Deporte y riesgo durante el embarazo

En ocasiones nos preguntan si hacer deporte durante el embarazo implica algún riesgo para la mujer. ¿Las embarazadas pueden montar a caballo o ir en bicicleta? ¿Pueden levantar pesas o correr a intensidades altas? ¿Cómo decidimos lo que es apropiado durante el embarazo? ¿Qué riesgos existen?.

En primer lugar, nuestra tarea es educar y empoderar a la mujer embarazada para fomentar la actividad física conociendo las contraindicaciones o señales de alarma que las gestantes puedan indicarnos así como los posibles riesgos para la gestación. Todavía hay demasiadas mujeres que huyen de la práctica de ejercicio físico durante el embarazo, especialmente durante el primer trimestre. Esto es frustrante porque para una embarazada la actividad física es fundamental para tener una salud óptima. Adoptar una postura sedentaria durante 3 meses (primer trimestre) tiene consecuencias negativas a nivel de fitness, de salud y de bienestar en general. Existen estudios que demuestran que el ejercicio físico reduce el riesgo de aborto espontáneo, pero a las mujeres se les dice que dejen de hacer ejercicio apostando por la precaución (1,2).

¿Qué dice la evidencia actual acerca de estos posibles riesgos?

  • La temperatura corporal de la madre sube demasiado o el flujo de sangre al bebé se ve comprometido
  • Un traumatismo en el abdomen por una caída o un traumatismo
  • Riesgo de parto prematuro
  • Los resultados adversos para el bebé (bajo peso al nacer, etc.)

¿ Son estos riesgos preocupaciones válidas?

Sí, existe riesgo en la actividad física (como en todo en la vida), pero por lo general este riesgo es ampliamente superado por los beneficios que aporta el ejercicio físico en el bienestar materno-fetal. Ser sedentario si tiene riesgo.

La mayoría de las mujeres embarazadas activas, disminuyen por ellas mismas la intensidad del ejercicio durante el embarazo. Para una mujer no deportista embarazada que tenga como objetivo obtener salud óptima y no rendimiento, entrenar durante el embarazo es beneficioso para ella y su bebé, siempre que elija actividades adecuadas y de bajo impacto, esto evitará lesiones en el suelo pélvico. Para las atletas o las mujeres que hacen ejercicio de alta intensidad durante el embarazo, puede haber más riesgo.

En general, cuando las mujeres escuchan sus cuerpos, lo natural es que se mantengan en intensidades saludables. Sin embargo, la participación en las sesiones de grupo, compitiendo o siguiendo planes de entrenamiento rígidos pueden poner a los bebés en riesgo, si el pulso de la mamá va por encima del 90% de la frecuencia cardíaca máxima (3).

Según Salvesen y Sundgot-Borgen (2012), hacer ejercicio por encima del 90% de la FCM produce bradicardia fetal así como una disminución del flujo uterino en un 50% normalizándose estos valores rápidamente al interrumpir el ejercicio. Basándonos en esta investigación es prudente mantenerse por debajo del 90% de la FCM para evitar los riesgos de la disminución del flujo de sangre al bebé. Las mujeres no atletas rara vez llegan a 90% de la FCM, incluso durante el entrenamiento a intervalos tienden a permanecer por debajo del 85%.

Otro estudio de 2012 publicado por Szymanski y Satin evaluó el bienestar fetal mediante índices Doppler de la arteria umbilical fetal y otros parámetros antes y después del ejercicio intenso. Con los resultados de 45 mujeres sanas, los autores concluyeron que el bienestar fetal general es bueno después de ejercicio vigoroso/intenso de corta duración tanto en mujeres embarazadas activas como inactivas. Un subgrupo de mujeres muy activas experimentaron desaceleraciones transitorias de la frecuencia cardíaca fetal y cambios con el Doppler inmediatamente después del ejercicio. Los atletas pueden ir más allá de una intensidad umbral en el que el bienestar del feto puede verse comprometido. Sin embargo, el impacto potencial en los resultados neonatales es desconocido (4).

El ejercicio tiene que ser muy intenso para que sea perjudicial aunque hay que decir que las investigaciones al respecto son muy poco concluyentes. Las mujeres no atletas trabajan fuera de estas intensidades. Es recomendable que las atletas embarazadas tengan una orientación adicional para mantener la intensidad del ejercicio en un nivel más seguro, especialmente en situaciones como las competiciones donde escuchar el cuerpo es más difícil y es más fácil ir más allá de los límites de seguridad.

Riesgo de daño al bebé , de caídas o de impactos directos. ¿Es una razón válida para decirles a las mujeres que dejen de hacer actividad física?

Durante el embarazo muchas mujeres se sienten un poco más torpes y no tan estables, sin embargo, no se convierten en completas idiotas a nivel motor. Si una mujer va en bicicleta antes del embarazo y se siente cómoda durante la gestación, entonces es perfectamente razonable que continúe yendo en bicicleta durante el embarazo. Si es un experta ecuestre y conoce a su caballo, es posible que opte por continuar montando.

Deporte y riesgo durante el embarazo

Finch (2002) dice que “sólo un 2% de lesiones que presentan los atletas se corresponden a lesiones abdominales/torácicos, incluso en los deportes de contacto. Estos análisis confirman que el riesgo de lesión abdominal durante el deporte es muy bajo. En conclusión, en la actualidad no hay  datos suficientes para cuantificar el riesgo de lesiones abdominales durante la práctica deportiva en las mujeres, sobre todo las mujeres embarazadas o para justificar una prohibición de deporte bajo este pretexto “(5).

