Parto orgásmico: ¿realidad, ficción o tabú?

Parto orgásmico: ¿realidad, ficción o tabú?

 Os presentamos a María Viñas Burgos Psicóloga y antropóloga, una de nuestras docentes del Curso Superior Universitario en Actividad Física y Salud Perinatal online

Parto orgásmico: ¿realidad, ficción o tabu? Un tema fastinate a la vez que oculto o incluso controverso.

El pasado julio tuve el placer de participar en la semana de la erótica de Barcelona. Una amiga ponente pensó que introducir el tema del parto orgásmico serviría para normalizar un poco la idea de que el parto en nuestra especie forma parte de la sexualidad de la mujer y contribuir así a proponer líneas de pensamiento sobre el placer relacionadas con la maternidad. La intención era generar un nuevo debate que no se había planteado hasta la fecha en las ediciones anteriores: hablar sobre el placer sexual relacionado con el embarazo, el parto y la lactancia.

Nos centramos en el parto, por ser el momento que más relacionamos con el dolor de todo el proceso y consensuamos llamar al taller “Parto orgásmico: ¿realidad, ficción o tabú? En ese momento ya hacía tiempo que tenía suficiente información y casos como para asegurar que de lo que hablaba no era nada descabellado, y es que ya en los diarios de Bartolomé de Las Casas, éste contaba como las mujeres en el Caribe hace 500 años parían sin dolor. Había leído con admiración a Casilda Rodrigañez para aprender más sobre el tema y había entendido la estrecha relación entre el placer y el dolor en el parto, y sobretodo había aprendido mucho sobre la fisiología del útero, su funcionamiento y sus receptores de oxitocina.Parto orgásmico: ¿realidad, ficción o tabú?

Pero sabéis, nos dimos cuenta, ante la poca afluencia de gente (comparada con las actividades posteriores) de que efectivamente nadie quería saber cómo una mujer puede sentir placer sexual durante el alumbramiento de un bebé. Y ahí está, el tabú. La experiencia reafirmó sin duda que es un tabú. O sea, seguíamos relacionando el placer propio de la sexualidad de la mujer sólo con el sexo, con las relaciones sexuales, y nos estábamos olvidando de nuevo de que es mucho más, y de que no siempre pasa por una estimulación sexual. Así comprendimos que entender el nacimiento de un bebé como un estímulo sexual conlleva la negación de la posibilidad del placer, y por ende, lo que se tiene que dar es el dolor.

Aquí podéis ver el parto de Amber, una de las historias del documental “Orgasmic Birth: the best kept secret” dirigido por Debra Pascali-Bonaro en 2008:

Debo decir que disfrutamos mucho con los asistentes, y todos ellos se sorprendieron, no sólo del hecho que hay mujeres que experimentan sensaciones de placer durante el parto (con o sin orgasmo se considera “parto orgásmico” aquel parto en el que la mujer da a luz con sensaciones placenteras en alguna de las fases del parto) sino también de cómo era posible que no hubieran escuchado nada antes sobre el tema, pensando que ni siquiera era algo que podría suceder. Siendo un fenómeno escaso, y con la violencia obstétrica que sufren algunas mujeres en las salas de parto, parir con placer se convierte en algo que no se puede contar a otras mujeres, que se oculta y que incluso se puede vivir con vergüenza bajo la religión judeo-cristiana y así, entendemos que no tengamos socialmente constancia de ello ni referentes culturales.

Por otro lado, se dieron cuenta que quedó en evidencia lo poco que sabemos en general sobre el suelo pélvico y el orgasmo femenino más allá de la dicotomía vagina-clítoris. Ay el útero… ¡ese gran desconocido fuente de placer! Y es que el orgasmo se inicia en el útero, con sus contracciones, las mismas que se necesitan para dilatar durante el trabajo de parto. En palabras de Rodrigañez (2009) “así pues, el parto orgásmico no lo produce el roce de la cabeza del feto en la vagina, y todavía menos es ‘un eufemismo del dolor’. El parto orgásmico se produce porque el propio movimiento del útero es en sí mismo productor de placer, siempre que los músculos funcionen acompasadamente, según el proceso sexual normal; que es lo que sucede cuando el parto se produce de forma natural y se activa según la forma establecida filogenéticamente, por el sistema sexual de la mujer.”

Así pues, como podemos las mujeres parir con placer si ni siquiera podemos imaginar nuestro cuello del útero abriéndose placenteramente, si nos resulta abrumador o incluso nos genera rechazo pensar que durante el nacimiento del bebé se pueda experimentar un orgasmo. ¡Pero si los bebés vienen de las relaciones sexuales! Sabemos que el sexo con placer, y el orgasmo en concreto beneficia la concepción de un bebé, ¿por qué no iba a facilitar también su salida al mundo?.

Las corrientes antropológicas más estructuralistas nos dirían que es imposible experimentar algo que no podemos creer que pueda suceder ya que no está en nuestro inconsciente esa opción, no está en nuestro imaginario colectivo y si no tenemos esa ventana…nunca podrá ser abierta para contemplar la luz de la luna en el exterior.

