Fisiosexología, ¿Cómo puede ayudarte en tu salud sexual?

El informe de la Organización Mundial de la Salud (OMS) sobre sexualidad fechado en Guatemala en 2001 define la sexualidad como Un aspecto central del ser humano, a lo largo de su vida. Abarca al sexo, las identidades y los papeles de género, el erotismo, el placer, la intimidad, la reproducción y la orientación sexual. Se vive y se expresa a través de pensamientos, fantasías, deseos, creencias, actitudes, valores, conductas, prácticas, papeles y relaciones interpersonales. La sexualidad está influida por la interacción de factores biológicos, psicológicos, sociales, económicos, políticos, culturales, éticos, legales, históricos, religiosos y espirituales.

Podríamos definir tres dimensiones principales en relación a la sexualidad. La dimensión biológica, engloba aspectos que desde el punto de vista físico y orgánico tienen que ver con la expresión sexual. Integra la esfera somatosensorial que tras recibir la información elaboran la respuesta sexual. Encontramos el oído, el gusto, el tacto, el olfato y la vista además de los órganos genitales que a menudo han monopolizado la sexualidad en detrimento del placer proveniente de otras zonas corporales como la piel. La dimensión psicológica y social, facilitará y/o inhibirá nuestra respuesta sexual. Estará influenciada por diversos factores tales como el entorno, la educación, las emociones. Y por último la dimensión medioambiental, en los últimos años, algunos expertos señalan una nueva dimensión en la sexualidad, la medioambiental, movidos por la certeza de que los factores medioambientales influyen de manera clara en ella.

La función erótica es una función primitiva de socialización y de equilibrio tanto físico como psíquico. No está únicamente ligada a la práctica sexual. El bebé también desarrolla su función erótica, incluso el feto a nivel intrauterino tiene una sexualidad propia, hasta llegar a su madurez sexual. El sistema emocional juega un papel clave en su desarrollo.  Si está integrada social y educativamente, constituye un potente factor de cohesión social y de apertura  o expansión personal. En el desarrollo del individuo supone una motivación intrínseca para vivir y actuar con los otros, para cooperar con el fin de aumentar el nivel de gratificación personal y mutuo.

La función erótica es una función de equilibrio en la relación de la persona consigo misma. Se trata de una función de equilibrio corporal y emocional importante sobre el plano postural, somático y neurovegetativo. El conocimiento y aceptación de uno mismo depende en gran parte de esta función.

Así, vemos que la función erótica va en todas las direcciones jugando un papel  muy importante en el desarrollo global del individuo, no sólo en el desarrollo de la práctica sexual futura, sino en el desarrollo del sistema emocional, en los actos de socialización en los que viviremos todos los días, en la comunicación con nuestro entorno, e incluso en la manera de caminar o correr, de colocar nuestras extremidades…una comunicación no verbal.

La manera de funcionar de la función erótica está muy ligada a la secreción de dopamina y de serotonina en un contexto sexual.

La Dopamina está implicada en infinidad de mecanismos como la motricidad fina y la motivación intrínseca de hacer/actuar/reaccionar/estar despierto…

La motivación jugará un papel muy importante en el deseo. El acto sexual no se realiza sólo por ser una necesidad física o de descarga orgásmica, hay otros factores motivadores esenciales como la necesidad de unirse y conectarse, de abrazar y ser abrazado/a, de amar y ser amado/a, el deseo de sentirse seguro/a, o incluso de sentirse dominado/a o de realizar una conquista.

La Serotonina en algunas circunstancias puede participar en el dolor y en otras ser inhibitoria del mismo. En la relación sexual, cuando hay placer, generalmente aumenta la serotonina. El aumento de dopamina se acompaña del aumento de serotonina; si hay placer, la serotonina es antiálgica y si no hay placer, será lo contrario. Por tanto, el efecto de la serotonina depende muchísimo del efecto de la dopamina. Generalmente, la serotonina es una neurohormona que se asocia al bienestar.

Y la Fisiosexología, ¿como puede ayudarte en tu salud sexual?.

