La Tiroides en el embarazo

La Tiroides es una glándula situada en la región anterior del cuello. Como la toda glándula, la Tiroides segrega hormonas conocidas como hormona tiroidea. Es importante remarcar que todas las células del cuerpo humano presentan receptores para las hormonas tiroideas. De ahí que podamos imaginar lo importante que es conocer la Tiroides en el embarazo.

La función principal de la glándula Tiroides: es la producción de la hormona tiroidea. Esta hormona participa en procesos de producción energía por parte de las mitocondrias, participa en procesos de termoregulación, y en el crecimiento o desarrollo de las todas las células corporales ( crecimiento y desarrollo neurológico en el feto e incluso participa en el turn-over de pelos, uñas y piel). En definitiva, en todos aquellos procesos celulares que requieren energía producida por la mitocondria donde la Tiroxina es fundamental.

Durante la gestación, a partir de día 22 de embarazo, la tiroides ya empieza a funcionar y, a partir del tercer mes ya funciona por si sola. Eso no significa que el bebé no necesite de la tiroides de la mamá. La salud de la Tiroides en el embarazo es clave para el correcto desarrollo de la gestación.

Para que la tiroides funcione correctamente necesita de unos niveles de Yodo y de Selenio óptimos. La OMS recomienda que la mujer embarazada ingiera unos 200 microgramos de yodo al día durante el embarazo. Estos micronutrientes ( yodo y selenio) son esenciales para que los procesos metabólicos de activación y desactivación de las hormonas tiroideas se den correctamente.

Hipotiroidismo y embarazo

Probablemente si se da hipotiroidismo en el embarazo es porque ya existía previamente. En la madre, un hipotiroidismo puede causar una anemia severa, pre-eclampsia, alteraciones en la placenta, déficit de desarrollo neurológico del bebé.

Si antes del embarazo la mamá sufría de disfunción tiroidea, se hará un seguimiento más exhaustivo por parte de la medicina. Y el análisis de sangre confirmará la necesidad o no de modificar la dosis de medicación.

Según la sociedad Americana de enfermedad tiroidea, “no hay un acuerdo de opinión general acerca de la necesidad de hacer un examen para la detección de hipotiroidismo en todas las mujeres embarazadas. Sin embargo, algunos grupos de médicos recomiendan medir los niveles de TSH, o bien antes de quedar embarazada (consejo pre-embarazo), o tan pronto como se confirme el embarazo. Esto es particularmente cierto en mujeres con alto riesgo de enfermedad tiroidea, como son aquellas que han sido previamente tratadas por hipertiroidismo, con una historia familiar positiva de enfermedad tiroidea y aquellas mujeres con bocio”.

Hipertiroidismo y embarazo

El hipertiroidismo en el embarazo suele darse por una enfermedad autoinmune existente previamente conocida como enfermedad de Graves.

El riesgo que presentan las mujeres diagnosticadas de Graves es posibilidad de desarrollar pre-eclampsia y la repercusión en el bebé suele ser taquicardia fetal, bebés de bajo peso al nacer, etc.

Tiroides-y-mujer-embarazada

Y, ¿Cómo aseguramos la ingesta de micronutrientes como el Yodo y el Selenio en el embarazo?

Yodo. Prácticamente el pescado y marisco son las únicas fuentes alimentarias de yodo. Además, podemos encontrarlo en la sal yodada, algunas variedades de algas, frutas, verduras.

Hay que decir que algunas verduras dificultan la absorción del yodo, sobretodo si se toman crudas por ejemplo col, coliflor, las coles de Bruselas. Este tipo de verduras es conveniente no consumirlo más de dos o tres veces a la semana en la dieta.

Selenio. Entre 50-70 µg/ día se considera una dosis saludable. Alimentos con alto contenido en Selenio son el pescado, el marisco y la carne. Las nueces de brasil también contienen selenio. Se cree que con dos nueces de brasil al día sería suficiente como para aumentar los niveles de selenio en el organismo.

El embarazo es un momento sumamente especial en la vida de la mujer. En un tiempo récord se dan muchos cambios a nivel físico. La alimentación, el ejercicio físico y la salud mental son grandes herramientas para ayudar al cuerpo a asumir dichos cambios de manera satisfactoria. Consulta nuestra formación y conviértete en un experto perinatal aquí

¡Si te ha gustado este post, no dudes en compartir!

Autora

Irene Fernández Centellas

Fisioterapeuta y Psiconeuroinmunóloga

Especializada en Uroginecologia, Obstetricia y Fisiosexologia

Máster Oficial en Nutrición Humana y Salud

Profesora colaboradora Universitat Central de Catalunya, UManresa

Co-directora y co-fundadora de FisioFit Woman

Referencias:

  1. Guyton y Hal. Tratado de fisiologia médica. Ed.: Elsevier, 2012
  2. American Thyroid Assotiation. Disponible en http://www.thyroid.org/
  3. Oller P. Psiconeuroinmunología clínica y evidencia científica. Disponible en: http://www.regenera.cat/es/
  4. Smallridge RC, Glinoer D, Hollowell JG, Brent G. Thyroid function inside and outside of pregnancy: what do we know and what don’t we know? Thyroid 2005; 15: 54-59
  5. Tortosa F. Subclinical thyroid dysfunction in pregnancy. Endocrinología y Nutrición 2011;58: 255-257.
  6. Hidalgo S. Thyroid disorders in pregnancy. Rev Med Clin Condes 2013; 24(5) 761-767]

Más información en :

www.fisiofitwoman.com

info@fisiofitwoman.com

¡Suscríbete a nuestra Newsletter para estar al día de nuestras novedades y recibe un guión de buenas prácticas para el último mes de embarazo!

Deja un comentario

Tu email no será publicado

Puedes usar código HTML etiquetas y atributos:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>