El trabajo de fuerza durante la gestación

Cada vez hay más mujeres que deciden no interrumpir la práctica del ejercicio físico durante el proceso de gestación o incluso iniciarse con la idea de mejorar la salud y la condición física durante el embarazo. En la actualidad se estima que un 66% de las mujeres embarazadas practican actividad física de manera regular(1).

Algunos de los beneficios descritos por American College of Obstetricians and Gynecologists (ACOG, 2003) nos dicen que la práctica regular de ejercicio físico mejora el estreñimiento, regula el sueño, disminuye los dolores musculoesqueléticos e incluso controla de la ganancia de peso durante el embarazo.

Las recomendaciones más comunes son actividades aeróbicas moderadas como caminar, nadar, elíptica o bicicleta estática siendo el caminar la que tiene una prevalencia más alta con un 83%(3).

Y desde FisioFit Woman nos preguntamos, ¿ Y qué pasa con el trabajo de fuerza durante el embarazo?

El trabajo de fuerza durante la gestaciónPues bien, sólo un 10% de las mujeres practican este tipo de actividad(1). Los riesgos potenciales que presentan los ejercicios de fuerza quizás es una de las razones por la que los expertos no recomiendan dicha actividad. Clapp JF, 1994 y  Shangold MM, 1989 citaros riesgos como la hipertermia y una redistribución del flujo sanguíneo que puede privar de oxigeno y nutrientes  al feto. Destacar que son publicaciones muy antiguas  y que  en la actualidad autores como Barakat et al. 2010, concluyen que no se dan cambios importante en la redistribución de sangre, ni en la arteria umbilical ni arteria cerebral media fetal. Por tanto aparentemente no compromete el aporte de oxigeno ni de nutrientes al feto.

Y entonces, si no hay riesgo , ¿qué beneficios aporta el trabajo de fuerza?

El pasado mes noviembre del 2014 en la revista Journal of Physical Activity and Health, Erin White, Jim Pivarnik, and Karin Pfeiffer publicaron una estudio de intervención en la que se examinaron las asociaciones entre el entrenamiento de fuerza y los posibles efectos negativos que pudiera ocasionar.

El estudio consistió en dividir a una muestra de 284 mujeres en 3 grupos: 1) mujeres que combinaron el entrenamiento aeróbico con el entrenamiento de fuerza, 2) mujeres que realizaron sólo ejercicio aeróbico durante el embarazo, y 3) mujeres que no realizaron ninguna actividad física.

Las variables que tuvieron en cuenta fueron:

– diabetes mellitus gestacional

– preeclampsia / hipertensión gestacional

– peso de la madre al término del embarazo

– semanas de gestación/ parto prematuro

– tipo de parto.

Los resultados fueron:

El grupo de mujeres que sí practico ejercicio de fuerza presentó una prevalencia significativamente menor en Diabetes gestacional y en trastornos hipertensivos, en comparación a los otros dos grupos. Así como una menor ganancia de peso de la madre al término del embarazo probablemente por la translocación de GLUT-4  y la reducción de una posible resistencia a la insulina(7-8). No hubo diferencias significativas en el riesgo de parto prematuro, el tipo de parto, o las semanas de gestación.

Así pues, y basándonos en los diferentes artículos consultados desde FisioFit Woman consideramos que el ejercicio de fuerza debe incluirse dentro de un programa de actividad física para la mujer embarazada.

Si deseas más información no dudes en consultar la formación que desde FisioFit Woman ofrecemos.

www.fisiofitwoman.com

info@fisiofitwoman.com

Autora:

Irene Fernández

Fisioterapeuta y Psiconeuroinmunóloga

Especializada en Uroginecologia, Obstetricia y Fisiosexologia

Máster en Nutrición Humana y Salud

Profesora colaboradora Fundación Universitaria del Bages, FUB Manresa

Co-directora y co-fundadora de FisioFit Woman

Bibliografia

1. Evenson KR, Savitz DA, Huston SL. Leisure-time physical activity among pregnant women in the US. Paediatr Perinat Epidemiol. 2004;18(6):400–407

2. American College of Obstetricians and Gynecologists. Exercise During Pregnancy [Brochure], American College of Obstetricians and Gynecologists, Ed. 2003: Washington D.C.

3. White E, Pivarnik J, and Pfeiffer K. Resistance Training During Pregnancy and Perinatal Outcomes. Journal of Physical Activity and Health. 2014; 11, 1141-1148

4. Clapp JF, 3rd. A clinical approach to exercise during pregnancy. Clin Sports Med. 1994;13(2):443–458.

5. Shangold MM. Exercise during pregnancy: current state of the art. Can Fam Physician. 1989;35:1675–1680.

6. Barakat et al. Influencia del ejercicio físico en el tercer trimestre de embarazo sobre el comportamiento cardiocirculatorio de la unidad materno-fetal. Rev Andal Med Deporte. 2010; 3(2):47-51

7. Tobias DK, Zhang C, van Dam RM, Bowers K, Hu FB. Physical activity before and during pregnancy and risk of gestational diabetes mellitus: a meta-analysis. Diabetes Care. 2011;34(1):223–229.

8. Dye TD, Knox KL, Artal R, Aubry RH, Wojtowycz MA. Physical activity, obesity, and diabetes in pregnancy. Am J Epidemiol. 1997;146(11):961– 965.

www.fisiofitwoman.com

¡Suscríbete a nuestra Newsletter para estar al día de nuestras novedades y recibe un guión de buenas prácticas para el último mes de embarazo!

One comment

Deja un comentario

Tu email no será publicado

Puedes usar código HTML etiquetas y atributos:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>