Toxicidad uterina

Y la salud ambiental, ¿La tienes en cuenta preparando el parto? ¿Está tóxico tu útero?

Una estrategia clave para optimizar la salud durante el embarazo es prestar atención a nuestro ambiente y reducir la carga toxica de los bebés mientras se desarrollan en el vientre materno.

Vivimos en un mundo contaminado y es imposible proteger a nuestros bebés al 100% de las toxinas de nuestro entorno. No podemos controlar completamente la calidad del aire que respiramos, por ejemplo, pero sí que hay muchas cosas que podemos hacer para reducir de manera importante el nivel de toxinas que llegan al útero.

Todo lo que respiramos, lo que nos ponemos en la piel, lo que comemos o bebemos se absorbe por el cuerpo y una gran cantidad llega a los bebés en el nuestro vientre.

Este tema es tan importante que es la primera tarea que hacen las alumnas de Mamás en Forma. Analizamos las vías de entrada de las toxinas y planificamos estrategias para poder bajar esta carga tóxica y optimizar la salud de sus bebés.

Todas las mamás quieren ofrecer un vientre materno lo más sano para sus bebés. Si trabajas con embarazadas tienes la oportunidad de educar a las mujeres en este tema tan desconocido y realmente poder influir en la salud de la futura generación de manera muy importante. En nuestros cursos de FisioFit Woman te enseñamos como añadir coaching a nivel de salud ambiental para poder ofrecer un servicio más completo y holístico. Consulta nuestro curso en Tratamiento Saludable y Actividad Física en el embarazo, aquí

Para dar una idea de lo contaminado que está el mundo y lo fácil que es intoxicar el útero, un estudio sobre toxinas medioambientales encontró 287 contaminantes en la sangre del cordón umbilical de los recién nacidos (noticia). De estas sustancias, 180 pueden causar cáncer en humanos y en animales, 217 se conocen como peligrosas para el sistema nervioso y el cerebro y 208 pueden causar malformaciones en animales. ¡Este dato da miedo!

Pues debemos priorizar en bajar la carga tóxica de nuestros bebés. Aquí os presentamos algunas  ideas de cómo hacerlo:

Comer/Beber:

  • Elegir productos ecológicos.
  • Lavar las verduras y las frutas.
  • Quitar la grasa de carne no ecológica.
  • Evitar alimentos procesados, elaborados con aditivos, conservantes, etc. (yo utilizo un app que se llama “E Numbers” para evitar los nocivos).
  • No utilizar plástico para guardar o calentar los alimentos.
  • No utilizar recipientes tóxicos, como teflón, para cocinar.
  • Beber agua de calidad.

En casa:

  • No dejar que nadie fume en casa y estar lejos de fumadores. No dejar que fumadores cojan al bebé sin haberse cambiado la ropa y/o duchado. Los tóxicos de la combustión del tabaco son realmente nocivos para la salud y una de las substancias más difíciles de desintoxicar por el organismo.
  • Retirar productos de limpieza tóxicos y cambiarlos por otros ecológicos o elaborar recetas caseras.
  • Tener cuidado con las reformas en casa. Los productos de construcción son muy tóxicos. Elegir pintura ecológica (¡las embarazadas no pueden pintar!) y ventilar mucho.
  • Comprar muebles de segunda mano o como mínimo dejar los muebles nuevos ventilándose antes de entrarlos en casa (en el garaje, el balcón, etc.). Nunca dejes tu bebé recién nacido dormir sobre un colchón nuevo que ha estado envuelto en plástico. Los colchones tienes muchos productos químicos. Lo mejor es que duerman contigo o sobre de un colchón ecológico o como mínimo que el colchón nuevo se haya aireado un par de semanas.
  • Instalar un filtro de agua en la ducha para evitar respirar los vapores de cloro.
  • No entrar con zapatos de la calle dentro de casa. Si se cambian los zapatos en la entrada se evitan entrar una cantidad importante de metales pesados. Esto es especialmente importante cuando los bebés van por el suelo y se ponen todo en la boca. Compra zapatillas y pide que tus invitados también se descalcen.
  • No utilizar ambientadores (se puede utilizar aceites esenciales diluidos pero también asesórate en su uso porque son muy potentes y algunos no son aptos para embarazo ni bebés).
  • Cambiar a productos ecológicos para lavar la ropa y no utilizar suavizante.

Belleza:

  • Reducir los productos de cosmética y cambiar a ecológicos lo máximo posible. Los peores productos son: laca, perfume, cremas (de cara y cuerpo), jabón (gel) de manos, desodorante, pasta de dientes y pinta uñas. Y por supuesto, ¡no pongas perfume al bebé! Es muy muy tóxico y además le perturba su olfato para descubrir el mundo y sentirse seguro oliendo a la mamá. (yo utilizo un app que se llama “ChemicalMaze” para saber si los ingredientes son nocivos.)
  • Si quieres tintar tu pelo elige una peluquería con opciones de tintes naturales y con buena ventilación.

Como veis, hay muchas manera muy efectivas de bajar la carga tóxica. A parte de bajar la entrada de toxinas, también es útil facilitar la eliminación de las toxinas y fortalecer las vías que tiene el cuerpo de gestionar la carga tóxica. De esto hablaremos en un futuro blog. Si empezamos bajando el nivel de toxinas entrante y apoyamos el cuerpo con alimentación denso en nutrientes, actividad física, contacto con la naturaleza, descanso y mentalidad positiva, estamos ofreciendo un vientre materno óptimo y sano para los bebés. Ellos lo merecen.

Si quieres conocer más, consulta la formación que hemos creado para ti, aquí

¡Si te ha gustado el artículo no dudes en compartir!

Más información en :

www.fisiofitwoman.com

info@fisiofitwoman.com

Autora:
Kaisa Tuominen
Licenciada en Ciencias del ejercicio físico
Coach Perinatal
Máster en Educación y Prevención de Salud
Directora de Mamás en Forma – Mare radiant

¡Suscríbete a nuestra Newsletter para estar al día de nuestras novedades y recibe un guión de buenas prácticas para el último mes de embarazo!

Deja un comentario

Tu email no será publicado

Puedes usar código HTML etiquetas y atributos:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>