1997;146(11):961– 965.

www.fisiofitwoman.com

¡Suscríbete a nuestra Newsletter para estar al día de nuestras novedades y recibe un guión de buenas prácticas para el último mes de embarazo!