¿Deseas correr o deseas mantener tus órganos pélvicos en su sitio? Parte I

Hay millones de mujeres que se olvidan de ellas mismas después de convertirse en madres sin saber el daño que están haciendo a su suelo pélvico. No tienen idea de que, literalmente, una planificación de actividad física o no en el post-parto, las acerca a una vida con incontinencia y prolapso de los órganos pélvicos.

En el post-parto, entre otras muchas cosas, no tenemos tiempo para nosotras. Entonces es muy lógico que una actividad como correr se transforme en atractiva. Es gratis, no requiere demasiada planificación, se puede hacer en media hora, es fácil de aprender y puede ser nuestra hora social o más conocida como “footing terapia”. Por no hablar de que nos desconecta de los niños y maridos por un momento para que podamos volver de lleno a sentirnos bien , con endorfinas y más paciencia.

Entonces, si la madre tiene un grupo de amig@s a los que les gusta correr, ¿debe salir con ellos?. Correr la mantiene bien y ella realmente lo disfruta. ¿Y qué pasa con su suelo pélvico?. ¿Qué opciones tiene?

Nos gustaría que hubiera una respuesta simple y fácil …

Vamos a empezar con un par de conceptos clave de recuperación post-parto y luego presentaremos un ejemplo de  progresión para correr.

En primer lugar, tenemos que averiguar por qué la madre quiere correr.

¿Es para perder peso después de tener al bebé? O, ¿es su pasión y sin correr siente que una parte de parte de ella no está?

Si desea alcanzar la meta” perder peso” con menos riesgo para su suelo pélvico que corriendo, entonces nuestra tarea como entrenadores es  guiarla a una opción mejor. Por ejemplo, una mujer que quiere perder grasa después de dar a luz a su bebé, tiene opciones mucho más eficientes para ese objetivo como por ejemplo el entrenamiento interválico sin impacto (os lo presentaremos en otra entrada en el blog) y el entrenamiento de fuerza, eligiendo ejercicios que no perjudiquen la salud del suelo pélvico.

El caso es que,  a esta mujer le encanta correr – la llena de pasión, es su salida para estar con sus amigos y ella no puede imaginar su vida sin correr -. Nuestra tarea será conseguir las condiciones más óptimas y mantener su funcionamiento asegurando  un mínimo daño a su suelo pélvico.

¿Cómo lo hacemos?

En realidad, comienza  antes del embarazo.

La mujer debe tener un buen funcionamiento del organismo, especialmente de la faja abdominal, el suelo pélvico y el conjunto de estructuras preparadas para gestionar las presiones y mantener una buena postura corporal consiguiendo de este modo soportar su actividad física favorita. Se utilizaran estrategias para manejar el impacto que se produce al correr y el aumento de la presión intra-abdominal. Deberemos comprobar la programación de la faja abdominal así como el timming de activación de la musculatura estabilizadora del conjunto lumbo-pelvico-femoral. El uso de hipopresivos además de otras técnicas específicas estará muy indicado.

A mayor salud en los tejido conectivos y musculares antes del embarazo, más fácil será reincorporarse a la actividad física en el post-parto. Un parto fisiológico y un periné integro también serán de gran ayuda en el post-parto.

Durante el embarazo es esencial preservar la calidad de los tejidos. Hay hacer todo lo posible para evitar una gran diástasis o separación abdominal (el tema puede dar tanto de sí que lo reservamos para otra entrada en el blog). Es importante mantener una excelente nutrición para tener una excelente calidad de los tejidos. Hacer lo posible para controlar el aumento de peso y no nos refiermos a restringir calorías sino a comer alimentos nutritivos hasta la saciedad.

La práctica regular de actividad física y un correcto trabajo de la faja abdominal serán claves durante el embarazo. Visitar a un fisioterapeuta y/o osteópata especializado es una necesidad para cualquier mujer embarazada y absolutamente no negociable para una mujer que quiere correr y no dañar su suelo pélvico.

¿ Cuál es el perfil de cliente ideal?

Una mujer que se ha ocupado de su cuerpo antes del embarazo, que ha protegido su cuerpo durante la gestación, parto y es consciente de que quiere iniciar la actividad física bien planificada, programada y controlada. Vamos, como la mayoría de nuestos clientes, ¿ no?…

Permitidnos continuar con esta situación ideal y luego hablaremos de nuestro cliente típico…

Por lo tanto, seguimos con la mamá que quiere correr sin pagar el alto precio de prolapso de los órganos o  de incontinencia y nos explica que tuvo un parto sin daño perineal. Debemos recordar que el parto en sí es estresante para el cuerpo. Los músculo y el tejido conjuntivo se distienden con el paso del bebé a través del canal del parto. De manera fisiológica el cuerpo, si lo dejamos, se recuperará de manera natural. La recuperación de un parto  fisiológico, con un mínimo daño en el suelo pélvico, con una fase expulsiva “corta”, en una posición inclinada hacia delante, con una mamá empujando cuando ella lo siente es una situación ideal (diferente a la que tristemente algunas mujeres tienen hoy en día).