Me gustaría aclarar que, aunque sea un tema apasionante, que necesita de mucha conciencia y normalización para que pueda dejar de ser un tabú, esto no significa, ni mucho menos que ahora las mujeres debamos parir con placer. ¡Sólo faltaría, no sólo ser estupendas y buenas madres sino que encima no vale sentir dolor pariendo! No. El tema no es añadir una carga más a lo que significa la maternidad, ni al imaginario de ser mujer, ni se trata de decir a las mujeres como deben parir ni de generar expectativas y frustraciones. Se trata de entender que en unas condiciones determinadas, en un ambiente cuidado, en un entorno seguro y bajo el entendimiento de lo que es un parto fisiológico, se puedan vivir sensaciones diferentes al dolor como algo normal y de que esas sensaciones se puedan disfrutar libremente si así le apetece a la mujer que está de parto. Intentamos crear conciencia con ciencia, romper tabús y entender la necesidad de dar espacios al conocimiento del cuerpo, del parto y de la experiencia subjetiva de la mujer.

En el próximo post me gustaría presentaros a Clara Domingo, psicóloga y doula, quién me habló por primera vez sobre el parto orgásmico, de ella comentaremos una parte de la entrevista que presentaré en el módulo de Psicología y Antropología del parto en el marco del Curso Superior Universitario en Actividad Física y Salud Perinatal. A partir de ahí tendremos la oportunidad de conocer más sobre las condiciones ambientales, emocionales y culturales para que se pueda dar un parto placentero, y veremos como el parto es algo más que fisiología, es un acto cultural.

De mientras os recomiendo fervientemente leer a Casilda, encontráis mucha información aquí: https://sites.google.com/site/casildarodriganez/ o echarle un vistazo al blog de Carla Trepat, autora del cuento “El tesoro de Lilith”, un cuento sobre la sexualidad, el placer y el ciclo menstrual y que encontráis aquí:
https://eltesorodelilith.com

 Referencias:

Rodrigañez Bustos, C. Pariremos con placer. Ediciones Crimentales; 2009

Autora

María Viñas Burgos

Licenciatura en Psicología por la Universitat Ramon Llull Blanquerna.
Estudios en Psicología en la Pontificia Universidad Católica de Santiago de Chile (2007-2008).
Grado en Antropología Social y Cultural por la Universidad de Barcelona (2009-Actualidad).
Estudios en Antropología Social y Cultural en la University of Copenhaguen (2011-2012).
Curso de Experto Universitario en Psiconeuroinmunología Clínica i Evidencia Científica por Regenera (2014-2016).
Formación en Salud Mental Perinatal por Terra Mater (2015-2016).
MBCT (Mindfulness-Based Cognitive Therapy). Programa de la Universidad de Toronto por Estudios Contemplativos Barcelona (2015-2016).
Terapeuta EMDR Nivel I por la Asociación EMDR España.

Anímate a subir a nivel experto en tus conocimientos. Las mamás y bebés lo merecen. Clica aquí para informarte de nuestros cursos. Ya están abiertas las inscripciones para la versión ON-LINE que empieza Octubre 2016.

Más información en :

www.fisiofitwoman.com

info@fisiofitwoman.com

¡Suscríbete a nuestra Newsletter para estar al día de nuestras novedades y recibe un guión de buenas prácticas para el último mes de embarazo!

Pérdida de virginidad después del parto

Pérdida de virginidad después del parto

No se habla mucho de “la pérdida de la virginidad” después del parto. Por lo general, una mamá, tras dar a luz, tendrá visita con el ginecólogo o con la comadrona una vez pasada la cuarentena. A nivel sexual, si la mamá pregunta, ya que muchas no lo hacen, le dirán que puede reanudar la actividad sexual, probablemente le den consejos sobre los anticonceptivos y le comenten que si nota sequedad utilice lubricantes durante las relaciones. Nada más.

Es muy necesario ofrecer un espacio donde las mamás se sientan cómodas hablando de sexo. En los grupos de postparto y de crianza el tema sexo siempre tiene mucho éxito.

Así que al haber trabajado con cientos de mujeres después del parto y después de haber tenido dos bebés (y por tanto haber perdido la virginidad después del parto varias veces) puedo ofreceros un par de ideas de cómo enfocar el tema sexo en el postparto.

En primer lugar, la primera vez después del parto que se hace el amor, suele ser un momento impactante para la mayoría de las mujeres. Muchas nos sentimos como si fuéramos vírgenes de nuevo, nos sentimos aprehensivas y preocupadas por si hará daño y no sabemos cuándo será el momento adecuado. Dado que es un gran momento para nosotras, necesitamos que nuestras parejas lo transformen en un momento especial y nos ayuden a sentirnos cómodas y relajadas.

Supongo que estos consejos están dirigidos principalmente a los hombres pero me atrevería a decir que las parejas femeninas deberían tener en cuenta casi las mismas cosas para tener éxito en la cama con las mujeres postparto.

Regla nº1:  Asume desde el principio que pasará mucho tiempo antes de volver a tener relaciones sexuales. Con esto no quiero decir que pienses que tendrás relaciones sexuales una vez cada cuatro meses, sino que probablemente no se darán con tanta frecuencia como antes o cómo tú querrías (y eso si sólo hay un hijo ya que si hay dos o más…añade 3 meses más…). Si ocurre más pronto considera que es un bonus! Hay mujeres (no muchas) que tienen ganas de sexo ya durante la cuarentena (también es normal aunque no tan típico).

Regla nº2: Cuida la comunicación. Confía que la vida sexual está en transición y volverá a ser satisfactoria. Tened paciencia. Presionar a la mujer para relaciones sexuales cuando no se siente preparada sólo empeorará la situación.

