IMG-20140824-WA0012 (1)

Tu mejor manera

¿baby-led weaning o triturarle la comida? ¿educación: formal, no formal, informal? ¿escuela libre o por proyectos? ¿colecho o que duerma solo? ¿educar con límites o dejarlo hacer? ¿sabré hacerlo? ¿seré capaz? ¿qué hago yo ahora?

Cuando eres padre o estas a punto de serlo, estas preguntas irán apareciendo en tu vida.

¿Entonces qué podemos hacer cuando la situación nos desborda? Y cuando mi hijo se sienta en medio de la calle y decide tener la rabieta más grande del mundo, ¿qué hago? O cuando opinan, opinan y opinan los demás sobre mi manera de hacer con mis hijos, que si esto: bla,bla,bla… que si lo otro: más bla, bla, bla…

En primer lugar: RESPIRA, no hay un manual idéntico para cada niño ni para cada padre. Tú eres única mamá. Tú eres único papá. Y por supuesto, tu hijo es único (aunque tenga 2 hermanos más).

No hay un único método infalible, porque no hay niños idénticos ni padres iguales. Po eso no hay métodos ni únicos, ni idénticos, ni iguales.

Recursos que des de nuestro Laboratorio y des de nuestro día a día queremos compartir contigo.

¡Vamos allá!

CONÓCELE.

Conoce a tu hijo tal y como es y no como tú quisieras que sea. No son proyecciones nuestras. No son lo que nosotros nunca fuimos. Sencillamente: son, y mucho.

ATTACHEMENT PARENTING.

Cuantas veces hemos adjuntado archivos en el correo electrónico. Adjunta también a tu hijo. Cuanto más apego exista, más libertad y seguridad tendrá. Cuanta más dependencia de bebés, más independencia en la infancia, adolescencia y edad adulta tendrá.

LIMITA, ESTRUCTURA Y EDUCA EN VALORES

No se trata de decir “no” cincuenta veces al día. Sino de guiarlo. El camino lo dibuja él/ella, eso está claro. Pero tú eres el adulto, tú le pones palabras a lo que siente, tú le ayudas a que conozca y reconozca que está bien o no tan bien.

EDUCA CONSCIENTE E INCONSCIENTEMENTE.

¿Qué crees que tiene mayor impacto: lo que se dice o lo que se percibe por los sentidos? Está claro que lo segundo. Así que por mucho que le mandes a tu hijo lavarse las manos antes de comer, lo que él aprende es que tú no lo haces.

HABLA Y ESCUCHA.

Explícale donde iréis, qué haréis, prepárale. Tú también agradeces que lo hagan ante un cambio. Cuéntale cómo te sientes y como estas. Qué has hecho durante el día. Por que, ¿por qué tendría que hacerlo él, si tú no lo haces?

Escúchale. Apaga tu altavoz. No adelantes. Deja que se explique. Si le cuesta, es normal. Ten paciencia. No interpretes. Pregunta sin condicionar si no lo entiendes. Haz lo que se llama: escucha activa.

COHERENCIA EMOCIONAL. ACOMPAÑA.

Permite que exprese como se siente y de la manera como lo sienta. No juzgues. Quizás para ti es una tontería que se le haya roto una muñeca, porque puedes comprarle otra. Pero para ella es lo peor que le ha podido pasar. Explícaselo y acompáñala sin desmerecer su emoción. Y permítete a ti agobiarte, estar triste, estar enfadada, y dale también coherencia si te pregunta que te pasa, y no contestes con un “nada” cuando no es cierto.

Sea cuál sea pues tu perfil en educación, será tu mejor manera. Seguro. Así que: respira, conócele, apégate, estructura y educa en valores, educa sin educar, habla y escucha activamente, y sobre todo ten coherencia emocional.

AUTORA.
Noemí García de Marina
Batega. Laboratori emocional

LOGO_BATEGA_copia (1)

¡Suscríbete a nuestra Newsletter para estar al día de nuestras novedades y recibe un guión de buenas prácticas para el último mes de embarazo!

9 comments

Deja un comentario

Tu email no será publicado

Puedes usar código HTML etiquetas y atributos:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>