Dolor lumbar en el embarazo

El dolor lumbar en el embarazo es un problema común en un porcentaje muy alto de mujeres gestantes. Algunos autores señalan que hasta el 80% de las mujeres sufrirán dolor lumbar a lo largo de la gestación ( Sabino et at. 2008).La clínica o los síntomas que pueden sufrir las mujeres son muy heterogéneos tanto en severidad de los síntomas como en el tipo de síntomas y en el impacto que estos pueden ejercer en el día a día de la mujer embarazada.

El dolor lumbopélvico en embarazadas se caracteriza por una alteración músculo esquelética que dará como resultado un malestar más o menos invalidante para la gestante. En la mayoría de los casos aparece entre la semana 24 y 36 de gestación siendo más fácil su aparición temprana si la mujer ha sufrido dolor en la zona lumbopélvica previo a estar embarazada ( Depledge et al. 2005).

Se puede clasificar en dos grandes tipos:

Dolor lumbar o,

Dolor lumbopélvico.

La clasificación vendrá dada por la o las regiones donde aparezca malestar: lumbar, sínfisis del pubis, sacroilíaca y/o coxofemoral.

En cuanto a su fisiología de aparición Pannick en el año 2013 refiere que los grandes factores por lo que se puede dar dolor lumbar en el embarazo son:

1. Los cambios en la postura de la mujer

2. Modificaciones en el contenido total de agua corporal

3. Cambios endocrinos que permiten que la gestación siga adelante

4. La congestión que se da en los vasos a epidurales.

Vamos a ir analizando uno a uno y, a su vez dando posibles soluciones para hacer más llevadero estos síntomas en la mujer embarazada.

1. Los cambios en la postura de la mujer

El embarazo en sí produce cambios en la mujer incluyendo el peso, el centro de masa y la postura. Encontramos que en ocasiones, para compensar el aumento de peso en la parte anterior del cuerpo, la mujer embarazada se aleja de una postura que permita mantener un abdomen tónico y un glúteo firme y activo, grupos musculares importantes para aguantar la postura.Como profesionales debemos asegurar que la mujer mantiene la barriga alta, y se sitúa en posiciones de crecimiento axial o de autoelongación. La actividad física durante el embarazo(recuerda sus beneficios aquí) y la conciencia corporal son grandes herramientas para conseguir este objetivo, mantener una postura equilibrada durante la gestación.

2. Modificaciones en el contenido total de agua corporal

El aumento en la volemia durante el embarazo dará también como resultado una hidratación de las moléculas de tejido conjuntivo, retención de fluido en el tejido de la columna lumbar y la pelvis e incluso, un aumento de la laxitud en las articulaciones propia a la gestación. No estamos hablando de hiperlaxitud, ya que recuerda que este tipo de mujeres deben ser tratadas con algunos matices importantes. Consulta aquí como afecta la hiperlaxitud sistémica a la gestación(consulta). La mujer puede describirnos este síntoma como dolor, ya que la tensión de superficie de este tipo de moléculas habrá aumentado. Una gran estrategia es el movimiento. La contracción muscular y la respiración son de los grandes sistemas para favorecer el retorno venos y mejorara la circulación.

3. Cambios endocrinos que permiten que la gestación siga adelanteRELAXINA

La gran protagonista será una hormona llamada relaxina. Gracias a esta hormona aseguramos que las articulaciones puedan ir adaptándose a la gestación y dar espacio suficiente al bebé, modificar el canal del parto haciéndolo más amplio y elástico. Sin embargo, en contrapartida a sus beneficios, algunas mujeres refieren estos cambios como inestabilidad gestacional. Los profesionales que acompañamos a la mujer embarazada deberemos estudiar cada caso y prescribir los ejercicios más adecuados para cada mujer. En un pasado blog te presentamos un análisis para saber si un ejercicio era seguro para la faja abdominal y el suelo pélvico, recuérdalo aquí

4. La congestión de los vasos epidurales

Un dato a tener presente es que las mujeres, hasta un 67% de las gestantes van a percibir dolor durante la noche. La hipervolemia junto a la posición de descanso nocturno, pueden facilitar que se obstruya la vena cava Inferior y como resultado se dé una congestión de los vasos epidurales (red localizada en la zona de la columna). Aconsejar a la mujer que descanse apoyada sobre el lado izquierdo de su cuerpo o, el uso de cojines para poder adaptar mejor su cuerpo a la cama son estrategias que pueden hacer que esta molestia disminuya.

Recuerda que en el dominio de los matices reside la clave del éxito. Consulta nuestras próximas ediciones de formación aquí en Tratamiento Saludable y Actividad Física en el embarazo y acompaña a la mujer en una etapa tan maravillosa y llena de cambios como es la gestación.

Muchas gracias.

Referencias:
Depledge J, McNair PJ, Keal-Smith C, Williams M. Management of symphysis pubis dysfunction duringpregnancy using exercise and pelvic sup- port belts. Phys Ther. 2005;85:1290-1300.

Mørkved S, Salvesen KA, Schei B, Lyder- sen S, Bø K. Does group training during pregnancy prevent
lumbopelvic pain? A randomized clinical trial. Acta Obstet Gyne- col Scand. 2007;86:276-282.

Pennick V, Liddle SD. Interventions for preventing and treating pelvic and back pain in pregnancy. Cochrane Database Syst Rev. 2013;8:CD001139.

Vermani E, Mittal R, Weeks A. Pelvic girdle pain and low back pain in pregnancy: a re- view. Pain Pract. 2010;10:60-71.

Autora
Irene Fernández Centellas
Fisioterapeuta y Psiconeuroinmunóloga
Co-directora y co-fundadora de FisioFit Woman
Especializada en Uroginecologia, Obstetricia y Fisiosexologia
Máster Oficial en Nutrición Humana y Salud
Profesora colaboradora en diferentes formaciones de postgrado

Más información en :

www.fisiofitwoman.com

info@fisiofitwoman.com

¡Suscríbete a nuestra Newsletter para estar al día de nuestras novedades y recibe un guión de buenas prácticas para el último mes de embarazo!

Deja un comentario

Tu email no será publicado

Puedes usar código HTML etiquetas y atributos:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>