Regla nº3: Riega tu pareja con afecto, ternura y cariño sin esperar a tener sexo. Después del parto a menudo la autoestima de la mujer puede estar baja ya que aún nos estamos acostumbrando a nuestros nuevos cuerpos y procesando el cambio. Ser amable y cariñoso llena nuestro tanque de amor a toda prisa.

Regla nº4: Comunicar honestamente. Dile que la deseas, pero que no quieres que sienta presión por sexo. Si no hay comunicación es fácil interpretar la falta de “intentos” como un “ya que no me encuentra atractiva”, pero si pides sexo, entonces nos sentimos empujados y nos ponemos nerviosos. Así que lo mejor es hablar con ella para que no se siente atacada.

Regla nº5: Haz todo lo posible para asegurar que la mamá pueda ¡descansar! Esto triplica tus posibilidades de sexo. Esto significa conseguir ayuda para la limpieza, cocinar, etc y asegurarse de que mamá pueda tener siestas.

Pérdida de virginidad después del parto

Regla nº6: El evento principal. Cuando los planetas se alinean y todos los niños están durmiendo la siesta al mismo tiempo, y el sexo es una posibilidad, entender que la mente de la mamá va a estar atenta a posibles llantos del bebé. Es difícil para ella centrarse 100% en ti, pero ella no puede evitarlo. Es su cerebro. Es sano y no quiere decir que no quiera estar contigo. Acepta que es así y está bien así.

Regla nº7: Usar gran cantidad de lubricante. Es mejor buscar un lubricante natural ya que la vagina es mucosa y permite absorción de químicos de lubricantes sintéticos. Yo los compro de www.highernature.co.uk.

Regla nº8: Ir lento y asegurarse de que ella esta preparada antes de la penetración. Quizás sería bueno tener algunos encuentros sexuales sin penetración, o quizás usando los dedos. Es importante que la experiencia no sea dolorosa para ella (es normal que sea algo incómodo las primeras veces).

Regla nº9: No pasa nada si el bebé está en la habitación. No se va a traumatizar. Tampoco pasa nada si esta en otra habitación pero la mamá estará escuchando y posiblemente será más difícil para ella concentrar en el sexo o no.

Regla nº10: Mujeres, ya sé que es complicado tener tiempo para nosotras pero ayuda a tener relaciones sexuales placenteras con la pareja si antes te has masturbado. Así conoces tus genitales y tu cuerpo postparto y conectas contigo misma. También te dará seguridad si te has podido masturbar sin dolor y te ayudará a estar más relajada cuando estés con tu pareja.

Regla nº11: Mujeres, es posible que los orgasmos sean diferentes después de tener bebés. Algunas mujeres los “pierden” por un tiempo pero no te preocupes, ya que por lo general vuelven. Otras notan falta de sensibilidad u orgasmos no tan potentes. Algunas mujeres afortunadas salen de los partos multiorgásmicas! Por lo tanto, no te preocupe si las cosas son muy diferentes. A medida que el suelo pélvico se vaya recuperando se obtendrán más sensaciones. A menudo, cuando la regla regresa y cuando la lactancia ya no es exclusiva, la calidad de la vida sexual mejora (y entonces los bebés suelen ser más grandes y no estamos tan privadas de sueño y de tiempo).

Regla nº12: Todas las mujeres tendrían que visitar un fisioterapeuta del suelo pélvico después de parir. Especialmente si hay dolor persistente durante el sexo pasadas las primeras veces. Son múltiples los beneficios que se pueden conseguir.

Nuestra vida sexual es increíblemente importante para una salud óptima y para sentirnos conectadas a nuestras parejas. El contacto es esencial para la vida. Después de pasar los primeros meses de postparto es importante priorizar esta conexión con nuestra pareja. Hay muchas maneras de conectar y no es siempre necesario sexo con penetración tampoco. La clave es encontrar una manera que los dos sientan que sus necesidades están (más o menos) cubiertas (pero aceptar que en los primeros años de vida de los hijos, las madres y los padres raramente tienen sus necesidades completamente cubiertas; aun y así todo está bien) sin añadir estrés y presión la mamá recién parida. La clave es comunicarse abiertamente con la pareja y recordar que os queréis y que con el paso del tiempo todo vuelve a su sitio y la vida sexual irá mejorando.

Más información en :

www.fisiofitwoman.com

info@fisiofitwoman.com

Autora:
Kaisa Tuominen
Licenciada en Ciencias del ejercicio físico
Coach Perinatal
Máster en Educación y Prevención de Salud
Directora de Mamás en Forma – Mare radiant

¡Suscríbete a nuestra Newsletter para estar al día de nuestras novedades y recibe un guión de buenas prácticas para el último mes de embarazo!

En suelo Firme

EN SUELO FIRME

Hoy tenemos la suerte de entrevistar a En suelo firme portal web especializado en el cuidado del suelo pélvico que tras casi un año y medio desde su creación ya recibe unas 6000 visitas diarias.

Primero de todo agradecerte que colabores con nosotras en el blog de FisioFit Woman.

Sois un tándem de tres mujeres, ¿Cómo nace En Suelo Firme?

¿Conocéis esa expresión de “los planetas se alinean”, verdad? Pues algo parecido nos ocurrió a nosotras.

