Parto orgásmico: ¿realidad, ficción o tabú?

 Os presentamos a María Viñas Burgos Psicóloga y antropóloga, una de nuestras docentes del Curso Superior Universitario en Actividad Física y Salud Perinatal online

Parto orgásmico: ¿realidad, ficción o tabu? Un tema fastinate a la vez que oculto o incluso controverso.

El pasado julio tuve el placer de participar en la semana de la erótica de Barcelona. Una amiga ponente pensó que introducir el tema del parto orgásmico serviría para normalizar un poco la idea de que el parto en nuestra especie forma parte de la sexualidad de la mujer y contribuir así a proponer líneas de pensamiento sobre el placer relacionadas con la maternidad. La intención era generar un nuevo debate que no se había planteado hasta la fecha en las ediciones anteriores: hablar sobre el placer sexual relacionado con el embarazo, el parto y la lactancia.

Nos centramos en el parto, por ser el momento que más relacionamos con el dolor de todo el proceso y consensuamos llamar al taller “Parto orgásmico: ¿realidad, ficción o tabú? En ese momento ya hacía tiempo que tenía suficiente información y casos como para asegurar que de lo que hablaba no era nada descabellado, y es que ya en los diarios de Bartolomé de Las Casas, éste contaba como las mujeres en el Caribe hace 500 años parían sin dolor. Había leído con admiración a Casilda Rodrigañez para aprender más sobre el tema y había entendido la estrecha relación entre el placer y el dolor en el parto, y sobretodo había aprendido mucho sobre la fisiología del útero, su funcionamiento y sus receptores de oxitocina.Parto orgásmico: ¿realidad, ficción o tabú?

Pero sabéis, nos dimos cuenta, ante la poca afluencia de gente (comparada con las actividades posteriores) de que efectivamente nadie quería saber cómo una mujer puede sentir placer sexual durante el alumbramiento de un bebé. Y ahí está, el tabú. La experiencia reafirmó sin duda que es un tabú. O sea, seguíamos relacionando el placer propio de la sexualidad de la mujer sólo con el sexo, con las relaciones sexuales, y nos estábamos olvidando de nuevo de que es mucho más, y de que no siempre pasa por una estimulación sexual. Así comprendimos que entender el nacimiento de un bebé como un estímulo sexual conlleva la negación de la posibilidad del placer, y por ende, lo que se tiene que dar es el dolor.

Aquí podéis ver el parto de Amber, una de las historias del documental “Orgasmic Birth: the best kept secret” dirigido por Debra Pascali-Bonaro en 2008:

Debo decir que disfrutamos mucho con los asistentes, y todos ellos se sorprendieron, no sólo del hecho que hay mujeres que experimentan sensaciones de placer durante el parto (con o sin orgasmo se considera “parto orgásmico” aquel parto en el que la mujer da a luz con sensaciones placenteras en alguna de las fases del parto) sino también de cómo era posible que no hubieran escuchado nada antes sobre el tema, pensando que ni siquiera era algo que podría suceder. Siendo un fenómeno escaso, y con la violencia obstétrica que sufren algunas mujeres en las salas de parto, parir con placer se convierte en algo que no se puede contar a otras mujeres, que se oculta y que incluso se puede vivir con vergüenza bajo la religión judeo-cristiana y así, entendemos que no tengamos socialmente constancia de ello ni referentes culturales.

Por otro lado, se dieron cuenta que quedó en evidencia lo poco que sabemos en general sobre el suelo pélvico y el orgasmo femenino más allá de la dicotomía vagina-clítoris. Ay el útero… ¡ese gran desconocido fuente de placer! Y es que el orgasmo se inicia en el útero, con sus contracciones, las mismas que se necesitan para dilatar durante el trabajo de parto. En palabras de Rodrigañez (2009) “así pues, el parto orgásmico no lo produce el roce de la cabeza del feto en la vagina, y todavía menos es ‘un eufemismo del dolor’. El parto orgásmico se produce porque el propio movimiento del útero es en sí mismo productor de placer, siempre que los músculos funcionen acompasadamente, según el proceso sexual normal; que es lo que sucede cuando el parto se produce de forma natural y se activa según la forma establecida filogenéticamente, por el sistema sexual de la mujer.”