Y nosotros, ¿qué encontramos realmente?

Nos encontramos ante una mujer a la que le han puesto anestesia, la Epidural, que ha dado a luz en una posición poco favorable, con daño perineal, con más diástasis abdominal de la que deberíamos encontrar, con un expulsivo en el que los pujos han sido dirigidos, incluso a veces, ha recibido presión sobre el abdomen aunque esta maniobra este desaconsejada por la OMS, una mujer a la que le han practicado episiotomía  y un parto potencialmente instrumentado.

Este tipo de paciente/cliente no sólo puede tener una recuperación física mucho más difícil, sino que probablemente emocional también.

Y, ¿en qué consistiría una recuperación postparto adecuada?.

Una recuperación adecuada idealmente comienza después del nacimiento, casi el mismo día.  Será obligación nuestra saber cómo ha ido el parto ya que obviamente los ejercicios cambiaran dependiendo del  tipo de parto que haya tenido.

Os recomendamos que las mamas que estén interesadas en los servicios post-parto que se ofrezcáis se pongan en contacto con vosotros antes del nacimiento del bebé. A  las madres que no pueden inscribirse en nuestros grupos prenatales les pedimos que vengan a vernos , como mínimo, en la semana 36 para poder preparar el último mes de gestación y darle les pautas básicas para iniciar su recuperación postparto (Si os suscribís a nuestra página web os obsequiamos con “ El Guión de Buenas Práctica para el último Mes de Embarazo” www.fisiofitwoman.com ). Si una mujer quiere optimizar sus posibilidades para volver a correr después de dar a luz, necesita aprender durante el embarazo los ejercicios que se pueden hacer durante la gestación y en el primer mes de post-parto cuando ya esté  en casa. Esta recomendación esta ampliamente descrita en la literatura científica, siendo la más reciente una review publicada en  British Journal Sports Medicine, 2014.

Marcaremos las fases de recuperación postparto que pueden durar entre 6 meses y un año en función de  diferentes variables que van desde la calidad de los tejidos, su estado nutricional, la lactancia, los ciclos menstruales, los hábitos de sueño del bebé, y lo más importante, la dedicación a su recuperación.

Una vez ginecología y matronas le hayan dado el alta a nuestra cliente y, antes de empezar con las actividades de acondicionamiento físico, es ideal que la mamá realice un examen abdominal, postural y vaginal por un fisioterapeuta experto en obstetricia y uro-ginecología. De esta manera no sólo nos aseguramos que orgánicamente todo está correcto sino que  además conoceremos su estado funcional, importantísimo para pautar de manera correcta y segura las progresiones en el ejercicio físico.

Cuando tengamos luz verde entonces debemos ayudarla a prepararse para correr.

Continuará…                       ¿DESEAS CORRER O DESEAS MANTENER TUS ÓRGANOS PÉLVICOS EN SU SITIO? PARTE I

En el Curso Actividad Física y Salud en el Postparto responderemos a estas cuestiones:

¿A partir de qué semana se puede empezar a practicar actividad física?

En todas las fases de post-parto ¿puedo realizar el mismo tipo de actividad?. Y si existe diástasis de los rectos anteriores del abdomen, ¿qué se puede hacer?

El tipo de parto, vaginal o cesaria, ¿modificará el programa de ejercicios?

Y el suelo pélvico, ¿cómo lo protejo?

¿Conoces las respuestas?. Consúltalas aquí.

Y si no puedes esperar a la segunda parte,  te presentamos a Maria y su meta  correr….20 o 30 minutos… en el siguiente enlace consulta la Parte II

 

Autoras:

Kaisa Tuominen

Licenciada  en Ciencias del ejercicio físico

Coach Perinatal

Máster en Educación y Prevención de Salud

Directora de Mamás en Forma – Mare radiant

Irene Fernández

Fisioterapeuta y Psiconeuroinmunóloga

Especializada en Uroginecologia, Obstetricia y Fisiosexologia

Máster en Nutrición Humana y Salud

Profesora colaboradora Fundación Universitaria del Bages, FUB Manresa

Co-directora y co-fundadora de FisioFit Woman

Más información:

www.fisiofitwoman.com

¡Suscríbete a nuestra Newsletter para estar al día de nuestras novedades y recibe un guión de buenas prácticas para el último mes de embarazo!

3 comments

Deja un comentario

Tu email no será publicado

Puedes usar código HTML etiquetas y atributos:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>