El trabajo de parto y los movimientos cardinales.Un gran protagonista: el bebé

Muchas mujeres se preguntan en qué momento empieza el trabajo de parto, qué es el parto, cómo notaré que estoy de parto.

El trabajo de parto y el parto o nacimiento, como me gusta a mi llamarlo, no son mecanismos pasivos en el que las contracciones uterinas empujen al bebé hacia la salida del cuerpo de la madre. El bebé es uno de los grandes protagonista. Debe jugar con tres variables para alcanzar el camino a la vida: las contracciones uterinas, la pelvis de la mamá y el bebé en sí mismo.

El envejecimiento de la placenta, la distensión uterina, la oxitocina, el descenso en el nivel de prostaglandinas circulantes, la maduración de las glándulas suprarrenales del bebé, etc, son algunas de las teorías que pretenden explicar cómo se inicia el trabajo de parto.

Hoy queremos centrarnos en uno de los grandes protagonistas de esta maravillosa historia, el camino hacia la vida, el bebé.

En el momento en que el bebé ha alcanzado la pelvis de la mamá, se dan una serie de movimientos que permiten al bebé recorrer la pelvis ósea y blanda. Estos movimientos son los movimientos cardinales. Los movimientos cardinales se refieren a los cambios de posición en la cabeza del bebé durante su paso por el canal del parto.

Los movimientos cardinales son de carácter rotacional. De este modo el bebé podrá ir superando las asimetrías propias de la morfología ósea de la pelvis de la mamá en relación a su cuerpo. Se describen siete movimientos cardinales:El trabajo de parto y los movimientos cardinales. Un gran protagonista: el bebé

  1. Encajamiento,
  2. Descenso
  3. Flexión
  4. Rotación interna,
  5. Extensión
  6. Rotación externa 
  7. Expulsión

¿Cómo se da la secuencia de movimientos cardinales?

Encajamiento. El encajamiento se refiere al paso más ancho de entrada a la pelvis. En relación al bebé, el diámetro más ancho es la distancia biparietal, si se presenta en posición cefálica y, el diámetro bitrocantereo si se presenta en posición podal. Clínicamente, el encajamiento se puede confirmar mediante palpación tanto por vía abdominal como vaginal. En el 70% de las mujeres, el bebé entra en el diámetro superior en posición transversal del occipucio. En mujeres nulíparas, el acoplamiento de la cabeza del feto se produce normalmente en alrededor de la semana 36 de gestación. En multíparas, sin embargo, el compromiso puede ocurrir más tarde en la gestación o incluso durante el curso del trabajo de parto.

Descenso. El descenso se refiera al paso hacía abajo a través del canal del nacimiento. El descenso del bebé,aunque no se pare, no es continuo, hay momentos de aceleración y desacelación.

Flexión. El bebé suele encontrase en flexión cervical aunque quizás no es una flexión completa. La resistencia que ofrecen los tejidos blandos y la parte ósea de la pelvis hacen que la flexión cervical se dé de manera pasiva y completa a lo largo del trabajo de parto. El objetivo de que el bebé adopte la posición de flexión cervical es para que se presente a la madre por el diámetro más pequeño de la cabeza ( diámetro suboccipitobregmático) para que el paso por la pelvis sea óptimo.

Rotación Interna. El bebé pasa de una presentación, generalmente occipito transversal a una posición anteroposterior. Este cambio de posición necesita de una rotación interna. Esta rotación interna al igual que el movimiento de flexión, se dará de forma pasiva por la forma de la pelvis y por la musculatura del suelo pélvico. Si nos imaginamos la disposición de la musculatura del suelo pélvico en forma de “ escalera de caracol” podemos entender como, a medida que el occipital desciende a través del canal del parto, la musculatura hace girar la cabeza hacia la sínfisis del pubis ( o de manera menos habitual hacia la concavidad del sacro). Esta rotación permite que la parte más ancha de la cabeza del bebé corresponda con la parte más ancha de la pelvis de la madre.

Extensión. Dado que la dirección de salida de la vagina es hacia arriba y hacia delante, la extensión de la cabeza debe ocurrir antes de que la cabeza pase a través de la vagina. A medida que la cabeza va descendiendo por el canal de la vida, se produce un abultamiento en el periné hasta la Coronación. La Coronación es el momento en que el diámetro mayor de la cabeza del bebé está rodeado por el anillo vulvar. Y aquí es donde nos podemos preguntar, ¿ Episiotomía sí, episiotomía no?… Creo que es un tema suficientemente importante y delicado como para dejarlo para otro blog. Por ahora sólo deciros que la práctica de la Episiotomía puede hacer que haya más pérdida de sangre materna y un aumento del riesgo de desgarro del esfínter anal ( desgarro de tercer grado) y de la mucosa rectal ( desgarro de cuarto grado). Os invitamos a leer aquí la entrada sobre masaje perineal y qué puede hacer éste en la salud del periné.

Rotación externa. Es el movimiento que le permite al bebé colocarse en la misma posición en la que ha entrado en el encajamiento. Ahora los hombros deberán seguir el mismo camino que ha seguido la cabeza. La parte anterior del hombro hace una rotación interna de unos 45º y la cabeza acaba de adoptar la posición de extensión cervical. En este momento si se tracciona del bebé aumenta el riesgo de provocar una parálisis del plexo braquial. Le seguirá el cuerpo, las piernas y los pies.

Expulsión. La expulsión es la entrega del bebé. La bienvenida al bebé es inminente y en pocos instante la mami ya podrá tener a su preciado bebé en sus brazos.

Tras el parto o nacimiento es interesante dejar que la sangre que contiene la placenta infunda al bebé, aunque eso lo dejamos para más adelante…

Y con esta sabiduría innata que tienen los bebés, sólo nos queda decirle a las madres que su bebé sabe perfectamente lo que tiene que hacer para emprender su camino hacía la vida exterior. Sólo tenemos que acompañarlo y vivir plenamente el momento. La recompensa seguro es maravillosa. ¡Disfrutad del camino!

De este y muchos temas más relacionados con el momento del nacimiento, la gestación, la programación emocional y la programación metabólica, entre otros, hablamos en los cursos de FisioFit Woman. Consulta el curso Tratamiento Saludable y Actividad Física en el Embarazo aquí y conviértete en un experto en salud perinatal.

¡Si te ha gustado este post, no dudes en compartir!

Autora

Irene Fernández Centellas

Fisioterapeuta y Psiconeuroinmunóloga

Especializada en Uroginecologia, Obstetricia y Fisiosexologia

Máster Oficial en Nutrición Humana y Salud

Profesora colaboradora Fundación Universitaria del Bages, UManresa

Co-Directora y Co-Fundadora de FisioFit Woman

Referencias:

F. Cunningham. Williamns Obstetrics. 24th Edition. Ed.: Mc Grau Hill; 2014.

Larges Parente. Biomechanics of the Pelvic Floor during Vaginal delivery. Facultat de ingenieria Biomédica de Porto,Thesis Doctoral; 2008

Más información en :

www.fisiofitwoman.com

info@fisiofitwoman.com

¡Suscríbete a nuestra Newsletter para estar al día de nuestras novedades y recibe un guión de buenas prácticas para el último mes de embarazo!

4 comments

Deja un comentario

Tu email no será publicado

Puedes usar código HTML etiquetas y atributos:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>