La Fisiosexología, iniciada en los años 1980 por el Dr. Marcel Caufriez, es una especialidad del ámbito de la fisioterapia. Comporta un conjunto de técnicas que pretenden armonizar la función erótica en el hombre y la mujer adultos con el fin de aumentar el rendimiento sexual y rehabilitarlo cuando es disfuncional. La fisiosexología debe dar respuesta a los problemas funcionales que no obedezcan a un factor psíquico u orgánico. Según  la  hipótesis  Fisiosexológica,  la  función  erótica  deja  atrás  las  fronteras  del  acto sexual y tiene una implicación en el equilibrio de la persona.

Forma  parte  de  las  Ciencias  de  la  Motricidad  (fisioterapia,  osteopatía,  terapias manuales…)  de  las  Neurociencias  (cognitivas,  emocionales,  …),  de  la  Erotología (Ciencia  que  estudia  el  amor  Físico  y  los  manuales  eróticos),  de  la  Semiótica sexual humana (estudio  de  los  comportamientos  relativos  a  la  especie  humana, particularmente los signos ligados a la comunicación no verbal), de la Haptica (o estudio del  comportamiento  del  contacto  y  las  sensaciones  sensitivas,  motriz  y  emocional  del tacto  activo)  y  de  la  Antropología  sexual  (Ciencia  que  estudia    las  costumbres, tradiciones  y  ritos  en materia  de  sexualidad en las  diferentes  sociedades  humanas    a través de los siglos).

Al armonizar la función erótica se consigue aumentar el rendimiento sexual desde el aspecto cualitativo de las relaciones sexuales en aquellas personas o parejas que presenten malestar en la práctica sexual aumentando el nivel de gratificación personal y mutuo.

Las disfunciones más frecuentes que encontramos en la consulta :

  • trastorno del deseo sexual (deseo sexual hipoactivo, trastorno por aversión al sexo),
  • trastorno de la excitación (trastornos de la excitación sexual en la mujer y de la erección en el hombre),
  • trastornos del orgasmo (disfunción orgásmica femenina disfunción orgásmica masculina y eyaculación precoz),
  • trastornos sexuales por dolor (dispareunia superficial o profunda, vaginismo)

La metodología y el tratamiento a aplicar a cada paciente se determina a partir de diversos tests específicos (test de nivel cognitivo, neurovegetativo, pubo-vaginal, etc.…) algoritmos asociados a cada disfunción, aplicación de escalas y pruebas complementarias individualizadas. Estas evaluaciones permiten establecer un diagnostico concreto y orientar al tratamiento más adecuado.

La terapia incluye técnicas entre las que se destacan las siguientes:

-Consciencia de la zona del periné.

-Ejercicios de Kegel.

-Equilibrio balanza Dopamina – Serotonina

-Técnicas fisioterapéuticas.

-Gimnasia abdominal hipopresiva (GAH).

-Electroterapia.

Además la fisiosexología trata las alteraciones del periné, ya que en muchos casos las disfunciones sexuales están directamente relacionadas con el suelo pélvico.

Las técnicas de masaje psicosensorial que se utilizan, permiten conocer mejor nuestro cuerpo; es una manera de dejarnos ir en cuanto a nuestras emociones estimulando también el sistema neurovegetativo.

Así pues, etiquetas como vaginismo, dispareunia, anorgasmia, vulvodinia, diserección… ya no tienen porque quedar ancladas como un diagnóstico inamovible y sin curación. Aprender a entenderse y a tener influencia sobre el propio cuerpo permite disfrutar del sexo e implica responsabilizarse de su propia sexualidad.

Autora:

Irene Fernández

Fisioterapeuta y Psiconeuroinmunóloga

Especializada en Uroginecologia, Obstetricia y Fisiosexologia

Máster en Nutrición Humana y Salud

Profesora colaboradora Fundación Universitaria del Bages, FUB Manresa

Co-directora y co-fundadora de FisioFit Woman

www.fisiofitwoman.com

¡Suscríbete a nuestra Newsletter para estar al día de nuestras novedades y recibe un guión de buenas prácticas para el último mes de embarazo!

Deja un comentario

Tu email no será publicado

Puedes usar código HTML etiquetas y atributos:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>