En Suelo Firme somos María, experta en Marketing y madre de dos hijos que ha sufrido en primera persona –y superado- una disfunción de suelo pélvico; Laura, fisioterapeuta especialista en Pelviperineología, y Pilar, enfermera y matrona, supervisora de partos del Hospital de Manacor.

María es el nexo entre nosotras tres y es quien, tras sufrir en primera persona una disfunción de suelo pélvico y pasarlas canutas buscando información y especialistas que le ayudaran a superarlo, tuvo la idea de unir nuestra energía, vocación y profesionalidad en una plataforma web dedicada en exclusiva a la salud del suelo pélvico y en la que, de forma fácil y didáctica, hombres y mujeres pudieran acceder a información de calidad y consejos profesionales, para prevenir y/o superar sus problemas perineales.

Ante un proyecto tan atractivo, Laura y Pilar no se lo piensan dos veces y se embarcan en En Suelo Firme, manteniendo en paralelo su actividad sanitaria como fisioterapeuta y matrona, respectivamente.

¿Cuál es la importancia del cuidado del suelo pélvico en la mujer?

Cuidar el suelo pélvico es necesario para que este conjunto de músculos, junto a otros elementos, que cierran la pelvis en su parte inferior, pueda llevar a cabo las importantes funciones para las que está diseñado. Funciones que, a menudo, pasan desapercibidas en nuestro día a día hasta que no aparece el problema, la disfunción.

Un sencillo ejemplo: nuestros dientes tienen la función de masticar el alimento y no es preciso quedarnos desdentadas para tomar conciencia de lo necesarios que son, ¿verdad? Sin embargo, con el suelo pélvico no ocurre así.

Es muy frecuente que la mujer empiece a preocuparse y ocuparse del cuidado de su suelo pélvico una vez que siente que alguna de esas funciones (desconocidas para la mayoría) está fallando:

  • La continencia: de orina, de gases, de heces.
  • El sostén de los órganos pélvicos (vejiga, útero, recto), con el consiguiente descenso, o incluso salida al exterior, del órgano, lo que llamamos prolapso.
  • La función sexual, con la aparición de anomalías como el dolor en las relaciones, la dificultad o imposibilidad del coito, las alteraciones de la sensibilidad, la dificultad para llegar al orgasmo, etc.

Además, el suelo pélvico juega un papel importante en el parto, lo que sería una cuarta función, la reproductiva: cuando la mujer posee unos músculos perineales en buen estado (con su tono, fuerza y flexibilidad adecuados) y cuenta con una adecuada propiocepción de los mismos (sabe dónde están, cómo se contraen y cómo se relajan, y lo puede hacer a voluntad), esto ayuda al bebé a rotar su cabecita en el canal del parto, desencadenando el reflejo uterino de eyección fetal; y, junto a la libertad de movimiento y una postura de expulsivo adecuada, facilita la progresiva distensión del periné para que el bebé salga al exterior, minimizando desgarros y episiotomías.

EN SUELO FIRME

Y, si una mujer quiere empezar a cuidar su suelo pélvico, ¿Cómo puede empezar a cuidarlo?

En primer lugar, necesita conocer qué es el suelo pélvico y para qué sirve, es decir, las funciones de las que hablábamos hace un momento.

Después, aprender a localizarlo, sentirlo, saber cómo se contrae y cómo se relaja, y ser capaz de hacerlo a voluntad.

En tercer lugar, saber cuáles son los hábitos perjudiciales para el suelo pélvico y empezar hoy mismo a evitarlos. Me refiero a factores de riesgo como el sobrepeso, la tos crónica, los deportes de impacto (correr, saltar), las hiperpresiones abdominales en general (y los ejercicios abdominales clásicos en particular), el estreñimiento, etc.

Y, en cuarto lugar, entrenarlo de manera global y específica con las diversas técnicas disponibles en la actualidad: ejercicios de suelo pélvico, trabajo adecuado del core, corrección postural, Hipopresivos, Reeducación Propioceptiva Pelviperineal; y los diferentes recursos a nuestro alcance: biofeedback, electroestimulación, ejercitadores Kegel, etc.

Además, esa mujer que decide empezar a cuidar su suelo pélvico, debe averiguar si se encuentra en una etapa de riesgo para su salud pelviperineal, como lo son por ejemplo el embarazo, el posparto, la menopausia, el periodo pre y postquirúrgico tras una intervención abdominal (histerectomía, cirugías digestivas, operaciones de prolapso, etc). Si es así, lo más recomendable es acudir a un Fisioterapeuta especialista en este campo, para que valore el estado concreto de esa mujer y le ayude a diseñar un plan de tratamiento específico.

El entrenamiento de los músculos del suelo pélvico es clave para la prevención y tratamiento de muchas disfunciones que pueden aparecer en la vida de una mujer, ¿existe algún autotest para conocer cuál es el estado del suelo pélvico?

Por lo general, no somos partidarias de fomentar el autodiagnóstico a través de tests online o Apps, pues en primer lugar creemos que son los profesionales sanitarios quienes están capacitados para entrevistar, valorar y diagnosticar y, una vez hecho esto, poder prescribir los planes preventivos y/o terapéuticos.

Por otra parte, la salud del suelo pélvico es algo complejo y global que depende de varios factores, no simplemente de unos músculos concretos y aislados que haya que fortalecer o tonificar.