Así pues, como podemos las mujeres parir con placer si ni siquiera podemos imaginar nuestro cuello del útero abriéndose placenteramente, si nos resulta abrumador o incluso nos genera rechazo pensar que durante el nacimiento del bebé se pueda experimentar un orgasmo. ¡Pero si los bebés vienen de las relaciones sexuales! Sabemos que el sexo con placer, y el orgasmo en concreto beneficia la concepción de un bebé, ¿por qué no iba a facilitar también su salida al mundo?.

Las corrientes antropológicas más estructuralistas nos dirían que es imposible experimentar algo que no podemos creer que pueda suceder ya que no está en nuestro inconsciente esa opción, no está en nuestro imaginario colectivo y si no tenemos esa ventana…nunca podrá ser abierta para contemplar la luz de la luna en el exterior.

Me gustaría aclarar que, aunque sea un tema apasionante, que necesita de mucha conciencia y normalización para que pueda dejar de ser un tabú, esto no significa, ni mucho menos que ahora las mujeres debamos parir con placer. ¡Sólo faltaría, no sólo ser estupendas y buenas madres sino que encima no vale sentir dolor pariendo! No. El tema no es añadir una carga más a lo que significa la maternidad, ni al imaginario de ser mujer, ni se trata de decir a las mujeres como deben parir ni de generar expectativas y frustraciones. Se trata de entender que en unas condiciones determinadas, en un ambiente cuidado, en un entorno seguro y bajo el entendimiento de lo que es un parto fisiológico, se puedan vivir sensaciones diferentes al dolor como algo normal y de que esas sensaciones se puedan disfrutar libremente si así le apetece a la mujer que está de parto. Intentamos crear conciencia con ciencia, romper tabús y entender la necesidad de dar espacios al conocimiento del cuerpo, del parto y de la experiencia subjetiva de la mujer.

En el próximo post me gustaría presentaros a Clara Domingo, psicóloga y doula, quién me habló por primera vez sobre el parto orgásmico, de ella comentaremos una parte de la entrevista que presentaré en el módulo de Psicología y Antropología del parto en el marco del Curso Superior Universitario en Actividad Física y Salud Perinatal. A partir de ahí tendremos la oportunidad de conocer más sobre las condiciones ambientales, emocionales y culturales para que se pueda dar un parto placentero, y veremos como el parto es algo más que fisiología, es un acto cultural.

De mientras os recomiendo fervientemente leer a Casilda, encontráis mucha información aquí: https://sites.google.com/site/casildarodriganez/ o echarle un vistazo al blog de Carla Trepat, autora del cuento “El tesoro de Lilith”, un cuento sobre la sexualidad, el placer y el ciclo menstrual y que encontráis aquí:
https://eltesorodelilith.com

 Referencias:

Rodrigañez Bustos, C. Pariremos con placer. Ediciones Crimentales; 2009

Autora

María Viñas Burgos

Licenciatura en Psicología por la Universitat Ramon Llull Blanquerna.
Estudios en Psicología en la Pontificia Universidad Católica de Santiago de Chile (2007-2008).
Grado en Antropología Social y Cultural por la Universidad de Barcelona (2009-Actualidad).
Estudios en Antropología Social y Cultural en la University of Copenhaguen (2011-2012).
Curso de Experto Universitario en Psiconeuroinmunología Clínica i Evidencia Científica por Regenera (2014-2016).
Formación en Salud Mental Perinatal por Terra Mater (2015-2016).
MBCT (Mindfulness-Based Cognitive Therapy). Programa de la Universidad de Toronto por Estudios Contemplativos Barcelona (2015-2016).
Terapeuta EMDR Nivel I por la Asociación EMDR España.

Anímate a subir a nivel experto en tus conocimientos. Las mamás y bebés lo merecen. Clica aquí para informarte de nuestros cursos. Ya están abiertas las inscripciones para la versión ON-LINE que empieza Octubre 2016.

Más información en :

www.fisiofitwoman.com

info@fisiofitwoman.com

¡Suscríbete a nuestra Newsletter para estar al día de nuestras novedades y recibe un guión de buenas prácticas para el último mes de embarazo!

Deja un comentario

Tu email no será publicado

Puedes usar código HTML etiquetas y atributos:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>