¿Dolor y parto?

En la planificación de las clases de maternidad, uno de los temas a los que debemos destinar tiempo es a la esfera dolor y parto. Probablemente una de las cuestiones que más preocupa a las futuras mamás es el dolor que sentirán en el parto. Nosotros como sus profesionales de confianza debemos conocer qué beneficios aporta el dolor y sobretodo enseñarles herramientas de manejo del dolor. El dolor en el parto es necesario y beneficioso.

Dolor y contracciones

Las contracciones son el verdadero motor del parto. Sin contracciones no hay parto. Esta es una frase que debemos enseñar a las futuras mamás.

A lo largo del embarazo hay un aumento progresivo de hormonas como Progesterona y Estrógenos asegurando la continuidad del embarazo. Las últimas tres semanas de gestación la  tasa de Progesterona empieza a disminuir. La bajada de la Progesterona favorece la producción de Prostaglandinas inflamatorias a nivel uterino y éstas al ser captadas a nivel hipotalámico estimularán la secreción de Oxitocina. La Oxitocina será la encargada de mantener las contracciones uterinas. A lo largo del trabajo de parto la secreción rítmica de Oxitocina asegurará que se den las diferentes fases del parto: dilatación, borramiento, expulsivo y alumbramiento.

Gracias a la repetición, al aumento de la frecuencia y de la intensidad de las contracciones se dará una disminución del umbral de activación de las neuronas ante una misma estimulación. El dolor irá en aumento y asegurará la evolución del parto.

Cada contracción es una contracción menos para ver a tu bebé”.

Dolor e isquémia

Se define por isquemia la disminución transitoria o permanente del riego sanguíneo y la consecuente disminución del aporte de oxígeno (hipoxia), de nutrientes y de la eliminación de productos del metabolismo de un tejido biológico. A medida que se van sucediendo las contracciones uterinas, sustancias inflamatorias están cada vez más presentes:  histamina, serotonina, glutamato, radicales libres, etc. Su función, asegurar que haya una inflamación óptima para permitir el desarrollo natural del parto. La inflamación debe actuar en su justa medida permitiendo que el proceso se dé de forma vital, rápido, eficaz y controlado para que no sea ni en exceso ni en defecto. La isquémia no será un aliado durante el proceso de parto.dolor y parto

Dolor y emoción

Las expectativas, las creencias, la cultura, las supersticiones, el temor al momento del nacimiento, en definitiva el miedo, pueden sobreestimular al Sistema Nervioso haciendo que aumente el tono de la musculatura y por consiguiente el dolor. A medida que aumenta el dolor, puede aumentar más el tono y con esto el dolor y con esto el tono y con esto el dolor…Un círculo vicioso que deberemos aprender a manejar.

 

¿Cómo podemos reducir el dolor?

El dolor de las contracciones uterinas no nos interesa eliminarlo pero sí que podemos gestionarlo. Será clave tomarnos un tiempo para explicar, charlar. La información a este nivel puede ayudar a las futuras mamás a entender que las contracciones uterinas son sus aliadas. Me gusta remarcarles que lo más, más, más importante de todo es la contracción por muy intensaa que la sientas siempre se va. Cada contracción es una contracción menos para ver a tu bebé”.

El dolor isquémico y el dolor emocional se pueden eliminar casi completamente y para ello habrá que empezar a hacer un trabajo durante las clases preparación a la maternidad.

El dolor isquémico. Durante el embarazo la actividad física nos aporta múltiples beneficios entre los que destaca la oxigenación de los tejidos. Durante el parto debemos utilizar el movimiento como aliado para disminuir al máximo la hipoxia. Hay que favorecer la vascularización. Elegir posturas descongestivas, mantener una respiración lo más fluida posible y asegurar una correcta hidratación. Las sustancias inflamatorias que hemos comentado anteriormente tenderán a “acidificar el sistema”. El agua mineral, el consumo de fruta ayudará en la alcalinización evitando que la inflamación derrape.

El dolor emoción. Bernardo Ortin me dijo un día en clase: “negar al unicornio simplemente lo hará más grande”. El dolor en el parto va a existir. Ya hemos comentado que es necesario y beneficioso.

Herramientas para gestionarlo que pueden proponemos son técnicas de hipnosis, de sofrología, vocalizaciones, aumentar la confianza potenciando la parte cognitiva, un entorno favorable, actitudes positivas… En definitiva si estamos en el 2015 es gracias a que la mujer sabe parir.

Y citando a Dr. Denish Walsh, el dolor del parto desencadena una especie de rito de pasonatural que une emocionalmente a la madre y al bebé, poniéndolos en un estado de conciencia disipado que luego se convierte en una alerta receptiva cuando el niño ha nacido.

Más información en :

www.fisiofitwoman.com

info@fisiofitwoman.com

Autora

Irene Fernández Centellas

Fisioterapeuta y Psiconeuroinmunóloga
Especializada en Uroginecologia, Obstetricia y Fisiosexologia
Máster Oficial en Nutrición Humana y Salud
Profesora colaboradora Fundación Universitaria del Bages, FUB Manresa
Co-directora y co-fundadora de FisioFit Woman

¡Suscríbete a nuestra Newsletter para estar al día de nuestras novedades y recibe un guión de buenas prácticas para el último mes de embarazo!

3 comments

Deja un comentario

Tu email no será publicado

Puedes usar código HTML etiquetas y atributos:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>