Esta zona de nuestro cuerpo, además de recibir muchas presiones, funciona de manera coordinada con otras, como por ejemplo el diafragma, uno de los músculos más potentes del cuerpo, y si la relación entre ellos no es la adecuada, por mucho que ejercitemos los músculos del suelo pélvico, no lograremos su funcionamiento correcto.

En cualquier caso, podríamos citar una serie de cuestiones que, de ser respondidas afirmativamente, podrían sugerir a la mujer que necesita acudir a un profesional sanitario.

  • ¿Orinas más de 7 veces al día?
  • ¿Necesitas levantarte por la noche para orinar?
  • ¿Las ganas de hacer pis son imperiosas y sueles apresurarte al WC?
  • ¿Necesitas hacer esfuerzos para retener la orina, los gases o las heces?
  • ¿Se te escapa la orina (o gases/heces) al toser, reír, saltar, correr, coger pesos…?
  • ¿Sueles orinar “por si acaso” habitualmente?
  • ¿Se te escapa alguna vez la orina sin darte cuenta?
  • ¿Sientes pesadez vaginal al final del día?
  • ¿Has notado que sobresalga algo anormal por la vagina?
  • ¿Percibes ruidos vaginales al hacer ejercicio o mantener relaciones sexuales?
  • Tras darte un baño (piscina, bañera, mar…), ¿has sentido que, pasado un rato, salía agua de la vagina?
  • ¿Has tenido un parto vaginal?
  • ¿Te practicaron una episiotomía y/o utilizaron fórceps/ventosa?
  • ¿Sientes dolor en las relaciones sexuales?
  • ¿Te cuesta alcanzar el orgasmo o crees que su intensidad ha disminuido?
  • ¿Realizas esfuerzos para defecar?
  • ¿Tu madre, abuela, hermanas… han tenido/tienen problemas de suelo pélvico?
  • ¿Sufres cistitis repetitivas?
  • Realizas o has realizado durante tiempo prolongado actividad física de impacto o hiperpresiva (correr, saltos, abdominales tradicionales, crossfit, etc.)

Una pregunta que nos hacen bastante los alumnos en los cursos que impartimos sobre Actividad física y salud en la mujer, ¿Cómo puede influenciar la actividad física en la salud pélvica de la mujer?

Nadie pone en duda los múltiples beneficios que se derivan de la actividad física, pero en el caso de la mujer (y más si esta presenta ya alguna alteración perineal) hemos de prestar especial atención al tipo de ejercicio que incluimos en los planes de entrenamiento.

No hay que demonizar ningún deporte, porque todo dependerá de quién lo realiza, cómo lo realiza y por qué lo realiza. No nos gusta generalizar, y es que no le diremos lo mismo a la atleta que vive del running, que a la chica sedentaria que ha decidido empezar a correr para quitarse unos kilos de encima. La primera tendrá que seguir corriendo pero le enseñaremos a compensar el impacto en su suelo pélvico y vigilaremos el resto de factores de riesgo; a la segunda le propondremos otro tipo de entrenamiento aeróbico para perder peso y, además, le enseñaremos a tonificar y fortalecer su core y su suelo pélvico.

Parece increíble, pero todavía hoy en día existen profesionales que recomiendan a las mujeres realizar ejercicios y deportes lesivos para el suelo pélvico sin enseñarles cómo compensar los daños.

Y por último e introduciendo una entrada que tenemos pendiente de publicar en el blog. Suelo Pélvico y sexualidad, ¿Qué me dices?

En primer lugar, que la función sexual, como hemos visto antes, es una de las importantísimas funciones del suelo pélvico, de modo que, si queremos disfrutar de una vida sexual plena, es preciso que nuestros músculos –y el resto de componentes del suelo pélvico- estén en las mejores condiciones posibles.

Y precisamente, uno de los mejores ejercicios para entrenar la musculatura perineal, es el orgasmo, como explicamos en este artículo del blog de En Suelo Firme: http://www.ensuelofirme.com/uno-de-los-mejores-ejercicios-de-suelo-pelvico-el-orgasmo

Así que, si estás leyendo esto y crees que la calidad de tus relaciones sexuales podría estar viéndose afectada por alguna alteración en tu suelo pélvico, no lo dudes y deja de lado prejuicios y tabúes: la mayoría de las disfunciones perineales pueden superarse.

Muchas gracias chicas de En Suelo Firme

Laura Rojas
Fisioterapeuta especialista en suelo pélvico, coautora del blog de En Suelo Firme.
Twitter: @ensuelofirme

 

Más información en :
www.fisiofitwoman.com

info@fisiofitwoman.com

¡Suscríbete a nuestra Newsletter para estar al día de nuestras novedades y recibe un guión de buenas prácticas para el último mes de embarazo!

LAS BOLAS CHINAS Y EL SUELO PÉLVICO

Las bolas chinas y el suelo pélvico

¿Qué te viene a la cabeza cuando te dicen bola china?

Es probable que la respuesta a esta pregunta haya variado en los últimos años. Inicialmente se creía que la utilización de las bolas chinas era una cuestión relacionada con el placer sexual. En la última década la función de las bolas chinas ha evolucionado y se sabe que son de gran ayuda en el tratamiento de la incontinencia urinaria, en el entrenamiento de la musculatura del suelo pélvico…

El entrenamiento de la musculatura del suelo pélvico es clave en el tratamiento de diferentes disfunciones urogenitales como la incontinencia urinaria, la hiposensibilidad sexual… Si quieres recordar la importancia del entrenamiento del suelo pélvico haz click aquí

El objetivo de hoy es conocer cómo funcionan las bola chinas, indicaciones y contraindicaciones, la manera más eficiente de usarlas…

Vamos por el principio,¿Qué es una bola china?