Vladutiu, Evenson y Marhall (2010) calcularon las tasas de lesiones en una muestra de 1.469 mujeres embarazadas. Los autores afirman que “La incidencia de lesiones causadas por la actividad física durante el embarazo fue baja. Las mujeres deben seguir motivándose a realizar actividad física durante el embarazo, aunque con consciencia de la posibilidad de lesiones, sobre todo caídas”. Más específicamente se encontraron con que las lesiones relacionadas de actividad física fueron de 3,2 por cada 1.000 horas y un 4,1 por 1.000 horas de ejercicio siendo las lesiones más comunes moretones y rasguños (6).

La mayoría de las mujeres durante el embarazo elijen dejar de montar a caballo, hacer judo, ciclismo de montaña, esquí, etc. Pero las mujeres que evaluando el riesgo y el beneficio de su situación, deciden continuar con los deportes que tienen un riesgo “potencial” mayor, no deberíamos demonizarlas ante esta decisión ya que el riesgo de resultados adversos, según la literatura científica, es muy pequeño habiendo más riesgo por sedentarismo o por accidente de tráfico

¿Y el riesgo de parto prematuro u otros resultados en la salud de los bebes?

En cuanto a los resultados del parto prematuro, una investigación reciente publicada por Jukic, Evenson et al., 2012 (7) concluyó que “la actividad física vigorosa no parece ser perjudicial para los meses de la gestación o para el peso del bebé al nacer. Nuestros datos apoyan una reducción del riesgo de parto prematuro con actividad física vigorosa, sobre todo con una mayor frecuencia de las sesiones de actividad”.

Hay una gran cantidad de investigaciones que demuestran que no hay resultados adversos para el proceso del parto, los registros APGAR del bebé o el peso al nacer cuando la mamá raliza actividad física (8,9,10) .

En resumen, las mujeres deberían continuar (o empezar) la actividad física durante el embarazo sabiendo que pueden estar tranquilas y que el ejercicio es seguro tanto para ellas como para sus bebés. Deben entender que hacer ejercicio físico es esencial y positivo, y que el sedentarismo no aporta ningún beneficio incluso puede ser perjudicial arriesgado durante el embarazo. Las mujeres cuyas actividades tienen un riesgo mayor deben evaluar su situación, incluidos los riesgos para el bebé y los riesgos para ella, especialmente la salud pélvica. Las atletas y las madres que participen en ejercicios muy vigorosos que presenten un riesgo potencial, necesitan controlar la frecuencia cardíaca para mantener la intensidad a niveles seguros. Desde un punto de vista de la salud pública, la inactividad es mucho más preocupante. Es necesario invertir nuestras energías en estimular a las mujeres a permanecer activas.

En los cursos de FisioFit Woman (www.fisiofitwoman.com/cursos) te enseñaremos a analizar, programar y planificar la actividad física en la mujer embarazada, valorando cuales son los riesgos potenciales .

Bibliografia

  1. Latka M, Kline J, Hatch M. Exercise and spontaneous abortion of known karyotype. Epidemiology 1999;10:73–5.
  2. Clapp JF . The effects of maternal exercise on early pregnancy outcome. Am J Obstet Gynecol 1989;161:1453–7.
  3. Salvesen KÅ, Hem E, Sundgot-Borgen J. Fetal wellbeing may be compromised during strenuous exercise amongpregnant elite athletes.Br J Sports Med. 2012 Mar;46(4):279-83.
  4. Satin AJ .Strenuous exercise during pregnancy: is there a limit?. Am J Obstet Gynecol. 2012 Sep;207(3):179.e1-6. .
  5. Finch CF .The risk of abdominal injury to women during sport.J Sci Med Sport. 2002 Mar;5(1):46-54.
  6. HSalvesen KÅ, Hem E, Sundgot-Borgen J. Fetal wellbeing may be compromised during strenuous exercise among pregnant elite athletes. Br J Sports Med.2012 Mar;46(4):279-83.
  7. Vladutiu CJ, Evenson KR Marshall SWPhysical activity and injuries during pregnancy..Health. 2010 Nov;7(6):761-9.
  8. Jukic AM, Evenson KR, Daniels JL, Herring AH, Wilcox AJ, Hartmann KE.A prospective study of the association between vigorous physical activity during pregnancy and length of gestation and birthweight. Matern Child Health J. 2012 Jul;16(5):1031-44..
  9. Kardel KR, Kase T .Training in pregnant women: effects on fetal development and birth. Am J Obstet Gynecol 1998 Feb;178(2):280-6.
  10. Horns PN, Ratcliffe LP, Leggett JC, Swanson MS. Pregnancy outcomes among active and sedentary primiparous women.J Obstet Gynecol Neonatal Nurs. 1996 Jan;25(1):49-54.
  11. Tinloy J, Chuang CH, Zhu J, Pauli J, Kraschnewski JL, Kjerulff KH. Exercise during pregnancy and risk of late preterm birth, cesarean delivery, and hospitalizations.Womens Health Issues. 2014 Jan-Feb;24(1):e99-e104. .

Autora:

Kaisa Tuominen

Licenciada  en Ciencias del ejercicio físico

Coach Perinatal

Máster en Educación y Prevención de Salud

Directora de Mamás en Forma – Mare radiant

www.fisiofitwoman.com

¡Suscríbete a nuestra Newsletter para estar al día de nuestras novedades y recibe un guión de buenas prácticas para el último mes de embarazo!

3 comments

Deja un comentario

Tu email no será publicado

Puedes usar código HTML etiquetas y atributos:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>