HEMORROIDES EN EL EMBARAZO Y EN LA LACTANCIA

El embarazo y el parto vaginal son factores predisponentes para que las mujeres desarrollen hemorroides. Se estima que entre un 25-35% de las mujeres embarazadas se verán afectadas alcanzando cifras, en algunas poblaciones, de hasta un 85% en el último trimestre (1).

¿Qué son las hemorroides?

Las hemorroides son almohadillas vasculares dentro del canal anal. Estas almohadillas vasculares participan, en parte, en el drenaje venoso del canal anal. Se sugiere que su presencia es esencial para la continencia contribuyendo aproximadamente al 15-20% de la presión anal en reposo (2). De esta manera intensifican la acción mecánica del esfínter anal externo. Estos cojines vasculares se congestionan durante la maniobra de Valsalva o cuando aumenta la presión intraabdominal, lo que permite que el canal anal permanezca cerrado (3).

Cuando estas venas y plexo vascular se dilatan excesivamente da paso a lo que nosotros conocemos como hemorroides o almorranas (2).

La hemorroides pueden ser internas, externas o una combinación de ambas. Las hemorroides internas aunque pueden sangrar generalmente cursan sin dolor. Y si, una parte de esta mucosa anal prolapsa hacia el exterior, puede convertirse en una hemorroide externa y cursar con picor, quemazón, sangrado y dolor al defecar (4).

¿Por qué ocurren las hemorroides durante el embarazo?

Las hemorroides se producen con más frecuencia en edad reproductiva, el embarazo y son más comunes durante el segundo y tercer trimestre del embarazo. La acción de la progesterona a nivel del tubo digestivo, la presión que ejerce el útero a medida que va creciendo, los cambios en el flujo sanguíneo y el estreñimiento son algunas de las causas de su aparición (4)

Algunas mujeres pueden tener hemorroides internas previas al embarazo sin que den síntomas y que el embarazo sea el mecanismo que las manifieste. Las hemorroides que se producen por primera vez durante el embarazo pueden ser controladas con medidas sencillas, la mayoría desaparecerán una vez haya nacido el bebé (2).

¿Qué hay que tener en cuenta?

El diagnóstico de las hemorroides se basa en la historia y el examen. Los síntomas incluyen sangrado, moco o suciedad fecal, picazón, y ocasionalmente dolor. El diagnóstico de las hemorroides se confirmado por el examen rectal, y por la inspección de la zona perianal. Las hemorroides no son la única causa de sangrado rectal así que es importante excluir otras posibles causas más graves (2)(5).

Tratamiento de las hemorroides

El mejor tratamiento es la prevención. Una dieta saludable y  un estilo de vida que permita unos hábitos intestinales regulares, es el factor más importante en la prevención de hemorroides. El tratamiento durante el embarazo está dirigido principalmente al alivio de los síntomas, especialmente el control del dolor. Pomadas, laxantes, supositorios, analgésicos, etc… son algunos de los fármacos que se utilizan en el tratamiento (2). Recuerda que nunca es bueno automedicarse y mucho menos durante el embarazo.

¿Qué proponemos en FisioFit Woman?

Dieta y estilo de vida

El agua. La parte final del tubo digestivo tiene como función, entre otras, la absorción de agua. Ingerir líquido es muy importante y necesario en el tratamiento de las hemorroides, evitando posibles episodios de estreñimiento.

La fibra. Es importante ingerir fibra SOLUBLE (frutas y verduras) y dejar de lado la fibra insoluble.

El Movimiento. Evitar estar de pie largos períodos de tiempo, hacer ejercicio regular y adoptar posturas que descongestionen la pelvis menor durante el embarazo.

La defecación. Ir al baño cuando se sienta la necesidad. De esta manera evitamos que se continue con la absorción de agua. Controlar la postura defecatoria para así realizar el mínimo esfuerzo durante la defecación, puede ayudar a disminuir las molestias de las hemorroides.

La higiene. Evitar el papel higiénico y optar por agua o una toallita húmeda. El papel higiénico puede ser irritante.

El dolor. Un baño caliente  relaja y alivia el dolor. Las compresas de hielo aplicadas sobre una hemorroide externa pueden reducir el dolor y la hinchazón.

Hemorroides después del nacimiento

Como ya hemos comentado, en la mayoría de los casos las hemorroides desaparecerán poco después del nacimiento sin embargo, de vez en cuando las hemorroides pueden aparecer por primera vez después de un parto vaginal. El tratamiento durante la lactancia materna es exactamente el mismo que durante el embarazo, aunque todavía es más importante beber abundante agua para prevenir el estreñimiento.

Es importante que preguntes a las mamas si presentan o no hemorroides ya  como profesional tendrás que adaptar ciertos ejercicios de tu planificación de actividad física.

Si deseas más información consulta nuestra página web

www.fisiofitwoman.com

info@fisiofitwoman.com

Autora

Irene Fernández Centellas
Fisioterapeuta y Psiconeuroinmunóloga
Especializada en Uroginecologia, Obstetricia y Fisiosexologia
Máster Oficial en Nutrición Humana y Salud
Profesora colaboradora Fundación Universitaria del Bages, FUB Manresa
Co-directora y co-fundadora de FisioFit Woman

Referencias

  1. Gojnic M, Dugalic V, Papic M, Vidakovic S, Milicevic S, Pervulov M. The significance of detailed examination of hemorrhoids during pregnancy. Clin Exp Obstet Gynecol 2005;32(2):183-4.
  1. Kaidar-Person et al. Hemorrhoidal Disease: A Comprehensive Review. J Am Coll Surg.  2007;204(1): 102-117.
  1. Wexner SD, Baig K. The evaluation and physiologic assess- ment of hemorrhoidal disease: a review. Tech Coloproctol 2001;5:165–168.
  1. Avsar A, Keskin H. Haemorrhoids during pregnancy. J Obstet Gynaecol 2010;30(3):231-237.

     5. Abramowitz L., Sobhani I. Complications anales  de la grossesse et de l’accouchement. Gastroenterol Clin Biol                  2003;27:277-283.

¡Suscríbete a nuestra Newsletter para estar al día de nuestras novedades y recibe un guión de buenas prácticas para el último mes de embarazo!

6 comments

  • Las Hemorroides son por lo general un tema tabú para muchísimas personas (a nadie le gusta hablar de lo que está sucediendo en una zona tan íntima de nuestro cuerpo), aunque las Hemorroides NO es una enfermedad que ponga en riesgo la vida, lo cierto es que sin una adecuada y oportuna atención, puede llegar a ser hasta incapacitante!!

    ¿Sabías que aproximadamente el 95% de los casos de Hemorroides.. pueden curarse de una manera natural, con Tratamientos en casa y sin la necesidad de Corticoides ni Cirugías? de las diversas alternativas que he probado, les comparto al menos el que a mi esposa le ha funcionado dándole buenos resultados (se trata de una novedosa Terapia no farmacológica, sumamente práctica, discreta, indolora, sin riesgos y ..a su alcance), no estaría demás que se permita un par de minutos para que revise con detenimiento el siguiente enlace.. acceda ‘clickeando’ sobre mi nombre (de algún modo espero que les sea útil)

Deja un comentario

Tu email no será publicado

Puedes usar código HTML etiquetas y atributos:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>