Es un dispositivo formado por dos bolas unidas o no. Cada bola está compuesta por una esfera más grande y hueca que en su interior contiene otra más pequeña. Están pensadas para introducirse en la vagina. Cuando la mujer camina o está en movimiento, estas dos bolas chocan y producen una vibración que se transmite a las paredes de la vagina. Está vibración provoca una contracción continua e involuntaria de músculos que están a su alrededor aumentando la circulación sanguínea, la lubricación y el tono muscular.

Las bolas chinas están indicadas en…
Las indicaciones las podemos dividir en dos categorías:

Las bolas chinas y el suelo pélvico

Las bolas chinas están contraindicadas en…

No todas la mujeres pueden o deben usar las bolas chinas.

Esta contraindicado en mujeres que presenten un exceso de tono de la musculatura. Una señal que puede indicar ese exceso de tono puede ser cuando la  mujer refiera dolor durante la penetración que no cede o que incluso aumenta durante la misma.

Además no es demasiado recomendable su uso en:

  • durante la gestación y mucho menos sin indicación médica, por aquello de ” voy a prevenir…”
  • en la cuarentena
  • ante infecciones genito-urinarias
  • conjuntamente con un tampón o copa menstrual
  • si aparece dolor durante su utilización

Y las bolas chinas,¿Cómo las uso?

La(s) bola(s) se introducen en la vagina. Si se utiliza lubricante de base acuosa la inserción es más cómoda y fácil.

El mecanismo de las bolas chinas permite diferentes opciones de utilización. Es importante que el cordoncillo sobresalga de la vagina para poder extraerlas.

Para que la o las bolas sean eficaces, la mujer debe estar en movimiento. El movimiento hará que las bolas chinas vibren y así los músculos de la vagina se activaran aumentando el tono.

Aunque no es necesario realizar contracciones con las bolas puestas, se pueden añadir algunas series de trabajo de contracción voluntaria. Recuerda, hay ciertos errores que no se deben cometer al contraer el suelo pélvico, te los recordamos aquí

Nuestra recomendación en cuanto a si utilizo dos o una dependerá mucho de la valoración que previamente haya hecho el fisioterapeuta especializado en suelo pélvico. Normalmente se empieza por una bola grande de poco peso, una más pequeña con un peso mayor y así hasta poder soportar las dos bolas con un peso óptimo.

Casi todas las recomendaciones nos dicen que se deben llevar puestas 15 minutos aunque yo debo deciros que difiero bastante de esta opinión. Algunas mujeres no las soportan más de 3 minutos. En un próximo blog os explicaré cuál es mi manera de trabajar cuando prescribo la utilización de la(s) bola(s) chinas. Hay casos en los que la utilización de las bolas es una estrategia de tratamiento de segundo nivel. Eso sí, en menos de un mes cuando la indicación es correcta ya se pueden apreciar resultados.

Las bolas chinas y el suelo pélvico

Y por último, ¿Cómo limpio las bolas chinas?

Agua y jabón de pH neutro, así de sencillo. Secarlas bien y guardarlas en una bolsita de tela( nunca de plástico) para evitar que se ensucien de polvo.

En el siguiente enlace descubrirá el protocolo que utilizo en consulta sobre el uso de las bolas chinas. Consúltalo aquí

Además, recuerda que en FisioFit Woman tenemos formación específica sobre Actividad Física y Salud  en el Postparto. Aprende cómo y cuando programar y progresar la actividad física en la mujer en su etapa post parto. Descubre más sobre el curso aquí

Y recuerda que si lo prefieres puedes formarte a tu ritmo y desde casa gracias a la formación on-line que te ofrecemos. Destaca en tu profesión y  formándote desde casa aquí

Más información en :

www.fisiofitwoman.com

info@fisiofitwoman.com

Autora

Irene Fernández Centellas

Fisioterapeuta y Psiconeuroinmunóloga
Especializada en Uroginecologia, Obstetricia y Fisiosexologia
Máster Oficial en Nutrición Humana y Salud
Profesora colaboradora Fundación Universitaria del Bages, FUB Manresa
Co-directora y co-fundadora de FisioFit Woman

¡Suscríbete a nuestra Newsletter para estar al día de nuestras novedades y recibe un guión de buenas prácticas para el último mes de embarazo!

SEXO Y EMBARAZO

Sexo y embarazo, Y ahora en el embarazo ¿podré tener sexo?

Muchas parejas  se preguntan cuestiones relacionadas con sexo durante el embarazo,“¿Cómo influenciará el embarazo a nuestra sexualidad?”, “¿será seguro?”, ¿lo notará el bebé?.

Durante embarazo, el deseo sexual de la pareja puede aumentar, disminuir e incluso no modificarse. Generalizando podemos decir que las embarazadas reaccionan de dos maneras. Algunas se sienten más femeninas, más atractivas y viven el embarazo desde la sensualidad y, otras, sin embargo, el cansancio, la ganancia progresiva de peso, la incertidumbre y las hormonas hacen que el deseo disminuya.

La influencia de las hormonas a lo largo de la gestación hace que se modifique el deseo sexual. La vagina se flexibiliza, está más lubricada, los senos están más sensibles… factores que pueden aumentar el libido durante el embarazo positiva o negativamente.

La respuesta sexual puede variar a lo largo de los trimestres de gestación. En el primer trimestre, algunas mujeres por los vómitos, las náuseas, el cansancio y/o el miedo a la relación sexual, refieren disminución del deseo sexual. Si esto es así, tiende a normalizarse en el segundo trimestre. En el segundo trimestre, la mujer embarazada recupera la energía y las ganas de sexo. Algunas mujeres hablan de desinhibición. ¿Y en el tercer trimestre? En el tercer trimestre del embarazo la imaginación debe volar. Los cambios morfológicos son muy marcados y algunas posturas antes utilizadas quizás ahora resulten incómodas. ¡Creatividad!.

¿ Y qué le pasará al bebé? El líquido amniótico y la bolsa protegen al bebé. Lo único que el bebé notará serán las buena sensaciones que la mamá tendrá.

La actividad y las relaciones sexuales durante la gestación siempre y cuando no haya dolor, malestar, hemorragias, etc… y existan ganas de sexo en la pareja, deben tratarse con normalidad.

¡A disfrutar!    sexo y embarazo

En FisioFit Woman apostamos por la formación de profesionales de la salud y del ejercicio físico para el tratamiento y seguimiento de la mujer embarazada y en su postparto.

Conoce más sobre nosotros aquí y descubre la formación que hemos diseñado en el siguiente enlace

Referencias

Rodríguez M, Ramón E. Características y evolución del patrón sexual de la mujer embarazada. Enfermería Global [revista en Internet] 2013

Piñero Navero S, Alarcos Merinio G, Arenas Orta MT, Jiménez Iglesas V, Ortega Ballesteros EM, Ramiro Figueroa MJ. Características y modificaciones de la sexualidad durante el embarazo. NURE Investigación [revista en Internet] 2011

Autora

Irene Fernández Centellas
Fisioterapeuta y Psiconeuroinmunóloga
Especializada en Uroginecologia, Obstetricia y Fisiosexologia
Máster Oficial en Nutrición Humana y Salud
Profesora colaboradora Fundación Universitaria del Bages, FUB Manresa
Co-directora y co-fundadora de FisioFit Woman

¡Suscríbete a nuestra Newsletter para estar al día de nuestras novedades y recibe un Guión de Buenas Prácticas para el Último mes de Embarazo!

FISIOSEXOLOGíA, ¿CÓMO PUEDE AYUDARTE EN TU SALUD SEXUAL?

Fisiosexología, ¿Cómo puede ayudarte en tu salud sexual?

El informe de la Organización Mundial de la Salud (OMS) sobre sexualidad fechado en Guatemala en 2001 define la sexualidad como Un aspecto central del ser humano, a lo largo de su vida. Abarca al sexo, las identidades y los papeles de género, el erotismo, el placer, la intimidad, la reproducción y la orientación sexual. Se vive y se expresa a través de pensamientos, fantasías, deseos, creencias, actitudes, valores, conductas, prácticas, papeles y relaciones interpersonales. La sexualidad está influida por la interacción de factores biológicos, psicológicos, sociales, económicos, políticos, culturales, éticos, legales, históricos, religiosos y espirituales.

Podríamos definir tres dimensiones principales en relación a la sexualidad. La dimensión biológica, engloba aspectos que desde el punto de vista físico y orgánico tienen que ver con la expresión sexual. Integra la esfera somatosensorial que tras recibir la información elaboran la respuesta sexual. Encontramos el oído, el gusto, el tacto, el olfato y la vista además de los órganos genitales que a menudo han monopolizado la sexualidad en detrimento del placer proveniente de otras zonas corporales como la piel. La dimensión psicológica y social, facilitará y/o inhibirá nuestra respuesta sexual. Estará influenciada por diversos factores tales como el entorno, la educación, las emociones. Y por último la dimensión medioambiental, en los últimos años, algunos expertos señalan una nueva dimensión en la sexualidad, la medioambiental, movidos por la certeza de que los factores medioambientales influyen de manera clara en ella.

La función erótica es una función primitiva de socialización y de equilibrio tanto físico como psíquico. No está únicamente ligada a la práctica sexual. El bebé también desarrolla su función erótica, incluso el feto a nivel intrauterino tiene una sexualidad propia, hasta llegar a su madurez sexual. El sistema emocional juega un papel clave en su desarrollo.  Si está integrada social y educativamente, constituye un potente factor de cohesión social y de apertura  o expansión personal. En el desarrollo del individuo supone una motivación intrínseca para vivir y actuar con los otros, para cooperar con el fin de aumentar el nivel de gratificación personal y mutuo.

La función erótica es una función de equilibrio en la relación de la persona consigo misma. Se trata de una función de equilibrio corporal y emocional importante sobre el plano postural, somático y neurovegetativo. El conocimiento y aceptación de uno mismo depende en gran parte de esta función.

Así, vemos que la función erótica va en todas las direcciones jugando un papel  muy importante en el desarrollo global del individuo, no sólo en el desarrollo de la práctica sexual futura, sino en el desarrollo del sistema emocional, en los actos de socialización en los que viviremos todos los días, en la comunicación con nuestro entorno, e incluso en la manera de caminar o correr, de colocar nuestras extremidades…una comunicación no verbal.

La manera de funcionar de la función erótica está muy ligada a la secreción de dopamina y de serotonina en un contexto sexual.

La Dopamina está implicada en infinidad de mecanismos como la motricidad fina y la motivación intrínseca de hacer/actuar/reaccionar/estar despierto…

La motivación jugará un papel muy importante en el deseo. El acto sexual no se realiza sólo por ser una necesidad física o de descarga orgásmica, hay otros factores motivadores esenciales como la necesidad de unirse y conectarse, de abrazar y ser abrazado/a, de amar y ser amado/a, el deseo de sentirse seguro/a, o incluso de sentirse dominado/a o de realizar una conquista.

La Serotonina en algunas circunstancias puede participar en el dolor y en otras ser inhibitoria del mismo. En la relación sexual, cuando hay placer, generalmente aumenta la serotonina. El aumento de dopamina se acompaña del aumento de serotonina; si hay placer, la serotonina es antiálgica y si no hay placer, será lo contrario. Por tanto, el efecto de la serotonina depende muchísimo del efecto de la dopamina. Generalmente, la serotonina es una neurohormona que se asocia al bienestar.

Y la Fisiosexología, ¿como puede ayudarte en tu salud sexual?.

La Fisiosexología, iniciada en los años 1980 por el Dr. Marcel Caufriez, es una especialidad del ámbito de la fisioterapia. Comporta un conjunto de técnicas que pretenden armonizar la función erótica en el hombre y la mujer adultos con el fin de aumentar el rendimiento sexual y rehabilitarlo cuando es disfuncional. La fisiosexología debe dar respuesta a los problemas funcionales que no obedezcan a un factor psíquico u orgánico. Según  la  hipótesis  Fisiosexológica,  la  función  erótica  deja  atrás  las  fronteras  del  acto sexual y tiene una implicación en el equilibrio de la persona.

Forma  parte  de  las  Ciencias  de  la  Motricidad  (fisioterapia,  osteopatía,  terapias manuales…)  de  las  Neurociencias  (cognitivas,  emocionales,  …),  de  la  Erotología (Ciencia  que  estudia  el  amor  Físico  y  los  manuales  eróticos),  de  la  Semiótica sexual humana (estudio  de  los  comportamientos  relativos  a  la  especie  humana, particularmente los signos ligados a la comunicación no verbal), de la Haptica (o estudio del  comportamiento  del  contacto  y  las  sensaciones  sensitivas,  motriz  y  emocional  del tacto  activo)  y  de  la  Antropología  sexual  (Ciencia  que  estudia    las  costumbres, tradiciones  y  ritos  en materia  de  sexualidad en las  diferentes  sociedades  humanas    a través de los siglos).

Al armonizar la función erótica se consigue aumentar el rendimiento sexual desde el aspecto cualitativo de las relaciones sexuales en aquellas personas o parejas que presenten malestar en la práctica sexual aumentando el nivel de gratificación personal y mutuo.

Las disfunciones más frecuentes que encontramos en la consulta :

  • trastorno del deseo sexual (deseo sexual hipoactivo, trastorno por aversión al sexo),
  • trastorno de la excitación (trastornos de la excitación sexual en la mujer y de la erección en el hombre),
  • trastornos del orgasmo (disfunción orgásmica femenina disfunción orgásmica masculina y eyaculación precoz),
  • trastornos sexuales por dolor (dispareunia superficial o profunda, vaginismo)

La metodología y el tratamiento a aplicar a cada paciente se determina a partir de diversos tests específicos (test de nivel cognitivo, neurovegetativo, pubo-vaginal, etc.…) algoritmos asociados a cada disfunción, aplicación de escalas y pruebas complementarias individualizadas. Estas evaluaciones permiten establecer un diagnostico concreto y orientar al tratamiento más adecuado.

La terapia incluye técnicas entre las que se destacan las siguientes:

-Consciencia de la zona del periné.

-Ejercicios de Kegel.

-Equilibrio balanza Dopamina – Serotonina

-Técnicas fisioterapéuticas.

-Gimnasia abdominal hipopresiva (GAH).

-Electroterapia.

Además la fisiosexología trata las alteraciones del periné, ya que en muchos casos las disfunciones sexuales están directamente relacionadas con el suelo pélvico.

Las técnicas de masaje psicosensorial que se utilizan, permiten conocer mejor nuestro cuerpo; es una manera de dejarnos ir en cuanto a nuestras emociones estimulando también el sistema neurovegetativo.

Así pues, etiquetas como vaginismo, dispareunia, anorgasmia, vulvodinia, diserección… ya no tienen porque quedar ancladas como un diagnóstico inamovible y sin curación. Aprender a entenderse y a tener influencia sobre el propio cuerpo permite disfrutar del sexo e implica responsabilizarse de su propia sexualidad.

Autora:

Irene Fernández

Fisioterapeuta y Psiconeuroinmunóloga

Especializada en Uroginecologia, Obstetricia y Fisiosexologia

Máster en Nutrición Humana y Salud

Profesora colaboradora Fundación Universitaria del Bages, FUB Manresa

Co-directora y co-fundadora de FisioFit Woman

www.fisiofitwoman.com

¡Suscríbete a nuestra Newsletter para estar al día de nuestras novedades y recibe un guión de buenas prácticas para el último mes de embarazo!